Publicidad

Análisis del Razer Ornata V2: un teclado híbrido que ofrece lo mejor del mundo mecánico y el de membrana
Análisis

Análisis del Razer Ornata V2: un teclado híbrido que ofrece lo mejor del mundo mecánico y el de membrana

Publicidad

Publicidad

Para alguien que pasa la mayor parte del día con un teclado bajo sus dedos acertar con un teclado que se salga de su zona de confort es muy difícil. Con un teclado de membrana para escribir en Mac y uno mecánico para jugar y teclear de vez en cuando en PC, Razer Ornata V2 me ha entregado lo mejor de ambos mundos.

Con una tímida evolución de la primera versión, el Razer Ornata V2 recupera el sistema híbrido con teclas de membrana y sonido mecánico para ofrecer una experiencia distinta pero muy recomendable para aquellos que no acaben de casar del todo con una opción u otra.

Si dudas entre mecánico o membrana, tal vez aciertes con lo híbrido

Para entender mejor dónde cae este tipo de teclados parece buena idea intentar acercarse a qué me soluciona. Siendo muy fan de los soniditos y viniendo de años de mecanografía, el leve y poco satisfactorio ruido de las teclas de membrana nunca ha acabado de satisfacerme. Sí me resultan teclados cómodos y muy ágiles para escribir, pero agradecería algo más de recorrido y feedback sonoro.

Razer04

Con los mecánicos, por otro lado, la altura de las teclas de los que he probado acaba resultándome incómoda tras varias horas escribiendo -probablemente por estar acostumbrado al de membrana- y el ruido puede resultar molesto cuando toca escribir o jugar de madrugada.

Y justo ahí, en ese punto intermedio, entra en juego el Razer Ornata V2. Sus teclas a media altura y el teclado de membrana aseguran esa exquisita agilidad aportando algo más de recorrido a las teclas y un sonido tenue pero característico que resulta más agradable que el castañeo de un mecánico puro.

Con tecnología anti-ghosting para poder pulsar varias teclas a la vez sin perder reconocimiento, el salto de escribir a jugar es igual de satisfactorio y, apoyando las manos en el extensor de almohadilla de quita y pon que se acopla magnéticamente al teclado, pasar varias horas tecleando ha sido una delicia.

Razer06

A medio camino entre la ofimática y el juego

La cuidada configuración del Razer Ornata V2 entrega teclas lo suficientemente separadas para no caer en errores para quienes tienen dedazos, pero aporta un emplazamiento lo bastante aprovechado para no ser un monstruo que se coma parte del escritorio. Poder colocar a placer también su reposamuñecas puede salvarle los problemas de espacio a más de uno.

Sus dimensiones de 463 x 154 x 32,5 mm, pasando de los 154 de ancho a los 224 con el reposamuñecas colocado, respirarían sobriedad de no ser por la opción de iluminación LED RGB configurable que atesora. 

Cada tecla puede ser adornada de forma individual con una gama de hasta 16,8 millones de colores y las teclas de función facilitan modificar la intensidad a golpe de clic.

Razer03

Junto a ellas están las teclas para grabar macros sin tener que pasar por la aplicación de Razer y, en el otro extremo, las habituales teclas multimedia acompañando a una de las grandes novedades de esta versión: la rueda de volumen.

Con scroll vertical para subir, bajar y la posibilidad de clicarla como si fuese la rueda del ratón, la pieza es igual de personalizable que todas las otras teclas por si encuentras un mejor uso para ella.

En la parte posterior encontramos cuatro patas, dos a cada lado, para regular su altura como más cómodo nos resulte. Junto a ellas tres raíles que nos permitirán introducir el cable para que quede colgando por el centro o cualquiera de los lados que nos venga mejor según nuestra disposición. Un pequeño detalle que aquellos que trabajamos con la pantalla en un lateral en vez de en el centro agradecemos enormemente.

Razer07

La opinión de VidaExtra

Con una configuración más personalizada desde la aplicación de Razer Synapse, juguetear con el color de las teclas, la personalización de sus funciones y la creación de acciones predefinidas es coser y cantar. 

Un proceso que no se alargará más de unos minutos pero que requerirá volver a trabajar sobre ello al cambiar de ordenador por no guardar configuraciones en memoria.

No es un problema para mí, que durante la prueba no he encontrado pegas que ponerle al Razer Ornata V2 más allá de un precio que requiere darle varias vueltas a la posible inversión, 109,99 euros en la web oficial de Razer.

Es una de esas rarezas que conviene ser probada antes de ver si casa o no con tus gustos al teclear, pero debo reconocer que no he tenido ningún problema para adaptarme a su sonora sutileza.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios