Publicidad

Crypt of the Necrodancer

Publicidad
Publicidad

Noticias de Crypt of the Necrodancer en Vida Extra

Tras rodearme de las bondades de Steam Early Access con el vicio que supuso 'Nuclear Throne', estos últimos días he estado trasteando con otras propuestas de la plataforma de Acceso Anticipado de Steam y la última joya que he encontrado ha sido 'Crypt of the NecroDancer'. Como ya hicimos con el juego de Vlambeer, en esta ocasión también tenéis una partida en vídeo para que veáis en movimiento sus puntos fuertes y os echéis unas risas con lo manco que puede llegar a ser un jugador arrítmico en una propuesta en la que seguir los compases de la música lo es todo. Esta vez, sin embargo, vamos a aprovechar para hablar un poco más de los entresijos del juego. Crypt of the NecroDancer No debe ser nada fácil hacerse un hueco en un sector en el que los indies parecen inundarlo todo. Menos aún cosechar el número de premios que lleva a sus espaldas este 'Crypt of the NecroDancer', así que algo debe haber hecho bien. Eso es precisamente lo que pensé cuando vi su colección de galardones, y afortunadamente para mi bolsillo la inversión acabó mereciendo la pena. Por los vídeos y tráilers mostrados puede parecer lo más simple que te puedes echar a la cara, y francamente, lo es, pero basta con pasar un par de horas pegado a él para ver el tremendo recorrido que tiene por delante con futuras actualizaciones hasta que el estudio decida lanzar la versión final. Esta prueba, ya con varios meses de beta cerrada a sus espaldas, bien podría ser la versión definitiva de un juego moderadamente pequeño, y es que a día de hoy tiene todo lo necesario para triunfar, incluidos distintos modos de juego, una vida útil más que amortizable y la joya de la corona de su jugabilidad, un sistema de puntuación específicamente diseñado para elevar a los altares a los magos del speedrun. Todo a su tiempo, claro, pero para muestra un ejemplo. Bailando al ritmo de los espadazos Como si de una locura directamente extraída del 'Game Dev Story' de Kairosoft, los creadores de 'Crypt of the NecroDancer' decidieron unir dos géneros tan dispares como los de los juegos rítmicos y la exploración de mazmorras. Una combinación que tira para atrás pero luego resulta ser todo un acierto. Todo se reduce al ritmo que marca la música, representado aquí no sólo por el sonido, sino también por el latido de un corazón que se muestra en la zona inferior de la pantalla para que aquellos que nunca hemos sabido controlar el tempo podamos hacer algo más que intentar pulsar las teclas a boleo. Puedes, además, utilizar tus propias canciones para incluirlas en el juego, pero tras disfrutar la banda sonora el intento me parece algo similar a un sacrilegio. Todo se centra en el ritmo, y eso incluye también a los enemigos, cuyos patrones deberemos aprender para hacer algo más que morir una vez tras otra. Siguiendo ese ritmo utilizaremos las teclas de dirección del teclado para mover al personaje, atacar, utilizar objetos, invocar magias o pagar al simpático tendero cantarín que se esconde en cada nivel. No perdemos vida si no mantenemos ese ritmo, pero sí el multiplicador de puntuación que nos permitirá conseguir más monedas y, por ende, comprar objetos que mejoren nuestras posiblidades de llegar al final de cada zona. Empezamos con una mísera daga que ataca en un radio de un cuadrado, así que entenderéis que la diferencia entre eso o tener un trabuco capaz de atacar cuatro cuadros hacia delante y varios en diagonal es más que considerable. Ahí la cosa se vuelve un poco más fácil, pero como decía al principio todo se centra en el ritmo, y eso incluye también a los enemigos, cuyos patrones deberemos aprender para hacer algo más que morir una vez tras otra. Crypt of the Necrodancer y su prometedor futuro La llave para triunfar en los speedrun una vez nos hemos cansado del modo “historia” está en las mejoras que hayamos conseguido para nuestro personaje. Buceando por los niveles encontraremos diamantes que, una vez de vuelta a la pequeña mazmorra que sirve de menú tras morir, podremos utilizar para comprar nuevas armas y accesorios que aparecerán en los cofres o tiendas de futuras partidas. Las compras son permanentes, así que lo ideal durante los primeros compases es intentar acaparar la mayor cantidad de diamantes para mejorar nuestras opciones de alzarnos con la victoria frente a jefes finales y zonas más complicadas. Puedes verlo como un guiño a las vidas o monedas especiales de los juegos free-to-play, pero aquí han decidido quedarse con lo bueno en vez de fastidiar al usuario cada dos por tres y me parece un acierto enorme. A día de hoy Crypt of the NecroDancer es un juego más que recomendable que además crecerá con futuras actualizaciones. Controlado el ritmo, los patrones enemigos, las magias y los tipos de armas que encontraremos por el escenario, podríamos pensar que ya lo hemos visto todo, pero nada más lejos de la realidad. También están las trampas, los tótems y tumbas que te ofrecen distintas mejoras a cambio de hacértelo más difícil, las tiendas secretas o incluso la posiblidad de jugar con distintos personajes que cambian ligeramente la jugabilidad del juego. Queda claro que a día de hoy 'Crypt of the NecroDancer' es un juego más que recomendable, así que sólo nos queda soñar con lo que mejorarán esa experiencia las próximas actualizaciones que lleguen antes de que la versión final vea la luz. Hay un sistema de juego esperando a ser dominado, y conseguir esa meta es una de las cosas más gratificantes con las que me he cruzado durante los últimos meses. Plataformas: PC, Mac y Linux Multijugador: Cooperativo local Desarrollador: Brace Yourself Games Compañía: Brace Yourself Games Lanzamiento: Ya disponible (Steam Early Access) Precio: 14,99 euros

Publicidad
Inicio