Análisis de Siege Survival Gloria Victis: esta mezcla de supervivencia y construcción es uno de los juegos más originales del año
Análisis

Análisis de Siege Survival Gloria Victis: esta mezcla de supervivencia y construcción es uno de los juegos más originales del año

Hay juegos que se quedan en tu memoria por ser impresionantemente buenos, otros por lo mucho que te han decepcionado, y entre un grupo y otro hay una curiosa selección de juegos que, sin ser ni una cosa ni la otra, también buscan ganarse un hueco en tu cerebro por lo originales y sorprendentes que resultan ser. Siege Survival: Gloria Victis sin duda alguna pertenece a ese último grupo.

La exquisita mezcla de estrategia, sigilo y gestión de recursos propuesta por los también creadores del MMO Gloria Victis es una de esas joyas sólo posibles en PC que, sólo por lo imaginativo de su propuesta, ya merecen toda tu atención.

Una mezcla de géneros muy sorprendente

Siege Survival: Gloria Victis nos planta ante el peor escenario posible con la intención de que consigamos sobrevivir a él. En una ciudad medieval invadida por tropas vikingas, nuestro papel no es el de convertirnos en el último bastión que luchará contra esos enemigos, sino el de comandar a los pobres desgraciados que han quedado atrapados entre la espada de la guerra y la pared del último refugio del castillo.

En cualquier otra ocasión nos bastaría con tener un poco de fe en nuestros aliados y preocuparnos por sobrevivir hasta que la batalla se salde con una victoria, pero en realidad ese grupo de pobres desvalidos formado a base de frailes, comerciantes y carniceros es crucial para que la batalla termine bien para nuestro bando.

Ellos -nosotros- son los encargados de suministrar agua, comida y armas a los soldados que luchan por defender el último lugar seguro de la ciudad. Un aparentemente inútil grupo de civiles que a base de plantar verduras, cazar ratas y preparar cazos de brea, se convertirán en el brazo más útil de la contienda.

Por el día, aprovecharán los pocos recursos conseguidos de cada batalla para reparar armas, recoger agua de lluvia y cuidar de los pocos animales de granja que queden tras las puertas. Por la noche, el juego cambiará por completo de tercio para invitarnos a navegar entre las sombras de la ciudad en busca de recursos con los que mantener vivo el ciclo hasta que atacantes o defensores se den por vencidos.

Siegesurvival Screenshot 01 Castle

La supervivencia en dos frentes abiertos

Empezando con un par de civiles y con lo básico que te aporta el primer ataque a tus murallas, lo primero que deberás hacer es establecer qué ruta elegirás para sobrevivir. En un ensayo y error que puede alargarse durante varias partidas -aunque siempre tienes la opción de cargar el inicio de cualquier día vivido como si fuese un punto de control- , deberás escoger qué es más prioritario en cada momento.

O aprovechas los recursos para seguir creciendo tras la protección de los muros mientras alimentas a tus civiles o, de lo contrario, utilizas esos mismos recursos para fortalecer la defensa de los muros mientras alimentas al ejército que te protege de una muerte segura.

Como ya habrás imaginado en Siege Survival: Gloria Victis no hay una opción 100% acertada y, en el equilibrio entre que unos y otros no se mueran de hambre, está la clave para sobrevivir.

Siegesurvival Screenshot 02 Crafting

A la compleja decisión toca sumar otra más, o comer o crecer, porque a menudo lidiar con ambas no siempre es posible. O inviertes la poca madera que tienes para hacer un fuego y prepararte un buen caldo que evite que uno de tus personajes muera de hambre o, sacrificando una vida por un plan más sólido a largo plazo, utilizas esos materiales para crear un huerto o una trampa para ratones que te asegure una pizca de comida cada pocos días.

Pese a lo difícil que acaba siendo procurarles descanso, comida, agua y soluciones para sus heridas o enfermedades, normalmente lo más sensato es mantener al grupo a salvo, entre otras cosas porque los recursos que puedes extraer desde la comodidad de los muros es muy limitado y, noche tras noche, deberás enviar a esos pobres diablos ahí fuera.

Como Commandos pero sin armas

Con uno o más ciudadanos en busca de información sobre el próximo ataque o durmiendo en el suelo o en las camas construidas, cada noche tienes la posibilidad de enviar a alguien a rebuscar entre las ruinas de la ciudad para hacerse con recursos.

Seige3

Aunque no hay muchas noches en Siege Survival: Gloria Victis que puedan tildarse de perfectas, en un buen paseo volverás con comida, madera, agua sucia y alguna herida superficial provocada por una rata rabiosa o un grupo de enemigos, y en uno mejor con un saco lleno de recursos y un nuevo integrante para tu comunidad.

La idea es que, poco a poco, abriendo caminos a paladas y quemando cadáveres, puedas ir accediendo a nuevas zonas de la ciudad, cada una con sus propios recursos y, si tienes suerte, también eventos especiales que te darán acceso a mejores botines, comercio o la posibilidad de engordar tu grupo con un personaje con distintas habilidades pasivas.

Pudiendo encontrar distintos atajos desde los que partir cada noche y también la posibilidad de armar a tu personaje elegido -preferiblemente aquél con más fuerza y huecos en su inventario- saldrás a recorrer las ruinas amasando recursos a golpe de clic en puntos de interés, y escondiéndote entre los matorrales de la visión de cono de las patrullas que pululan por la zona.

Siegesurvival Screenshot 06 Citymap

Más allá de la historia

El contador de tiempo de Siege Survival: Gloria Victis durante el día, con un reloj que limita tus acciones antes de que llegue la noche, y también en tus incursiones nocturnas, donde deberás volver al castillo antes de que salga el sol y la suma de soldados pateando las calles empiece a crecer, genera una agobiante urgencia que le sienta genial al juego.

Poco a poco la historia irá abriéndose para ofrecernos más objetivos que simplemente enviar comida a las tropas y, con ellos, se desbaratarán todos nuestros planes y estrategias tanto en el trabajo diario como en el saqueo nocturno.

De la mano de desafíos especiales destinados a explotar las dos mecánicas principales del juego y la posibilidad de crear tus propios escenarios e historias con partidas personalizadas, conseguir salvar la ciudad es sólo una parte del reto y un pequeño porcentaje de la suma de horas de juego disponibles.

Siegesurvival Screenshot 04 Battle

Pocas cosas hay para echarle en cara a una propuesta tan original, pero no puedo evitar destacar el cuestionable trabajo que hay a nivel de interfaz y control. Durante el día, gestionar un gran número de edificios en una zona relativamente pequeña se vuelve toda una odisea que va más allá de saber qué gastar y dónde hacerlo. Durante la noche, el movimiento fijo de la cámara hace que esconderse con rapidez mientras los soldados te pisan los talones pueda costarte una herida mortal.

Se puede jugar, sí, pero resulta sorprendente que no haya saltado alguna alarma reclamando una considerable mejora en la usabilidad, más aún con lo fácil que resulta agarrarse a decenas de juegos con mejores soluciones que las aquí planteadas.

La opinión de VidaExtra

Aunque está lejos de ser perfecto, Siege Survival: Gloria Victis es uno de esos títulos que no costará citar cuando alguien pida un juego distinto. A medio camino entre el sigilo, la construcción de bases, la gestión de recursos y la narrativa -con potencial de ser interesante pero evitando ser una chapa-, lo conseguido por el equipo de Gloria Victis es digno de elogio.

No es una aventura para todos los públicos. Su urgencia y dureza en la supervivencia fácilmente puede atragantársele a más de uno, pero para aquellos que decidan darle una oportunidad y sumarse a la lucha, Siege Survival: Gloria Victis les entregará una de las propuestas estratégicas más originales y sorprendentes de los últimos años.

cover

Siege Survival: Gloria Victis

Plataformas PC
Multijugador No
Desarrollador Black Eye Games
Compañía Ravenscourt
Lanzamiento 18 de mayo de 2021
Precio Por confirmar

Lo mejor

  • Una mezcla de géneros inesperada pero muy bien hilada.
  • El contador de tiempo refleja la urgencia y da alas a sus mecánicas de supervivencia.
  • La posibilidad de crear nuestras propias partidas una vez terminada la historia.

Lo peor

  • No es nada fácil cogerle el truco a su ritmo.
  • Las primeras partidas pueden hacerse un poco cuesta arriba.
  • A nivel de interfaz y control hay bastante que mejorar.

Temas
Inicio