Compartir
Publicidad

PS4 vs Xbox One: autopublicación de juegos indis

PS4 vs Xbox One: autopublicación de juegos indis
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empieza la guerra. Y no me refiero a la guerra de las consolas nuevas que llegarán dentro de poco cuando Xbox One y PS4 se pongan a la venta, no. Me refiero a la guerra por los desarrolladores independientes. Como si de un valioso recurso se tratase Sony y Microsoft están dispuestas a vestirse con sus mejores galas e intentar captar la atención de la fuerza creciente e imparable de los desarrolladores ajenos a las grandes marcas.

Y así, como si de dos facciones enfrentadas por extraer un precioso mineral se tratase, cada una ha preparado un plan maestro para conquistar a los independientes. Veamos a grandes rasgos qué políticas van a seguir las dos compañías para intentar captarlos. Y es que aunque Sony tomó la delantera Microsoft ha dado grandes pasos para presentar también una oferta apetecible. Veamos.

Sony y PS4 a la caza de los indies

PS4

Sony ha decidido dar un paso adelante en este aspecto y permitir la autopublicación de contenido. Pero primero veamos qué significa. Hasta hoy para aparecer en la tienda de Playstation Network tenías que llegar de la mano de una empresa editora o bien ser apoyado por la misma Sony. Cualquiera de ellos a cambio de un corte en los beneficios del juego.

El asunto se complicaba todavía más con las editoras externas que tenían que asumir cargos extras por cada update y los procesos de certificación del juego, además del miedo a lanzar sólo juegos digitales y perder parte del pastel de la copia física. Un miedo que dejaba a los independientes con muy pocas opciones reales de salir en las consolas. O eran apoyados (y admitían ingerencias) por la propia compañía o caían en las redes de una editora externa que ya vería qué hacer con ellos a cambio de un corte en el porcentaje de beneficios. Una situación que ahora cambia radicalmente.

Los desarrolladores que quieran podrán lanzar sus juegos en la tienda digital de PS4 de un modo muy similar al de Apple con su AppStore. El proceso de revisión se ha simplificado y la ingerencia de Sony en el proyecto es mínima. Tienes tu producto y mientras no sea ofensivo y demás (las típicas normas de uso elementales que no se pueden quebrantar) puedes venderlo directamente en su plataforma.

Además de eso los kits de desarrollo de la consola han bajado de precio. O mejor dicho, se pondrán a la venta a un precio realmente reducido teniendo en cuenta lo que costaban hace unos años. Un kit de PS3 podía llegar a rondar los 20.000 euros en su momento. Los de PS4 podrían valer 10 veces menos, al igual que los de PS Vita que en dos años han visto su precio recortado varias veces.

Todo esto si no consigues que Sony te preste de manera gratuíta un kit de desarrollo durante un año, un nuevo programa que está empezando ahora y que dará sus frutos a lo largo de 2014 y mediante el cual la compañía apoya a determinados proyectos.

Una vez con el kit de desarrollo y sabiendo que tendremos libertad para lanzar nuestro juego sin editora si cumple los requisitos de certificación impuestos por Sony… sólo queda ponerse a trabajar o agenciarse un motor gráfico potente como Unity que sea compatible con las consolas. Por cierto, en la adquisición de ese motor gráfico es donde llegará el sablazo económico.

Microsoft y su ID@XBox

IDXbox

El primer acercamiento a los indies en esta generación que tuvo Microsoft fue complicado. Admitámoslo. Al principio todo parecía indicar que para lanzar juegos en Xbox One se iba a necesitar del apoyo de una editora externa que corriera con los numerosos gastos a cambio de llevarse una buena parte del pastel. Pero tranquilos, que la cosa ha cambiado y Microsoft ha demostrado saber cambiar de dirección en tiempo récord y presentar unos planes de desarrollo muy interesantes. Si es que cuando se ponen, saben hacer las cosas muy bien.

Xbox One también tendrá libertad total de publicación en su plataforma al estilo Apple y su AppStore en iOS. Los juegos se enviarán a Microsoft que les dará el visto bueno y los pondrá a la venta sin necesidad de que una empresa editora se lleve parte del pastel.

Además en Xbox One todos los juegos digitales compartirán espacio ya sean la última producción de Telltale Games o un juego independiente desarrollado en un garaje de Nebraska. Se acabó la diferenciación entre juegos del Xbox Live y la sección Indie Games que tenía menor visibilidad.

Pero lo importante, además de un buen campo de combate, son las herramientas para que los desarrolladores puedan emprender su aventura. Y ahí Microsoft vuelve a liarse la manta a la cabeza con el programa ID@Xbox. Un programa especial para desarrolladores independientes que nace con la idea de darles herramientas de trabajo a muy poco coste y que, sin embargo, puedan exprimir toda la potencia de Xbox One.

A muchos de los desarrolladores inscritos en ese programa se les darán dos kits de desarrollo completamente gratuitos para que empiecen a trabajar. Además Microsoft anunciaba hace muy poco el acuerdo con Unity para que el popular motor de juego llegue de forma gratuita también a todos los desarrolladores de ID@Xbox y encima repleto de características especiales como la compatibilidad con Kinect o la tecnología Smart Glass. Microsoft sabe que las herramientas son importantísimas y facilitarle la vida a los que tienen pocos recursos pero muy buenas ideas es esencial.

El panorama que nos espera

Panorama indies

¿Qué futuro tenemos los desarrolladores independientes ante estas dos formas tan similares de afrontar el asunto? La decisión es complicada y las dos compañías ofrecen su ecosistema de dispositivos como gran atractivo. Si desarrollas para Microsoft puedes acabar pensando en una aplicación que vea la luz en sus tabletas, sus teléfonos y en los PC’s, han puesto los medios para ello y de ahí pueden salir cosas muy potentes. Por el contrario Sony ofrece la flamante PS4 y la interacción con PS Vita, una plataforma que debe demostrar mucho todavía y que no acaba de atraer a casi ninguna editora. También hay una "suite" de desarrollo para teléfonos y tabletas de la compañía pero no ha calado mucho entre los desarrolladores.

Lo que parece claro es que la época en la que los editores se arriesgaban a invertir en un proyecto que daba sus primeros pasos es sólo un recuerdo. Hoy prefieren dar herramientas a invertir dinero y no es algo que me parezca mal ya que por el camino la propiedad intelectual no se pierde. En todo caso ese dinero puede llegar al final, cuando el juego ya se ha financiado al 80% o más. Una situación a la que habrá que acostumbrarse y adoptar, todavía más, el riesgo del emprendedor que se lo juega todo a su visión de futuro.

La parte negativa y esta me preocupa un poco es la publicidad. Me explico. La AppStore de Apple como modelo es algo positivo, es una buena idea. Todos los juegos salen a la guerra y Apple empuja a los que más le gustan (esto tiene MUCHOS matices). Pero al fin y al cabo suelen ganar las grandes marcas, las que invierten una bestialidad en IP’s famosas y grandes campañas en medios especializados para hacer que sus juegos tengan más visibilidad. El síndrome puro de los 40 principales, vamos.

Y ahí ha surgido mercado para editoras chupópteras que a cambio de un recorte del 30% sobre tus beneficios por venta (beneficios ya recortados por acabar publicando en esa plataforma) se comprometen a publicitar los juegos. ¿Funcionan? Está por ver en muchos casos, en otros rotundamente no y en unos pocos sí.

Pero independientemente de si acaban funcionando mejor o peor demuestran que el sueño de la autopublicación también tiene sus trampas y que la figura de una empresa editora va a ser muy difícil de borrar de la ecuación. De todos modos es un gran paso adelante y Sony y Microsoft parecen dispuestos a poner las cosas más fáciles que nunca para atraer desarrolladores a sus plataformas. Se presentan unos años muy intensos, disfrutémoslos.

Más en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos