Síguenos

killzone3_primer.jpg

Sin duda será uno de los títulos del año 2011 y sin duda será la apuesta de Sony para hacerse con el mercado de los FPS. Después de una segunda parte que consiguió sobrevivir al hype al que había sido sometida, todos recordamos un célebre vídeo que prometió lo imposible, su tercera entrega llega haciendo menos ruido pero con mucha más calidad. Hablo de ‘Killzone 3’ y sí, ya lo hemos podido probar.

Ambientado justo después del final del primero seguiremos las aventuras y las desventuras del mismo equipo de soldados en su lucha contra los Helghast. Descubriremos localizaciones nuevas que demostrarán que a Helghan, el planeta donde transcurre el conflicto del que tomamos parte, le queda mucho por ofrecer. Prometían momentos más épicos cada dos por tres, mejores gráficos, mejor IA, una experiencia de usuario más satisfactoria y mapas de hasta 10 veces mayor tamaño. ¿Han conseguido todo lo que se han propuesto? Yo sólo os digo que jugar a ‘Killzone 3’ es algo muy impresionante.

Quizá por que el cuidado diseño artístico se nota en cada esquina, quizá por que los Helghast tienen un aspecto temible y recuerdan a los peores oficiales de las SS, quizá por que el apartado visual es de lo más bestia que hayamos visto jamás en un videojuego de consola o quizá sea por que el control se ha simplificado y, en general, se ha mejorado. El caso es que ‘Killzone 3’ parece justo lo que promete, al menos en lo que hemos podido jugar.

No voy a detallar paso a paso lo que sucede en pantalla y lo que vamos haciendo ya que se trataba de un nivel del modo campaña y no quiero desvelar cosas. Además, creo que intentar transmitir las sensaciones que experimenté jugando con la demostración os ayudará más a saber si este juego es lo que estabais buscando.

Épico es poco

Prometieron más momentos de pura adrenalina, momentos de esos en los que no sabes si podrás vencer al montón de enemigos que tienes por delante, acciones de una magnitud histórica, actos imposibles resueltos en el último momento y por los pelos… en definitiva, prometieron apelar a la más pura épica para conseguir mantenernos enganchados al sillón, al Move, a la Bravia 3D o a lo que quiera dios que tengamos en casa, aunque sea un triste Sixaxis o una paupérrima tele 1080p (¿quién iba a decirnos hace un año que volverían a intentar jubilar una tecnología que prometían sería casi definitiva durante años?).

Killzone 3

También aseguraban en recientes entrevistas que la franquicia nos permitiría hacer más cosas. Disfrutar más jugando mediante cambios de ritmo, control de vehículos, nuevas mecánicas… algo parecido a lo que ‘Call of Duty’ hace tan bien título tras título.

Pues puedo confirmar que, como mínimo en la demo que pudimos jugar, lo cumplen a rajatabla. En 15 minutos vivimos 5 o 6 tiroteos épicos, hicimos reventar un buen trozo de escenario, casi morimos presas de varios scriptings muy bien colocados, disparamos desde dos helicópteros, desde un lateral y desde la parte trasera de otro y fuimos presas del nuevo rollete cinematográfico que lleva el título por bandera.

Vamos, dicho de otro modo, que no hubo lugar para el aburrimiento y la sensación de cambio respecto a ‘Killzone 2’ se hizo patente al poco de empezar. Todo parece mucho más cerrado, pensado, trabajado… como tratado con muchísimo más mimo y dedicación.

El control del juego no puede ser mejor. El sistema de parapeteo implementado, heredero directo del de la segunda parte, funciona mucho mejor y de un modo natural y más suave. Es una gozada el ir corriendo de saliente en saliente buscando un parapeto para rodear al maldito Helghast que nos está haciendo la vida imposible mientras la lluvia de balas nos rodea. Una pasada y mucho mejor trabajado que en ‘Killzone 2’.

La Inteligencia Artificial del juego también es digna de alabar aunque no se nota un cambio muy aparente desde la versión 2. Claro que tampoco jugamos lo suficiente como para poder apreciarla al detalle pero sí lo bastante como para ver que los malditos Helghast se asocian, nos rodean, nos obligan a salir de los parapetos y se comportan de un modo muy realista. Vamos, como en ‘Killzone 2’, si es que lo bueno no hay que tocarlo.

Quemando la GPU de PS3

Pero pasamos a la verdadera estrella de la función, el apartado gráfico. Una verdadera locura que digo yo será difícil igualar por otro título. Claro que ya sabéis cómo va esto, basta que un videojuego establezca una marca para que los artistas y programadores de otros estudios de desarrollo se rompan los cuernos para batirla.

‘Killzone 3’ mejora visualmente en todo a ‘Killzone 2‘ y eso es muchísimo como podréis imaginar. El cuidado diseño artístico, la brutal ambientación, los efectos especiales, los shaders a punta pala, las animaciones de los personajes… todo ralla a un nivel tan alto que uno, sabiendo cómo va más o menos la cosa a nivel desarrollo, no puede dejar de preguntarse cómo lo han conseguido. Es una brutalidad.

Las partículas te envuelven, ceniza, nieve, humo, el viento meciéndolas y cambiando violentamente de dirección… hace falta jugarlo para entender el punto de inmersión que logra y si además, lo jugamos en 3D tal y como se presentó en la conferencia de Sony, os aseguro que la experiencia merece la pena.

Por mi parte no tengo duda, si todo el título se mantiene igual de sólido que la fase que pudimos jugar estamos ante un verdadero candidato a ser considerado como el mejor apartado visual de un juego para PS3. Superando a ‘Uncharted 2’ y eso es mucho decir. En Guerrilla se propusieron que ‘Killzone 3’ fuese lo mejor que habían hecho nunca, que superase en todo a ‘Killzone 2’ y que estableciese un nuevo límite tecnológico que no fuese fácil de batir.

Todo eso parece que lo han conseguido por fin y uno no puede evitar pensar que quizá, este juego era el que teníamos que haber recibido en lugar de ‘Killzone 2’ y después de todo el ruido que rodeó a ese título. ¿No les parece señores?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios