Publicidad

Core es otra fantástica forma de abrir el mundo del desarrollo a todos sin importar edad, experiencia o el dinero que tengas en el bolsillo
Análisis

Core es otra fantástica forma de abrir el mundo del desarrollo a todos sin importar edad, experiencia o el dinero que tengas en el bolsillo

Primero fueron los mods, luego los editores de niveles, más tarde los motores de terceros y, cuando el mundo del desarrollo parecía haber alcanzado el cénit de su democratización, llegaron los juegos y plataformas de creación de juegos.

Mucho ha llovido desde propuestas como Net Yaroze, KUDO o Project Spark, pero la intención siempre ha sido la misma que en proyectos como Roblox o el modo creativo de Fortnite, llevar la creación de videojuegos a más gente. Core llega hoy a la Epic Games Store para dar el siguiente paso.

Hacer aún más fácil lo difícil

La plataforma, lanzada el año pasado en una alpha cerrada tras un proceso de desarrollo de cuatro años, nació de la mano de Manticore Games como un proyecto completamente distinto. El estudio buscaba crear un juego, sí, pero a base de añadir herramientas de personalización y mods pronto entendieron que era más interesante tomar otro camino.

El juego que estaban desarrollando en Unreal Engine pasó a mejor vida y en su lugar empezó la andadura de Core, una plataforma destinada a que gente sin experiencia pudiese crear, compartir y jugar sus propios videojuegos y los de la comunidad.

Una idea similar a la vivida con el éxito de Roblox, pero apuntando a un estilo visual mucho más cercano al que podríamos encontrar en Fortnite. Todo un acierto, si me preguntan a mí, por las espectaculares postales a las que ceden hueco los gráficos de algunos de sus juegos.

Ya hemos visto hasta dónde son capaces de llegar propuestas como Dreams, tanto a nivel visual como creativo, pero las diferencias entre el pantagruélico editor de Media Molecule y la plataforma de Manticore Games saltan a la vista. La principal baza de Core está en lo rematadamente simple que es crear un juego básico.

Create Town

Unity para dummies

Entre los objetos creados por la plataforma, las mecánicas publicadas por otros creadores y lo mucho que unos y otros han seguido añadiendo desde el lanzamiento, la posibilidad de crear tu propio Counter Strike acaba resultando tan simple como colocar cuatro edificios en el mapa y añadir el pack FPS que sume armas, físicas, ránking de muertes y toda la parafernalia que cualquier juego del género pueda incluir.

Acudir a lo básico y darle al botón de publicar para compartirlo con la comunidad es, en efecto, rematadamente simple. Una de esas ideas que parecen cosa de magia y con las que, antes de un posible éxito que ni siquiera sabemos si llegará, es fácil imaginar un futuro en el que creaciones en la plataforma puedan convertirse en éxitos fuera de ella.

Esa ilusión del YouTube de los juegos, y los youtubers de éxito detrás de ello, es precisamente la que Core está utilizando como reclamo. A más creadores, más y mejores juegos, y si esa lista sigue subiendo es inevitable que poco a poco vayan llegando nuevos jugadores que mantengan la plataforma viva.

Corecharactereditor

Monetizando la experiencia a base de skins, monturas y demás parafernalia con la que personalizar tu avatar, el gran reclamo de Core respecto a plataformas de la competencia es ofrecer un acuerdo de 50-50 respecto a los beneficios que pueda conseguir tu juego en la plataforma.

Muy útil, pero no milagroso

Para quienes ya estén dando palmas con las orejas imaginándose un futuro en el que le arrebatan la casa de las gominolas a Notch, cabe decir que la posibilidad de crear algo en Core de forma fácil y rápida realmente está ahí, pero tienes muchas posibilidades de acabar con otro juego clónico que no le interese a nadie.

El ir más allá para unir churras con merinas de cara a crear algo innovador es bastante más complicado y requiere no poco trabajo. Si tienes suerte lo único que deberás hacer es lidiar con un puñado de tutoriales y rebuscar entre una biblioteca de assets y opciones a la que no le vendría mal un generoso repaso.

Si no, lo más probable es que para acabar dando forma a tu idea te toque lidiar con Lua, el lenguaje de programación usado por el motor de Core. O acudir a la comunidad para dar forma a un proyecto colectivo en el que alguien pueda echarte un cable.

Masquerade

En cualquier caso, y pese a la necesidad de aterrizar un poco los sueños difíciles de cumplir, lo que innegablemente sí veo en Core es la excusa perfecta para formar a nuevos desarrolladores gracias a sus tutoriales, su Core Academy gratuita, y las continuas Game Jam con premios en metálico que organizan.

Mi paso por Core se ha limitado a ir saltando de contenido en contenido sin encontrar nada que me invite a quedarme, pero sí ha servido para ver ideas y juegos que de otra forma ninguna compañía habría aceptado a desarrollar.

Eso, a fin de cuentas, es lo realmente importante de una plataforma así. Y sea o no parte de su audiencia, cualquier propuesta destinada a abrir puertas al mundo del desarrollo, en vez de encerrar el medio entre matrículas de universidad y másters elitistas, será bien recibida.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio