Compartir
Publicidad
Análisis de PlayerUnknown’s Battlegrounds: el juego más importante del año también se merece el GOTY
Análisis

Análisis de PlayerUnknown’s Battlegrounds: el juego más importante del año también se merece el GOTY

Publicidad
Publicidad

Se acabaron las excusas. ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’ ya no puede esconder sus errores detrás de su Acceso Anticipado. Y crítica y usuarios ya no pueden negar que el fenómeno del año sea un juego con todas las de la ley. Con la versión 1.0, ‘PUBG’ llega al mercado de PC con un reguero de actualizaciones y novedades a sus espaldas, dos mapas y la experiencia de juego que le ha catapultado a la fama.

Es también el momento de hablar sin pelos en la lengua de la que, probablemente, sea la gran revolución de esta generación. Un juego capaz de arrastrar millones de fieles y moldear los objetivos de compañías y juegos que triplican su presupuesto. Puede que no haya un consenso unánime al catalogarlo, pero que eso no nos impida verlo como el juegazo que indudablemente es.

De mod a éxito: el camino de PUBG

Si por alguna razón no conoces la fórmula del éxito de ‘PUBG’, la explicación es muy sencilla. El de Bluehole es un juego online competitivo que coloca a 100 jugadores sobre una isla para que se maten entre ellos. Se trata de una evolución de la idea en la que se basa el libro (y la posterior película) Battle Royale, en el que un grupo de estudiantes deben enfrentarse a muerte entre ellos hasta que sólo quede uno.

Pu7

Tras varios mods para ‘DayZ’ y ‘H1Z1’, el creador Brendan Greene se unió a un estudio coreano para crear un juego basado en ese mismo concepto. En él, los jugadores se lanzarán desde un avión para buscar equipamiento, armas y refugio mientras intentan sobrevivir a los otros 99 jugadores que intentan hacer lo mismo.

A diferencia de otros shooter multijugador, aquí no todo es reaparecer, matar y morir

Para el que trabaje en un departamento creativo, la idea y el éxito de ‘PUBG’ debe resultar insultantemente simple. Puede que no le falte razón, pero la experiencia ofrecida ha cautivado a millones de jugadores, si no creándolo, dándole alas a un nuevo género al que ya le han echado el ojo estudios de renombre como Epic Games o Rockstar.

La revolución de ‘PUBG’ es la equivalente a la que en su día hubo con los plataformas 3D, los juegos de mundo abierto o la forma de entender el multijugador competitivo de títulos como ‘Unreal’ o ‘Call of Duty’. Ha sentado cátedra, y ahora una legión de clones y proyectos inspirados intentarán rebañar parte de ese pastel.

¿Merece PUBG el éxito que ha cosechado?

Puede que la respuesta a si lo merece o no esté atada a eso que llamamos opiniones. Habrá voces que afirmen que la falta de progreso y la repetición de la misma situación una vez tras otra tenga las patas muy cortas. Al fin y al cabo lo único que consigues al finalizar cada partida es un puñado de monedas para adquirir cofres con objetos cosméticos, y en esencia todo se reduce a lanzarte desde un avión e intentar sobrevivir el máximo tiempo posible.

Pu3

Esas voces existen y no están completamente equivocadas, sólo lo justo si también opinan que ‘Overwatch’ goza de un sistema de progresión muy similar y que cualquier shooter multijugador competitivo se basa en reaparecer, matar y morir una vez tras otra.

Elijas el camino que elijas a la hora de jugar, los resultados siempre son impredecibles

Opiniones tenemos todos y siempre encontraremos muy diversas, pero igual que el creativo se lleva las manos a la cabeza por no haber tenido una idea similar, el que ha metido decenas de horas en ‘PUBG’ hace lo propio al ver reducido el juego a un resumen tan pernicioso. Cualquiera que le haya dedicado algo de tiempo sabe que ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’ es mucho más que eso.

Una historia distinta en cada partida

Hace unos días, aprovechando con el lanzamiento de ‘PUBG’ en Xbox One (con una versión que parece sacada de una máquina del tiempo en comparación con lo que ofrece la de PC), comentaba que uno de los pilares fundamentales de su éxito era la impredecible narrativa que se iba generando en cada partida.

Al saltar del avión lo haces con la intención de buscar refugio y armas. Puedes hacerlo en una ciudad que esconde botines mucho mejores, y también una mayor afluencia de jugadores, o puedes hacerlo en las afueras, pasando de una casa aislada a otra en busca de una opción con menores recompensas y peligros.

Pu5

En una y otra alternativa te encontrarás con dos tipos de jugadores: el que cree que convertirse en el ganador pasa por colaborar en la matanza de cuantos más rivales encuentre, y el que opina que es mejor andar con cautela a la espera de ver cómo el contador de usuarios sigue bajando.

Al final, unos y otros se verán obligados a cruzarse mientras el círculo que marca el radio de acción del mapa se vaya reduciendo, un truco destinado a que la gente no pueda quedarse escondida en un lavabo hasta que acabe la partida y deba estar siempre en constante movimiento.

Cada partida de PUBG es un chute de adrenalina constante, da igual si dura cinco o veinte minutos

Sin embargo, elijas el camino que elijas, el resultado es completamente impredecible. El número de variables que añade tener a otros 99 jugadores tomando decisiones sobre la marcha es apabullante, así que sobrevivir en ‘PUBG’ acaba siendo una mezcla entre conocer los mapas, habilidad y suerte.

Lo que lo convierte en algo especial es precisamente que, debido a esas decisiones que acaban marcando el devenir de tu partida, ninguna de ellas es especialmente determinante, así que cada intento acaba siendo algo completamente nuevo.

Pu2

No sólo eso. Puede que lo que más me haya sorprendido de ‘PUBG’ durante todos estos meses es que nunca me ha resultado frustrante o repetitivo. Siempre hay algo nuevo que aprender, un punto más de habilidad o conocimiento sobre el terreno que hará que la siguiente partida sea distinta. Una con la misma probabilidad de uno entre cien que la anterior, pero vivida desde otra perspectiva.

No recuerdo ningún otro caso en el que una mera actualización de mecánicas se celebrase igual que aquí

Cada uno de esos intentos es, además, un chute de adrenalina constante. Lo tienes en aquellas partidas en las que caes sobre el terreno junto a alguien más y ambos corréis en busca de armas o mataros a puñetazos. Lo tienes en esas en las que pasas el 90% de la partida sin cruzarte con nadie, sólo escuchando ruidos de vehículos o disparos con la esperanza de que pasen de largo y te permitan mantenerte en el juego unos minutos más.

Si no hay necesidad de una sensación de progreso marcada con barras de nivel y numeritos es precisamente porque lo que te invitará a jugar otra partida más es esa sensación. Ese subidón que supone haber sobrevivido a otros 99 jugadores cuando has estado a punto de morir en más de una ocasión. El que se produce al cruzarte frente a frente con otro usuario mientras ambos rebuscáis entre la mierda esparcida en un edificio abandonado. Así, la diversión de ‘PUBG’ no reside en lo mucho que mates o ganes, sino en el proceso de intentar conseguirlo.

La experiencia de ver crecer un juego

Siempre he sido un firme defensor de los Early Access y, por suerte o buen ojo, hasta ahora todos me han dado la razón. Me pasó con ‘Nuclear Throne’, con ‘Oxygen Not Included’ y, como otro ejemplo más de su potencial, me toca mencionar a ‘PUBG’. Hay cierto estigma con este tipo de propuestas y creo que ha llegado el momento de pasar página.

Pu8

Entiendo el miedo de tirarte a la piscina con un juego que no está terminado, pero muchos de ellos no serían posibles sin ese voto de confianza y, en esencia, verlos crecer ayuda muchísimo a comprender la magnitud que pueden llegar a tener y el trabajo que tienen detrás.

Hubo una época en la que ‘PUBG’ se veía y funcionaba peor de lo que ahora lo hace en Xbox One, pero ver cómo ha llegado hasta la versión 1.0 ha sido todo un espectáculo. De hecho, debo reconocer que no recuerdo ningún otro caso en el que un cambio aparentemente menor como el de vaulting haya causado tantísima expectación.

El equipo de Bluehole ha llevado la filosofía de constante actualización de una forma modélica

Pensemos en ello un minuto. ‘PUBG’ introduce una mecánica tan básica como poder encaramarte a objetos o atravesar ventanas y se celebra como el segundo advenimiento de Cristo. Es de locos, de estar como unas maracas, y a su vez algo que sólo puede comprenderse y apreciarse si has pasado por ese proceso del que aún muchos jugadores quieren renegar.

Entiendo la necesidad de invertir el dinero con garantías, cuando el juego ya está terminado, testeado y puntuado, pero después de meses acostumbrado a unas limitaciones, el momento de ver a alguien escondido en una habitación y saltar una ventana para matarlo fue sensacional, como si algo tan simple como eso abriese ahora un apabullante abanico de posibilidades. Como si tuviese frente a mí, tal vez no un juego nuevo, pero sí uno distinto al que recordaba.

Pu4

El equipo de Bluehole ha llevado esa filosofía de constante actualización de una forma modélica, sin prisas pero sin pausa, tomando ideas de los fans, escuchando sus consejos, pidiendo perdón cuando metían la pata y agradeciendo siempre a los usuarios su confianza.

Que sirva este texto como pequeño empujón, si hay un juego que te llama mínimamente la atención y sabes que tiene una solidez aceptable, dale una oportunidad aunque esté en Acceso Anticipado. Puede que con ello estés invirtiendo en una grata experiencia sobre el mundo del desarrollo además de en un juego.

La opinión de VidaExtra

Soy muy consciente de hasta qué punto ‘PUBG’ no es un juego perfecto, pero también lo soy del potencial que tiene para llegar a serlo. No estoy entre los que hayan tenido muchos problemas con el juego a nivel técnico más allá de actualizaciones más o menos acertadas. Siempre me ha funcionado como un tiro y, a día de hoy, en ultra, no es el juego más bonito del mundo pero tampoco está nada mal.

sí hay que pegarle un buen repaso a la UI, el inventario, el copia pega de estancias y edificios, y algunos problemas de ritmo en ciertas partidas en las que acabas con jugadores demasiado tranquilos que ralentizan el proceso hasta convertir en algo eterno la reducción de la zona segura.

Pu6

También sé que con los dos mapas actuales y su contenido me vale para unos cuantos meses. Como mínimo hasta que llegue el tercero, ya anunciado. O que en busca de un mayor realismo, ‘PUBG’ tendría que acordarse más de ‘Arma 2’ para trabajar en las físicas de vehículos y proyectiles.

Pero con todo, la experiencia que ofrece a día de hoy, las diferencias entre jugarlo en tercera y primera persona, y la promesa de seguir trabajando en la línea que han llevado hasta ahora, me bastan y me sobran para aplaudir a Bluehole y su ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’, el recorrido que ha tenido, y el éxito que ha cosechado.

Después de mucho tiempo demandando nuevas ideas y riesgos en los desarrollos, no seré yo el que le reste importancia a lo que ha supuesto ‘PUBG’ en este último año. Ni el que se olvide de las risas y los buenos momentos que me ha entregado. Ni mucho menos el que le niegue ser uno de los mejores juegos del año y una propuesta imprescindible.

Imprescindible

PlayerUnknown’s Battlegrounds

PlayerUnknown’s Battlegrounds

Plataformas Xbox One, PC (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Bluehole
Compañía Bluehole
Lanzamiento Ya disponible
Precio 29,99 euros

Lo mejor

  • Un multijugador fresco y divertido
  • Decenas de horas de juego y contenido
  • Las risas con amigos si juegas en cooperativo

Lo peor

  • Algunas decisiones de diseño cuestionables
  • Su UI y el inventario necesitan trabajarse

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos