Sobrevivieron a la extinción y los mataste a tiros en Tomb Raider: por qué los paleontólogos están hartos de los dinosaurios virtuales
PC

Sobrevivieron a la extinción y los mataste a tiros en Tomb Raider: por qué los paleontólogos están hartos de los dinosaurios virtuales

En una época casi sin spoilers, la llegada al enfrentamiento contra el T-Rex en el primer Tomb Raider es una de esas escenas que no se olvidan con facilidad. A lo inesperado de la situación a ojos de un crío, se sumaba el tener delante uno de los animales que más fascinación puede llegar a despertarte.

Para el mundo de la paleontología, sin embargo, aquél encuentro está lejos de ser algo que merece ser recordado. Creen que la representación de los dinosaurios en el mundo del videojuego, y por ende también la paleontología, es pobre, errónea e incluso sexualizada, y han creado un estudio para intentar demostrarlo.

El dinosaurio como enemigo

La idea del dinosaurio como monstruo esperando a ser derrotado ni es nueva ni una influencia directa de otros productos culturales como Jurassic Park. La primera vez que nos enfrentamos a un Tiranosaurio Rex fue en 3D Monster Maze, lanzado en 1982 y considerado uno de los primeros juegos de terror de la historia.

Más o menos de la misma época sí son la aparición de Yoshi en 1990 y, coincidiendo con el lanzamiento de Jurassic Park en 1993, la publicación del juego de gestión Dinopark Tycoon que intentaba sin mucho éxito subirse a la inminente ola de su éxito.

Después llegaron los dinosaurios del citado Tomb Raider, Turok, Dino Crisis, e incluso los de la adaptación de la película King Kong (tremendo juegazo), pero todos ellos mantendrían una misma línea creativa, la representación del dinosaurio como un monstruo esperando a ser aniquilado.

No sería hasta 2017 que, con el lanzamiento de Saurian, un simulador para PC que pretendía ponernos en la piel de un dinosaurio, el mundo del videojuego se acercaría al de la paleontología para pedir consejo y directrices sobre una correcta representación de los saurios en un entorno virtual.

El videojuego como herramienta educativa

Visto de esa perspectiva, toca reconocer que el mosqueo tiene una base sobre la que apoyarse. Según el estudio los dinosaurios de videojuego se limitan a ser usados como enemigo que debe ser asesinado, como herramienta para un fin a menudo relacionado con la violencia, o como fósil esperando a ser coleccionado por el mero hecho de exhibirlo como trofeo o ser vendido al mejo postor.

Sólo la rama de los juegos de gestión y los escasos simuladores que hay en el mercado se acercan a lo que, desde el mundo de la paleontología, se considera una oportunidad desaprovechada: la posibilidad de informar y educar sobre nuestro pasado y su posición en el árbol de la vida.

Si bien es cierto que el estudio cae en exigir más que en intentar acercar posturas, y que a veces se apoya demasiado en errores del pasado como representación de la situación actual, es comprensible a todas luces que sueñen con otro tipo de dinosaurios en los juegos.

El uso del videojuego como herramienta educativa no sólo está más que demostrada, sino que es una excelente forma de acercar al público conceptos que de otra forma resultarían demasiado aburridos para generar un mínimo interés.

El problema es que, por la fascinación que despiertan y la representación que otros medios han hecho de ello, abordar otro tipo de juegos con dinosaurios en busca del éxito comercial no es una tarea fácil. Por suerte siempre nos quedarán experimentos más de nicho como Dinosaur Fossil Hunter.

Temas
Inicio