Publicidad

Esto es todo lo que nos gustaría ver en el nuevo Assassin’s Creed: Valhalla
Acción

Esto es todo lo que nos gustaría ver en el nuevo Assassin’s Creed: Valhalla

Publicidad

Publicidad

Assassin’s Creed: Valhalla ya es una realidad y, aunque aún nos quedan algunas horas para conocerlo mejor, no hemos podido evitar escribir nuestra particular carta a los Reyes Magos de la Hermandad de los Asesinos.

No es el Japón Feudal que tantos años lleva pidiendo el público, pero creo que todos estaremos de acuerdo en que agarrarnos a lo vikingo como excusa es una gran baza. Ahora sólo queda mantener la gran calidad de Assassin’s Creed Odyssey y, con algo de suerte, que se obre el milagro y podamos ver cosas como estas en el nuevo Assassin’s Creed: Valhalla.

El retorno del parkour

Hasta la llegada de Assassin’s Creed Origins fue una de las grandes señas de identidad de la saga, pero algo cuyo peso ha ido decayendo con el paso de los años. Juegos como Assassin’s Creed 3 ya demostraron que no era necesario olvidarnos de ello gracias a sus bosques, así que ya sea entre castillos o en los bosques escandinavos nos encantaría volver a brincar con estilo.

Assassins2

La importancia del sigilo

Otro de los temas que ha ido decayendo, primero por la llegada de las armas de fuego y luego por el giro hacia otro estilo de combate, ha sido el sigilo. Si bien sigue presente, su peso se ha convertido en algo más anecdótico por la falta de artilugios y mecánicas que sigan apoyando su evolución.

Que vuelvan la exploración y las tumbas

Si la saga de Ezio sigue siendo una de las más celebradas es precisamente por cosas como esta. El giro que presentaba hacia lo Tomb Raider con tumbas y tesoros perdidos era uno de sus grandes aciertos, especialmente para alargar el juego más allá de lo básico tras terminar la historia principal.

Un árbol de habilidades interesante

De nada sirve tener árboles de habilidades enormes si luego acabas agarrándote a las mismas acciones una y otra vez. Un buen sistema de progreso de este estilo debe obligarte a pensar hasta la extenuación en qué vas a gastar los puntos conseguidos, y hacerte hervir la cabeza una vez más para ver qué acciones son las que eliges como principales.

El retorno de la base

Puede que, como muchas otras peticiones de la lista, sea difícil cuadrar esta idea con el estilo que se presupone a un juego ambientado en la época de los vikingos, pero tampoco pensaríamos en ellos como asesinos en vez de guerreros, así que todo es posible. Gozar de un poblado esperando a ser mejorado y ampliado para así contar con más ingresos y mejoras para el personaje sería un filón tanto en la aventura principal como en su endgame.

Assassins3

Más peso en el presente

La idea de navegar entre pasado y presente se ha ido difuminando en sus últimas entregas, pero no es algo que queramos abandonar para siempre. Gracias a ello hemos vivido cambios de mecánicas e historias de lo más interesantes, así que puede ser un buen momento para recuperar ese estilo.

Trabajo en grupo como estrategia

Con la excusa de los vikingos y sus hordas, el retorno de los compañeros asesinos como estrategia para trabajar en equipo (o incluso en cooperativo) puede dar para muchas alegrías. No sólo estaría la posibilidad de esquivar en cierto modo el combate para aquellos que disfruten más de otras facetas, también habría hueco para experimentar en lo que a mecánicas de entrenamiento y combos se refiere.

Investigación de enemigos

Volviendo al tema del sigilo y las ideas que se quedaron en el limbo, la de saber más sobre tus enemigos y cómo encarar su asesinato en forma de puzle o reacción en cadena es otra a tener muy en cuenta. Una vez más serviría de excusa para abrir nuevos caminos jugables en vez de tener que acabar a espadazo limpio en todo momento.

Más mapas en vez de un gran mundo abierto

Assassin’s Creed Odyssey demostró ser un juego enorme y precioso, pero pecaba de repetitivo. Aquí, navegando entre lo nórdico y el ataque a los reinos europeos, hay hueco para dar forma a un mundo abierto mucho más variado y nutrido de novedades. Más aún si los tiempos de carga entre una zona y otra van a quedar reducidos a su mínima expresión en la nueva generación.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios