Compartir
Publicidad
Cuanto más juego a la beta de Fallout 76, más me doy cuenta de lo verde que está en ciertos aspectos
Análisis

Cuanto más juego a la beta de Fallout 76, más me doy cuenta de lo verde que está en ciertos aspectos

Publicidad
Publicidad

Ayer aproveché para jugar muchas más horas a la beta de Fallout 76 y terminar misiones que se habían quedado a medias por culpa de los mensajes de aviso de cierre del servidor (cada beta tiene un horario muy limitado) y explorar, ya de paso, un buen puñado de zonas más alejadas del refugio 76 inicial.

He pasado por varias regiones (el mapa de Fallout 76 es cuatro veces más grande que el de Fallout 4, por cierto) y constatado lo mucho que pueden variar los enemigos entre ellas. Pero al ser una beta y haber jugado una sesión más larga en esta ocasión, he comprobado lo verde que está en ciertos aspectos.

El entusiasmo inicial empieza a decaer

021118 Fallout76 01

Debo decir que en mi primera partida de la semana pasada apenas encontré errores resaltables. Nada que ver con la sesión de anoche, con una caída del servidor, comportamientos cada vez más erráticos de los enemigos y unos glitches bastante hilarantes. Pero es que ya no me está divirtiendo tanto.

Al principio estaba entusiasmado con esa idea de ser el primer Fallout online, pero no es, ni por asomo, un MMO. Aquí no hay una cantidad de jugadores apabullante por servidor, tan solo 16 personas (al menos en la beta), pero sería un mal menor si el contenido fuese lo suficientemente interesante para todos.

La supresión de NPC en la historia y dejar que averigüemos qué ha pasado en esta Virginia Occidental ambientada en el Día de la Recuperación (25 años después de la caída de las bombas) mediante el uso (y abuso) de terminales, hace que el trasfondo pierda parte de su alma, al deambular por el páramo sin hablar con nadie y ver cada dos por tres cadáveres de lo que en su día fue gente importante y cumplir misiones a base de abrir baúles. Se hacía raro al principio y hasta cierto punto se aceptaba, pero al cabo de unas cuantas horas cansa.

Tampoco es que las misiones (por ahora) sean para tirar cohetes, porque suelen ser de recadero o de acabar con los enemigos de la zona. De estas últimas hay alta presencia en los eventos, con algunas que optan por pequeñas oleadas. Y fue precisamente en una de esas donde quedó patente que la IA hace aguas: los calcinados salían del mismo punto y se quedaban medio atontados sin saber muy bien qué hacer al estar a pocos metros de mi personaje en una cabaña.

Salvo que lleguemos a un pueblo donde estén parapetados en puntos clave y con ventaja estratégica (torres de seguridad o azoteas, principalmente), como en el del museo del Hombre Polilla, por lo general se suelen comportar de manera bastante alocada y/o torpe. Se nota mucho cuando no están en su "zona de confort".

Fallout 76 aún tiene mucho que mejorar

021118 Fallout76 02

Todo juego de hoy en día cuenta con muchísimas más variables a tener en cuenta que cualquiera del siglo pasado, de ahí que el porcentaje de errores en su lanzamiento pueda ser mayor. Y Fallout 76 tampoco es la excepción.

Bien es cierto que el juego no sale hasta el 14 de noviembre en PC, PS4 y Xbox One, pero sería muy raro que Bethesda Game Studios solucionase todos los problemas de su beta y llegase perfecto, porque ningún estudio lo logra. Siempre hay algún resquicio donde el juego encuentra un error inesperado.

Bethesda ya nos había advertido en esta beta pero no lo había sufrido en mis carnes de la misma manera que hasta ayer. Todo vino cuando inicié la búsqueda y captura de un Yao Guai legendario. Lo dañé hasta tal punto que comenzó a huir. Pero de repente me empezó a atacar algo que no veía. O no creía ver bien. Eran una especie de postes de luz que empezaron a perseguirme por el monte.

Poco después me percaté de qué eran en realidad: chuchos salvajes. Pero un peculiar glitch del juego hacía que su aspecto se estirase varios metros, dando la forma de palos gigantes. Saqué el tridente de fuego y ataqué al aire con la esperanza de matarlos a todos. Y costó bastante, pero acabaron cayendo.

Comprendo perfectamente que haya esta clase de errores (hasta me río con algunos, por lo inesperados que resultan), pero creo que el problema de Fallout 76 es de fondo. No puede sustentar su mayor atractivo en la gran riqueza de Virginia Occidental, con muchas más zonas a explorar respecto a Fallout 4, porque al final estamos haciendo misiones parecidas una y otra vez y el interés decae.

Fallout 76 es un juego que va a evolucionar mucho, como hizo TESO al inicio: tuvo muchos errores en su lanzamiento, pero a base de parches y expansiones como The Elder Scrolls Online: Morrowind, o la más reciente de Summerset, fue ganando muchos enteros. Y creo que este yermo mejorará si se deja reposar y crecer.

Porque tiene cosas que me han gustado, por supuesto. Más allá de la simple idea de poder juntarse con más gente, Virginia Occidental tiene localizaciones muy chulas y los desafíos (hay diarios, semanales, de personaje, supervivencia, combate, social y mundo) nos motivan a ser completistas de cara a la tienda oficial, donde podremos gastar esos átomos conseguidos por todo tipo de desbloqueables, desde cosméticos hasta gestos o mejoras del C.A.M.P.

¿Y vosotros, qué haréis? ¿Lo compraréis de salida o esperaréis?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio