Publicidad

La Hachishakusama de Resident Evil 8: la leyenda urbana sobre una mujer de más dos metros y aspecto maternal que nos recuerda a Lady Dimitrescu
Acción

La Hachishakusama de Resident Evil 8: la leyenda urbana sobre una mujer de más dos metros y aspecto maternal que nos recuerda a Lady Dimitrescu

Como casi la mayoría de fans que pululan por internet, yo también he caído embelesado ante Lady Dimitrescu, la vampiresa gigante que promete convertirse en la gran estrella de Resident Evil Village y ya se ha ganado la atención de media comunidad de jugadores.

Pero a diferencia de aquellas y aquellos que se han rendido a sus pies con otras connotaciones, la mía ha sido por pura pasión por los monstruos. No estamos acostumbrados a vivir el auge de nuevos terrores de primera mano, así que cuando aparece uno tan imponente como Lady Dimitrescu, irremediablemente tiendas a buscar paralelismos y orígenes ocultos.

De vampiros y gigantes

Así, si los Baker de Resident Evil 7 bien podían ser la típica familia de chalados sureños y sus correspondientes demencias y tendencia al canibalismo a lo Matanza de Texas o Las colinas tienen ojos, la gigante de Resident Evil 8 también debía tener alguna referencia a la que agarrarse.

Aunque aún no se ha confirmado oficialmente, por sus características y acciones bien podríamos dar por hecho que estamos ante una vampiresa. Su tez pálida, su pavor a un día soleado y sus ojos encendidos en busca de sangre así lo dejan entrever.

Dimitrescu3

Por lo obvio, personajes como la condesa Elizabeth Báthory quedan descartados. Sí, puede que sea la vampiresa más famosa que nos venga a la mente, pero más allá de compartir cierta pasión por la sangre no guarda demasiada relación con la figura y representación de Alcina Dimitrescu.

Sabemos que en la cultura clásica los vampiros son inusualmente espigados, pero están lejos de considerarse gigantes. Podría cuadrarnos la figura de Arabella March, vestida de blanco y lo suficientemente alta como para que sea una característica reseñable. La mujer serpiente incluso podría darle algo de sentido a los ojos de Lady Dimitrescu, pero estando muy lejos de la idea de un vampiro gigante.

Dimitrescu4

De hecho, la única referencia encontrada a un vampiro gigante la encontramos de la mano de Guillermo del Toro y su serie The Strain. En ella se habla de la figura de Jusef Sardu, un noble polaco que padece de gigantismo y acaba convertido en vampiro. Se acerca, pero sigue sin ser lo que buscaba. ¿Y si no estoy buscando en el sitio adecuado?

Abandonando toda esperanza de encontrar alguna relación con otros monstruos que ya formen parte de nuestra cultura popular, empiezo a pensar que Lady Dimitrescu es simplemente una buen idea y que no voy a encontrar ninguna historia adicional que me permita ampliar información sobre este estilo de monstruo.

Dimitrescu5

El terror nipón como punto de partida

Pero entonces llega a mis manos una pista. Tal vez lo inusual no sea el hecho de ser un vampiro gigante, sino al contrario. Si busco por monstruos gigantes sacando de la ecuación la idea de los vampiros, puede que encuentre alguna figura que recuerde o haya podido servir de inspiración para esta villana.

Bingo. Hay poco que hacer a nivel occidental con gigantes de los bosques, monstruos de las nieves y trolls europeos que fagocitan cualquier comentario sobre monstruos de altura inusual, pero es en la cultura nipona donde me cruzo con el equivalente oriental a nuestro Slenderman.

Como el Hombre del Saco de la era de internet, el personaje nipón también es de creación reciente y le debe su origen a la cultura creepypasta. Es ahí, entre foros e historias en redes sociales, donde tiene su origen el espíritu Hachishakusama, también conocido como la mujer de ocho pies de altura -unos dos metros y medio-.

Dibujos y relatos dan forma a una mujer espectacularmente alta, de tez pálida y aspecto afable y maternal. Un yokai con fijación por los niños, a quienes secuestra tras habérseles aparecido sin aparentemente malas intenciones, que se muestra elegante, con un vestido largo y blanco en un conjunto coronado por una gran pamela que le cubre su oscuro pelo.

Sobre el papel la idea cuadra bastante, pero una búsqueda rápida en las imágenes del fandom de internet da buena cuenta de las similitudes entre Lady Dimitrescu y la estética de Hachishakusama. Puede que la idea final no guarde una estrecha relación con la leyenda urbana, pero sin duda parece un buen hilo del que tirar y empezar a trabajar en la creación de un personaje.

Tal vez el proceso no haya sido el de convertir en gigante a una vampiresa, sino el de tomar otro monstruo como referente y a partir de ahí vampirizarlo. Pero sea como sea, con todo el revuelo montado, lo que está claro es que los creativos detrás de Lady Dimitrescu se han ganado a pulso un aumento de sueldo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio