Compartir
Publicidad
Probamos Carmageddon: Reincarnation, un dulce (con sabor a sangre) regreso a los noventa
Análisis

Probamos Carmageddon: Reincarnation, un dulce (con sabor a sangre) regreso a los noventa

Publicidad
Publicidad

Echábamos de menos a Max Damage. Ahora que vuelve a estar de moda Mad Max, alegra saber que otro "Max" está de regreso y tras muchos (demasiados) años en barbecho. Y además bajo el mismo estudio que le vio nacer, porque Stainless Games puso medio mundo patas arriba en 1997 con su 'Carmageddon' y ese nivel de violencia tan polémico, y ahora, en pleno 2015, con el nuevo 'Carmageddon: Reincarnation' pretende devolverle a esta saga el lugar que le corresponde.

Hay que ser justos y decir que los originales se conservan muy mal. La memoria suele enaltecer los recuerdos y todos, cuando escuchamos la palabra 'Carmageddon', se nos sale una sonrisa macabra por las horas de locura que nos proporcionó a finales de los noventa, cuando los cibercafés estaban todavía de moda. Las polémicas en la televisión y el boca a boca hicieron el resto. Era un juego de carreras que se salía de la tónica general y que le daba su peculiar toque a los combat cars. Pero hoy en día su tosco control resulta más marcado y gráficamente los transeúntes no impactan igual.

(...) cuando escuchamos la palabra 'Carmageddon', se nos sale una sonrisa macabra por las horas de locura que nos proporcionó a finales de los noventa (...)

Porque 'Carmageddon', aunque parezca lo contrario, y por lo tanto también el que se considera 'Carmageddon 4', o sea, 'Carmageddon: Reincarnation', es en el fondo un juego de carreras... pero en el que podemos atropellar a todo quisqui para ganar dinero mientras empañamos la pantalla de sangre. Si echábais de menos los originales (corramos un tupido velo por TDR 2000), os alegrará saber que Stainless Games ha hecho un gran trabajo que destila un aroma a los noventa.

Diversión sin complejos y sin cortarse un pelo

Carmageddon Reincarnation

Ya lo hemos ido viendo a lo largo de todos estos meses en Steam Early Access, tras su exitosa campaña en KickStarter. Stainless Games quería recuperar la esencia de los originales y de paso ofrecer una gran variedad de situaciones para que la palabra "aburrimiento" no hiciese acto de presencia. Creo que cualquier fan de 'Carmageddon' se sentirá satisfecho con el resultado.

Porque yo en realidad nunca me he considerado fan de la saga. La he jugado y disfrutado, sí, pero nunca hasta el punto de apasionarme. Sin embargo con 'Carmageddon: Reincarnation' no dudo ni por un instante que aquí le voy a dedicar más horas que al resto de entregas sumándolas en total.

Su versión final, ya más estable y con todas las opciones a nuestra disposición, se habilitará esta misma tarde en Steam, pero ya de por sí la última beta supuso un gran cambio a mejor respecto a lo que habíamos visto meses atrás. Más vehículos, más tipos de habilidades para hacerle la puñeta a los rivales o a los transeúntes, más escenarios y más modos de juego. Más 'Carmageddon'.

El estilo macarra sigue intacto, con mensajes con un humor muy socarrón que no nos darán tregua alguna ni siquiera cuando queramos abandonar el juego, como ya sucedía con el original. Y esto se traslada también a los distintos artilugios que podremos conseguir para nuestro vehículo, desde succionar a los incautos civiles a pegar una bola con pinchos en la parte trasera de nuestro bólido para actuar a modo de bola de demolición sobre ruedas. Aquí todo es posible y no hay límites.

Carmageddon: Reincarnation, un regreso vital

Carmageddon: Reincarnation

Entre tantos simuladores que apuestan por la realidad, como el reciente 'Project CARS', alegra ver que todavía podemos encontrar propuestas diametralmente opuestas y que nos brindan experiencias que difícilmente podríamos ver en la vida real (salvo que estemos mal de la cabeza), como entrar a la fuerza a un estadio de fútbol americano y atropellar a todos los jugadores para ganar más dinero.

'Carmageddon: Reincarnation' es pura carnicería sobre ruedas, tal y como lo fueron los anteriores. Pero con un control ligeramente más pulido. Sigue siendo algo tosco, un pelín duro y con mucha propensión a derrapar (o a dar giros de campana si hay baches de por medio), pero es su forma de hacernos la puñeta y de que los accidentes sean más habituales en pos de la sangría.

Aquí el modo Carrera es parada obligatoria para saborear sus distintas propuestas sobre cuatro ruedas. Desde Carma Clásico, su inconfundible sello de identidad, en donde se entremezclan la idea inicial de competir en una carrera estándar hasta acabar destruyendo los coches rivales (porque resulta mucho más divertido así), hasta la alocada variante centrada en Puntos de Control aleatorios, o simplemente disputar Carreras a Muerte, sin ningún tipo de distracción. Mola.

No será ni el más bonito ni el más jugable del mundo, pero 'Carmageddon: Reincarnation' no engaña al jugador. Sabemos a lo que vamos. Sabemos que su esencia es pura y sanguinaria y que si buscamos acción sin complejos, aquí vamos a tener muchas tazas, tanto en solitario como en compañía (esto último no lo he probado, pero todo llegará). Aparte que luego están los distintos retos que nos planta el juego, como eliminar a todos los transeúntes de cada mapa, encontrar las piezas...

Lo único que me ha disgustado de forma evidente es el movimiento de la cámara si queremos saber lo que nos rodea, porque es algo brusca y puede llegar a marear. Ojalá la retoque Stainless Games.

Por lo demás, buscaba un buen regreso de 'Carmageddon' y lo he obtenido con creces. Y su versión final será más completa que esta beta que se lanzó hace unas cuantas semanas. La duda que nos queda luego es: ¿cuánto tendremos que esperar por su adaptación a consolas next-gen?

Plataformas: PC (versión analizada; en el futuro saldrá en PS4 y Xbox One)
Multijugador: sí, online y en LAN (seis jugadores)
Desarrollador: Stainless Games
Compañía: Stainless Games
Lanzamiento: 21 de mayo de 2015
Precio: 24,99 euros (Steam Early Access)

Sitio oficial | Carmageddon: Reincarnation

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio