Compartir
Publicidad
El duro viaje desde Resident Evil Outbreak hasta Project Resistance: de ser pionero online hasta optar por una moda pasajera
Acción

El duro viaje desde Resident Evil Outbreak hasta Project Resistance: de ser pionero online hasta optar por una moda pasajera

Publicidad
Publicidad

Todos queríamos un Resident Evil 8 o, en su defecto, ver si se confirmaba de una vez el remake de Resident Evil 3: Nemesis en la línea del de Resident Evil 2 lanzado este mismo año, pero ese Project Resistance de Capcom ha resultado ser otra cosa. Una muy distinta a los Outbreak online.

Sí, estamos ante un juego con multijugador asimétrico, de esos que ponen sobre la mesa a cuatro supervivientes contra otro jugador humano que se encarga de controlar a los enemigos. La compañía de Osaka se apunta, por lo tanto, a la moda actual de los juegos estilo Dead by Daylight, lo que de entrada no ha sentado nada bien a los fans, algo que se refleja en los votos negativos de su primer gameplay, donde superan por poco a los positivos.

Resident Evil Outbreak, el primero online

Resident Evil Outbreak

Capcom tardó casi una década en dar el salto a Internet en Resident Evil. Tuvo que ser mediante Sony y su PlayStation 2, y no Dreamcast (pionera en España en consolas), a finales de 2003 en Japón. Ahí se estrenó Resident Evil Outbreak, el primer survival horror con multijugador cooperativo online.

Situado en el mismo marco temporal que Resident Evil 2, nos ponía en la piel de otro tipo de supervivientes menos curtidos: más humanos y, sobre todo, vulnerables a los zombis. Todo con el objetivo de poder empatizar más ante ese apocalipsis de no-muertos y que se fomentase el juego en equipo para paliar las limitaciones de cada personaje. ¿Lo malo? Que a Europa, lanzado al año siguiente, llegó sin su componente online, por lo que se perdió su principal atractivo y fue un fracaso, como era de esperar.

Mirándolo en perspectiva, fue pionero en ciertos aspectos, como a la hora de implementar un jefe para cada zona, la importancia de recoger objetos escondidos para desbloquear cosas o que no hubiese pausa al acceder al inventario con el objetivo de aumentar la tensión. Además, la mordedura de un zombi sí que afectaba al juego, puesto que nos podían llegar a infectar.

Su secuela, que fue más bien como una expansión vendida aparte, sí que llegó con su componente online a Europa, pero pecó de falta de originalidad.

Era lógico pensar que, con motivo del 15 aniversario de Resident Evil Outbreak, desde el lanzamiento de su secuela en 2004, Capcom podía presentar su regreso con el hipotético Resident Evil Outbreak 3, en parte por lo mucho que ha mejorado la compañía nipona a la hora de introducir un componente online cooperativo en su saga principal, como Resident Evil 5, el primero hasta que acabó repitiendo con Resident Evil Revelations 2.

A Capcom no se le dan bien los experimentos

Resident Evil: Operation Raccoon City

Parte del miedo ante Project Resistance, más que optar por una moda que personalmente considero pasajera, radica en lo mal que le han salido las cosas a Capcom cuando se ha puesto a experimentar con Resident Evil.

El caso más flagrante y reciente lo tenemos en el lamentable Umbrella Corps, toda una deshonra para la saga que no supo entender su faceta de shooter. Pero tampoco le fue muy bien con Resident Evil: Operation Raccoon City, del que fuimos optimistas al principio hasta la desilusión posterior.

Debido a su naturaleza, a Resident Evil no le sienta tan bien esa clase de "marcha", dejando tan de lado su faceta de survival horror para enfatizar la acción en compañía de más gente. No vale todo usando una licencia de éxito, y eso que el citado Operation Raccoon City tenía buenos mimbres al mirar el estilo de juegos como Left 4 Dead, cuyas mecánicas funcionan muy bien.

Project Resistance presenta dudas, por ahora

Project Resistance

En el caso de Project Resistance, tenemos a cuatro supervivientes que nos pueden recordar vagamente a Resident Evil Outbreak debido a que tienen habilidades únicas, como curación o hackear las cámaras de seguridad, pero bajo ese multijugador asimétrico donde un quinto jugador hace de rival.

Esa "mente maestra" será la encargada de soltar enemigos a placer para entorpecer (o matar) al resto de jugadores, también con el uso de trampas, hasta que no quede más remedio que controlar personalmente a alguno de esos monstruos (incluso Tyrant) para que no salga nadie de ahí con vida.

Es un estilo de juego que llamó mucho la atención hace unos años y que, pese a seguir de moda (por todos esos DLC que sigue recibiendo Dead by Daylight, por un lado; y por otras licencias que están por llegar, como el nuevo juego de Depredador a cargo de Illfonic para PS4, siguiendo los pasos de Viernes 13), ha mostrado sus costuras y ha cansado a parte del sector.

Habrá que ver la suerte que corre Project Resistance cuando salga en PC, PS4 y Xbox One. Por lo pronto, tendrá una beta cerrada en octubre. Veremos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio