Publicidad

Echando unas partidas a ‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’

Echando unas partidas a ‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tenía la PS Vita algo abandonada hasta que hace unas semanas fue lanzado un título de sugerente nombre y llamativo aspecto que, tras haber visto algún que otro vídeo, no dudé en comprar. Hablo de ‘Cuacamelee!’, de Drinkbox Studios. Lo gracioso del asunto es que no le he dedicado mucho tiempo todavía por culpa, precisamente, de otro juego desarrollado por la misma gente: ‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’.

Mi compañero Jarkendia analizó este ‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’ en su momento. Recuerdo haberlo apuntado y guardado en algún rincón de mi mente tras leerlo, pero por lo visto lo escondí en exceso. Tuvo que ser Juan Aguacate el encargado de señalar a Drinkbox Studios con el dedo para recordarme que había un juego protagonizado por una masa gelatinosa venida del espacio que tenía pendiente probar. Lo descargué, aprovechando que estaba gratis para los miembros de PS Plus, y no lo solté hasta llegar al apoteósico final.

The Blob

El juego es una pequeña maravilla. El control es sencillo, el apartado visual es refrescante y agradable, cuenta con un sentido del humor delicioso (atentos a las referencias y guiños que encontraréis a lo largo de todo el juego), los niveles están bien diseñados y la dificultad depende de hasta dónde queramos completar cada uno ellos. Es fácil alcanzar la meta, pero completar cada nivel al 100% requiere algo más de dedicación y paciencia. Nada que no se pueda conseguir, por supuesto, pero es de agradecer que cada jugador pueda decidir si quiere ir más allá o simplemente pasar un rato agradable sin ningún tipo de barrera. Y se disfruta en cualquiera de los casos.

Controlamos a una pequeña masa gelatinosa venida del espacio. Una masa capaz de engullir prácticamente cualquier objeto que se le ponga por delante. Con cada comilona aumenta su tamaño y a lo largo del juego veremos cómo pasa de tener que tragar caramelos y otros pequeños objetos para poder progresar a engullir edificios enteros. Las mecánicas del juego son tan sencillas que asustan, pero el caso es que resulta tremendamente divertido y adictivo. En definitiva, ‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’ es un juego redondo que se ajusta muy bien a una consola como la PS Vita y que me lo ha hecho pasar en grande.

The Blob

Hay un aspecto que para mí ha sido clave a la hora de conectar con la propuesta de ‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’: su homenaje a un verdadero clásico de las películas de ciencia ficción de los años 50 como es ‘The Blob’ (Irvin Yeaworth, 1958). En esta película protagonizada por Steve McQueen y Aneta Corsaut, una masa de color rojizo venida del espacio (dentro de un meteorito que impacta en una zona rural, cómo no) se dedica a aterrorizar al personal engullendo todo lo que encuentra a su paso y haciéndose cada vez más grande. Echadle un vistazo al tráiler:

‘Tales from Space: Mutant Blobs Attack’, sin ser una adaptación oficial de ‘The Blob’, es el mejor homenaje en forma de videojuego que podría haber recibido la película.

Más en VidaExtra | 'Tales from Space: Mutant Blobs Attack' para PS Vita: análisis

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir