Soy uno de esos locos que espera Skull and Bones con muchas ganas, y creo que Ubisoft no me va a decepcionar
PC

Soy uno de esos locos que espera Skull and Bones con muchas ganas, y creo que Ubisoft no me va a decepcionar

Entiendo hasta qué punto aquí soy el raro. Skull and Bones está lejos de ser uno de esos títulos que arrastran una gran base de fans deseosos de echarle el guante a sus batallas navales, pero entre las muchas rarezas que me caracterizan, la de llevar años esperando con ganas el juego de Ubisoft es una de ellas.

Los rumores sobre la llegada del juego este año, habiendo aparecido ya en varios sistemas de calificación por edades, me han hecho volver a acercarme a todo lo que se había filtrado, mostrado o publicado del juego hasta ahora. Las ganas de poder probarlo ya no han menguado.

Y sí incluso pese al miedo de estar ante uno de esos desarrollos que parece haber tenido más problemas de los que debería, que ha reiniciado su producción desde cero como mínimo en una ocasión, y saber lo mal que se le está dando a Ubisoft el acercarse al juego multijugador como servicio, voy a estar ahí el primer día.

Lo mejor de Assassin's Creed: Black Flag

La primera razón por la que en esto estoy dispuesto a nadar contracorriente es que fui un gran fan de Assassin's Creed: Black Flag. Me flipó la idea de de explorar en barco, encontrar tesoros y barcos hundidos, aprovechar el viento para marcar el destino de las batallas y recorrer mundo en busca de otro barco al que saquear.

Me pareció una forma fantástica de aportar esa variedad que casi siempre suele hacer falta en los Assassin's Creed. El giro necesario entre tanto asesinato y perseguir objetivos de cerca sin que te descubran.

La idea de romper con esa dinámica gracias a poder llevar el barco de aquí para allá y vivir batallas navales es algo que en su día disfruté como un gorrino en una cochiquera, pero también algo que acabé valorando aún más con la llegada de Sea of Thieves.

Skull Bones

Como buen fan de los piratas me tiré de cabeza en aquél espectacular mar de olas, pero el hecho de jugar solo por falta de de gente con la que ampliar a mi tripulación y, el tema de estar ante un sistema bastante más simplificado, especialmente en lo que se refiere al tema de las batallas navales y sus posibilidades, me hizo valorar aún más lo bien que me lo había pasado con aquel Assassin's Creed.

Mis mayores dudas con Skull and Bones

Aunque las diferencias con Skull and Bones son más que evidentes, porque parece que aquí se abandona cualquier atisbo de exploración o abandonar el barco en busca de ese algo más que ofrecía el juego del credo de los asesinos  -al menos por lo visto en los últimos minutos de gameplay filtrado-, las ganas de exprimir todo lo relativo a la navegación y los combates me llama terriblemente la atención.

Al no ser un vídeo oficial queda en duda qué es todo lo que queda sin mostrar de ese nuevo cambio de rumbo que tomó el juego hace años y que probablemente sea el gran culpable de su retraso, pero reconozco que guardo un poquito de esperanza con la idea general de este multijugador.

Claro que me encantaría ver que, aunque sea en forma de pequeños tramos, podamos abandonar el barco y explorar a pata para conseguir misiones o adornar nuestra nave con cucamonadas. Evitar en cierto sentido que esto sea un juego de menús. Pero lo cierto es que me preocupa bien poco.

Skull Bones

Aquí mis mayores dudas están en el ritmo y la progresión, especialmente por ser yo poco dado a perderme en la adquisición de objetos cosméticos. Espero que exista algo más, ya sea a nivel de trama o de posibilidades de cara a combates más complejos y exigentes.

A la sombra de Piratas del Caribe y Black Sails

Por lo demás, si hoy estamos hablando de esto es porque en realidad soy un gran fan de los piratas, desde los libros que leía de pequeño y las películas de Piratas del Caribe que devoré en la adolescencia, hasta los maratonianos atracones de capítulos de la serie Black Sails de Netflix, probablemente una de las ficciones de piratas más locas y divertidas que se ha hecho durante los últimos años.

Más allá de todo ese falso romanticismo alrededor del pillaje y la bucanería, nada que ver con la cruda y asquerosa realidad de lo que era realmente ser un pirata, una de las cosas que más disfrutaba con aquella serie eran precisamente las batallas navales.

Skull and Bones

Cómo aprovechaban una emboscada al esconder barcos detrás de una isla, la estrategias de combate en las que el viento lo era todo, los ataques por sorpresa que terminaban en grandes explosiones y épicos abordajes… Me parece una de esas ideas que, por alguna extraña razón, no hemos explotado lo suficiente.

Pese al miedo que inevitablemente despierta la situación actual de Ubisoft, si tengo tantas ganas de una conferencia de los galos es precisamente por esa demencial esperanza de que, más allá de lo prometedores que puedan ser el próximo Assassin's Creed o Mario & Rabbids, Skull and Bones me huele tanto a mar como a redención. Ya sabéis aquello de que la fe es lo último que se pierde.

Imágenes | Artstation

Temas
Inicio