Compartir
Publicidad
Publicidad

'Battlefield 4': análisis

'Battlefield 4': análisis
Guardar
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La espera ha llegado a su fin. El pasado 31 de octubre se puso a la venta en España 'Battlefield 4', el nuevo y esperado trabajo de DICE, continuación del sobresaliente 'Battlefield 3'. Tras darle caña a su beta, la cuál nos dejó muy buenas sensaciones, había muchas ganas por degustar su versión final.

Por lo tanto llega la hora de analizarlo, a ver si la levolución ha sido suficiente reclamo para superar las anteriores entregas creadas por este estudio sueco. Toca el análisis de 'Battlefield 4' en PC.

Y es que a pesar de tirar últimamente por los multiplataformas de consola en detrimento del PC, por comodidad, tenía claro que este 'BF4' tenía que jugarlo en PC, porque no me gustó su aspecto en consolas actuales, y porque la espera por PS4 y Xbox One iba a ser demasiado insoportable. Tenía que poner a prueba mi PC, a ver si el desembolso que había hecho ofrecía garantías al 100%.

Impresionante apartado técnico, obra de Frostbite 3

Battlefield 4

Aun hoy recuerdo lo mucho que me impactó el nivel de detalle de la nieve, con su gélido viento pasando sobre nuestra cara, en mi amado 'Battlefield: Bad Company 2' la primera vez que lo vi en un ciber, porque no podía permitirme el lujo de tener un PC a la altura. Con cada entrega DICE se ha ido superando, pero fue en el primer Bad Company cuando introdujo el motor Frostbite, capaz, entre otras cosas, de destruir partes del escenario. No de un modo tan revolucionario como supuso en su día 'Red Faction', de los pioneros del género, pero sí bastante espectacular, con edificios y árboles que se caían a nuestro paso... hasta cierto punto. Su secuela potenció este aspecto con una versión mejorada de dicho motor, y 'Battlefield 3' estrenó su segunda versión, aunque no fue tan impactante como muchos esperábamos. Y ahora 'Battlefield 4' estrena el potente motor Frostbite 3.

¿Es revolucionario? La palabra ideal en este caso sería "levolucionario", en referencia a esa característica de la que tanto presumen desde DICE. La levolución, tanto a gran como a pequeña escala. De hecho, si le quitamos eso da la sensación de estar ante 'BF3', obviando el más que evidente salto gráfico de una entrega a otra. Salvando ese rascacielos de Shanghái que se desploma, el barco que encalla en el tifón en Paracelso, y otras levoluciones scriptadas, los edificios estándar se siguen desplomando de idéntica manera que en el anterior 'Battlefield'. No es que podamos destruir todo a nuestro antojo. Hay limitaciones. Aunque es de agradecer que el terreno se deforme, creando socavones en la carretera que dificultarán el paso de los vehículos terrestres.

Frostbite 3 no es solamente destrucción, sino también efectos climáticos dinámicos y del reflejo de la luz sobre el entorno. Es, tal vez, donde 'Battlefield 4' nos puede impresionar más, dejándonos ciegos al salir de nuestro buque de guerra en la campaña, luchando contra la fuerte marejada del sur de China, con ese viento y esas olas incesantes, y con un sin fin de detalles más.

La campaña de 'Battlefield 4', corta pero intensa

Battlefield 4

Innovar en un género como el de los FPS es harto difícil. La fórmula ya está muy manida, y las historias se repiten. Me encanta la acción como al que más, pero ya es difícil que me sorprendan a estas alturas. Y si hablamos de campañas en solitario, si se puede hacer una corta, pero intensa, mejor. Porque últimamente nos encontramos con campañas que alargan la historia innecesariamente, provocando el tedio en el jugador. En 'Battlefield 4' esto no pasa. Aquí va directo al grano.

Sí, la campaña nos la podemos pasar tranquilamente en una tarde, sin demasiado esfuerzo, pero está bien contada, resulta atractiva, cuenta con momentos impactantes, alguna sorpresa de por medio, y muchos disparos y destrucciones. Nada de tutoriales innecesarios, nada de Quick-Time Events cansinos. Tan solo pequeños momentos cruciales en los que deberemos hacer una cosa en concreto, desembocando al final en múltiples finales según nuestra elección, por lo que es rejugable. Al menos en su séptimo y último capítulo, el más corto de todos, por cierto. Sí, tan solo siete capítulos, pero que van a lo que de verdad importa y que se muestran bastante variados entre sí. Unos optarán por el mar, otros por la nieve... Dando lugar a una campaña ampliamente más divertida que la del tres (nada complicado), que nos podrá recordar por momentos al 'Battlefield: Bad Company 2'.

A que sea más divertida ayuda esa naturaleza un poco online, contabilizando todas nuestras muertes como si estuviésemos dándole caña al modo multijugador, traduciéndose esto en puntuaciones para cada capítulo entre tres tipos de medalla: bronce, plata y oro. Si eliminamos enemigos con disparos a la cabeza nos llevaremos más puntos, si eliminamos con poco margen de tiempo entre cada muerte, multiplicaremos la puntuación. Con lo cuál se aumenta esa sensación de rejugabilidad, ya que podremos retarnos con nuestros contactos del Battlelog.

Aparte de esto, luego están los coleccionables tan habituales de cada capítulo. Si conseguimos medallas de oro se nos darán más armas. Y luego están las que podremos recoger en cada mapa, que están bien ocultas. Además de esto, también en cada misión habrá chapas ocultas.

En cuanto a su doblaje al español, me ha parecido bueno, más que correcto, aunque un poco a la sombra del original en inglés, con unas personalidades más definidas. Al menos no me ha desagradado la voz de Imanol Arias, dándome la sensación de ser más grave que la escuchada en sus vídeos promocionales. Aunque tampoco lo escucharemos mucho. Sólo en unas misiones.

Su integración con Battlelog y el juego 2.0

Battlefield 4

Personalmente no me agrada en absoluto que sigamos teniendo que ejecutar un juego desde navegador. No soy partidario de esto, en especial para juegos de este tipo. Entiendo que EA y DICE quieran fomentar el uso del Battlelog, pero se están consumiendo unos recursos innecesarios al tener ejecutado un programa en segundo plano. En mi caso no ha habido problemas, al contar con memoria RAM de sobra, pero en otros casos puede ser algo determinante. Y fastidia lo suyo.

Más allá de este inconveniente, Battlelog ha mejorado su integración con el juego, como hemos comentado con la campaña, haciendo especial hincapié en su modo online. Contaremos nuevamente con un montón de información sobre nuestro soldado, nuestras estadísticas, cuánto resta para que desbloqueemos más accesorios o armas, o simplemente comparar nuestro progreso con los demás.

Pero sobre esto último se ha dado un salto cualitativo al introducir la geolocalización, midiendo nuestra habilidad con los jugadores de nuestra ciudad, de nuestro país, o a nivel mundial. Sirva de ejemplo mi primer puesto en la primera división de anti-aéreos de mi ciudad. Vale, somos pocos y no tiene mérito, pero me falta poco para entrar en el top 30 de España. Como véis, esta característica de Battlelog nos puede permitir para descubrir gente con la que podemos competir o formar una alianza.

Las novedades de Battlelog no se quedan ahí, siendo mi favorita la del uso en tabletas y móviles como segunda pantalla. En mi caso le he dado bastante uso a la aplicación oficial que ha sacado DICE y gracias a la que podremos cambiar nuestro equipamiento desde cualquiera de estos dispositivos, que se reflejará casi al instante en el juego, mostrando un mensaje de aviso de que se han realizado dichos cambios. Mola mucho. Porque podemos trastear con nuestro móvil cuando nos matan para cambiar de accesorios sin tener esa sensación de que perdemos el tiempo al morir.

Donde no me ha ido fino ha sido a la hora de buscar servidores e intentar unirme a la partida, mostrándome siempre mensajes de que no estaba conectado. Aunque si tenemos en cuenta que estos días no está yendo muy fino su modo online es normal. Habrá que esperar a que DICE pula este aspecto a fondo. Pero de entrada los mimbres son prometedores, como ese apartado de misiones para retar hasta a cuatro amigos con el objetivo de ser los mejores en un determinado campo en un tiempo límite fijado con nuestros compañeros. Hasta podremos ofrecer varios intentos si lo deseamos.

'Battlefield 4' debuta con un espectacular modo online no exento de fallos que se corregirán

Battlefield 4

Viniendo de DICE no es ninguna novedad. Los comienzos de la puesta a punto de un modo online siempre conllevan riesgos y problemas. 'Battlefield 4' los está teniendo. Al principio pensé que sería de mi equipo al ver cómo se congelaba y se caía cada dos por tres, viéndome en la tesitura de cambiar la calidad ultra por la alta, para ver si así iba mejor. Pero no. Los fallos se sucedían, y era un poco una lotería. A veces las partidas iban bien, y otras veces se caían. No deja de resultar curioso si tenemos en cuenta que la beta me fue perfecta. Pero con la ley de Murphy ya sabemos lo que hay.

Me ha fastidiado que muchas de estas caídas no me hayan conservado mis avances en Battlelog, teniendo que desbloquear de nuevo ciertas armas y accesorios, aparte de subir de nivel, perdiendo unas cuantas horas por el camino. De todos modos DICE ya está al tanto del problema y lo arreglará.

Bugs y glitches aparte, el modo online sigue siendo el mejor exponente de 'Battlefield', donde se siente en su salsa. Repite la fórmula de 'Battlefield 3', variando aspectos puntuales, y será el que más horas de juego nos brinde, sin lugar a dudas. De esas variaciones puntuales ya dimos buena cuenta en nuestras impresiones de PS4 y las de la beta en PC y consolas actuales, como ese cambio a la hora de delatar posiciones del enemigo o dar órdenes a nuestros compañeros, con un sistema radial que con mando funciona de maravilla, todo hay que decirlo. Porque en su versión final de PC he probado tanto ratón y teclado como mando de Xbox 360, y va fenomenal en ambos casos.

También se ha cambiado, como ya hemos comentado en su día, el tema de acuchillar al rival, sin opción a contraataque si atacamos por la espalda, dando la posibilidad a una contra si lo hacemos de lado o de frente. Y con mando se ha cambiado el botón, más al estilo COD, con el segundo stick.

Variedad de mapas y de modos de juego online

Battlefield 4

DICE le ha dado un peso especial al agua en 'Battlefield 4', y se nota. Parte de la levolución viene por ahí, con esa lucha por tierra, mar y aire. Sí, en esta saga ya habíamos librado batallas marítimas, pero no con tanta variedad como aquí, con más vehículos anfibios y embarcaciones armadas. Aparte que hasta podremos sumergirnos a nado en el agua, y disparar con nuestra pistola si salimos a la superficie sin dejar de nadar. El mapa que mejor refleja esta adición es el tifón en Paracelso (en inglés, Paracel Storms), de mis favoritos de los diez que hay disponibles.

Hay variedad entre todos ellos, con alguno que otro que nos puede recordar a 'Battlefield 3', como Operación Locker, primo hermano de Operación Metro. El archiconocido asedio de Shanghái también es de los que más posibilidades nos ofrecen, con ese rascacielos central que es un punto clave del mapa (y que podremos derrumbar), mientras que Zavod 311 nos podrá dar varios quebraderos de cabeza debido a los numerosos tanques inertes que lo pueblan. A pesar de ello, encuentro que le falta fuerza al conjunto de mapas seleccionado en líneas generales.

Aunque esto me suele pasar al principio. Hasta que uno no se sabe al dedillo cada mapa cuesta "que nos entre". Eso, y las inevitables comparaciones con los que hemos recibido en la saga. Suerte que el DLC Second Assault (disponible a finales de noviembre) rescatará cuatro mapas de 'BF3'.

¿Y qué pasa con los modos de juego? Los mismos que en el anterior capítulo, pero con dos novedades. Repiten los clásicos Conquista (y Conquista: Grande), Asalto y Captura la bandera, mostrándose en plena forma y siendo un valor seguro, junto con otros como Dominación (visto en el DLC Close Quarters), TCT: Patrulla y TCT: Equipo. Los nuevos son Erradicación (en inglés, Obliteration), un modo que ya nos encantó en su beta y que consiste en detonar puntos clave del rival tras recoger una bomba que se genera aleatoriamente por el mapa, y Desactivación, modo que apuesta por el combate en entornos más cerrados con un máximo de diez jugadores. Este último no lo hemos podido probar porque no encontramos a nadie jugando a él. Por algo será.

A destacar también el regreso del Comandante (será necesario tener rango 10 para poder optar a serlo en una partida), gracias al cuál se puede nivelar a nuestro favor una batalla al brindarnos tantos recursos e información sobre el mapa. Aclarar que el Comandante no aparece como soldado, sino que está "su presencia", nada más. De ahí que las partidas de 64 jugadores en PC con dos Comandantes (uno por bando) hagan que la suma final dé 66. En la clasificación de la partida hasta contarán con su zona reservada para comparar de un plumazo quién ha sido mejor: si nosotros o el rival. Mola.

La grandeza de la "levolución" de 'Battlefield 4'

Battlefield 4

Hemos hablando tanto de la levolución que a estas alturas ya no hay nada más que explicar. Daniel Matros, productor de DICE en 'Battlefield 4', ya nos lo había explicado perfectamente en su día, dejando claro que los pequeños detalles eran la mejor parte de la levolución. Las variaciones del entorno a gran escala, como ese rascacielos de Shanghái, impresionan lo suyo, y son determinantes en las partidas, pero donde 'Battlefield 4' ofrece más juego es en las levoluciones a pequeña escala, como ese coche cuya alarma suena cuando saltamos sobre él (alertando de nuestra presencia al rival), esas puertas de seguridad de Operación Locker que podremos cerrar (obligando al rival a tomar rutas alternativas por esa cárcel), o esos bolardos que impiden el paso de los vehículos.

Si sabemos qué partes del mapa nos ofrecen esas levoluciones tendremos mucho ganado, ya que a veces nos pueden sacar de más de un apuro, garantizándonos, a su vez, alguna que otra risa de por medio. Como ver a un conductor de un tanque bajarse de él para desactivar los bolardos (momento en el que le podremos robar su tanque y aplastarlo), o cerrar un contenedor industrial lanzando previamente una granada para que el enemigo no pueda escapar y tenga una muerte casi garantizada. En definitiva, da mucho juego la levolución, siendo de lo que más me ha gustado.

En resumen, obviando esos errores críticos en el modo online que pronto se subsanarán, un producto redondo este 'Battlefield 4' que nos tendrá meses pegado a la pantalla.

6

Battlefield 4

Battlefield 4

Plataformas PC, PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One
Desarrollador DICE
Compañía EA
Lanzamiento Ya disponible (31 de octubre de 2013)
Precio 60,99 euros (PC) y 71,95 euros (en Amazon, por ejemplo, lo tienen por 46,55 euros)

Lo mejor

  • Lo dinámica que resulta la levolución
  • El nuevo Battlelog
  • Los efectos climáticos

Lo peor

  • Ese debut con fallos en los servidores
  • Algunos mapas poco inspirados
  • Que haya que esperar tan poco por sus DLCs

Sitio oficial | Battlefield

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos