La Asociación Europea de Consumidores solicita una investigación a Nintendo tras haber recibido más de 25.000 quejas por el Joy-Con drift

La Asociación Europea de Consumidores solicita una investigación a Nintendo tras haber recibido más de 25.000 quejas por el Joy-Con drift
24 comentarios

A estas alturas más de uno habréis oído hablar alguna vez del famoso Joy-Con drift, el problema que causa que los mandos de Nintendo Switch no funcionen correctamente tras unos pocos meses de uso. Desde el lanzamiento de la consola en 2017 no han parado de surgir demandas de todo tipo por este inconveniente y ahora ha sido la Asociación Europea de Consumidores la que ha querido tomar cartas en el asunto.

La organización, conocida por las siglas BEUC en francés, ha solicitado que se realice una investigación en toda Europa por este grave problema que está presente en los mandos de control tras haber recibido más de 25.000 quejas de usuarios de distintos países del continente. Ante esta situación, ha presentado su propia protesta a la Comisión Europea y a las autoridades nacionales de protección del consumidor.

Así afirma que la queja se basa en la "obsolescencia prematura y omisiones engañosas de información clave del consumidor en base a la directiva de prácticas desleales de la Unión Europea", asegurando que cuenta con testimonios que indican que en el 88% de los casos los mandos han acabado sufriendo algún problema de este tipo durante sus dos primeros años de uso.

Las reclamaciones recibidas proceden de propietarios de Nintendo Switch que residen en países como Bélgica, Eslovaquia, Eslovenia, Francia, Grecia, Italia, Noruega, Países Bajos y Portugal, aunque lo normal es que en España también haya infinidad de casos. Sin ir más lejos, un servidor ha tenido que cambiar ya cuatro mandos (y tengo otro más defectuoso) a lo largo de los últimos cuatro años.

La BEUC ha reclamado a Nintendo que repare gratis los Joy-Con que están defectuosos, como ya sucede en Estados Unidos desde hace tiempo, al mismo tiempo que solicita que se informe a los consumidores sobre la vida útil limitada que tienen dichos mandos. Así lo ha declarado Monique Goyens, jefa de la organización:

Los consumidores asumen que los productos que compran duran un tiempo adecuado de acuerdo a las expectativas justificadas y no tienen que pagar reparaciones tan caras debido a un defecto técnico. Nintendo debe encontrar soluciones adecuadas para los miles de consumidores que han sido afectados por este problema.

Como señalábamos previamente, el denominado Joy-Con drift provoca que los sticks se muevan solos, aunque dejemos el mando quieto sin tocarlo. Sin duda esto resulta demasiado molesto debido a que los personajes no reaccionan como queremos, la cámara de los juegos se vuelve loca o resulta imposible navegar correctamente por las opciones de cualquier título.

El documento señala que actualmente Nintendo solo es responsable de las reparaciones gratuitas durante el primer año de garantía. Transcurrido ese tiempo, si un usuario se pone en contacto con el servicio técnico para enviar el mando a reparar, deberá pagar 45 euros para solucionar el problema. No obstante, si la reparación no se acaba efectuando, hay que pagar igualmente 15 euros para recuperarlo, de lo contrario el precio se incrementará diariamente mientras los mandos permanezcan en el almacén.

Temas
Inicio