Publicidad

Retroanálisis de Destruction Derby, caos y destrucción en la gran época de PlayStation
Análisis

Retroanálisis de Destruction Derby, caos y destrucción en la gran época de PlayStation

Publicidad

Publicidad

A raíz de probar Wreckfest a fondo hace un par de semanas, me dio por volver a recordar el mítico Destruction Derby del estudio Reflections. Uno de los títulos que acompañaron a PlayStation en su lanzamiento en occidente en el lejano 1995.

Por aquel entonces, habíamos visto muchos juegos de carreras con acción de por medio, pero el impacto que supuso esa obra del estudio inglés fue diferente, al centrarse en la modalidad "carrera de destrucción", donde todo valía con tal de ganar. Y como es su 25 aniversario, lo homenajeamos con un retroanálisis.

Con este juego no pasabas la ITV ni en broma

Destruction Derby

Destruction Derby fue el primer trabajo de los ingleses Reflections (Shadow of the Beast) en la generación de consolas de 32-bits, aparte de ser uno de los primeros juegos que salieron a las pocas semanas del debut de PlayStation en occidente.

Pese al impacto que supuso en su momento, no daba la sensación de que se aprovechase su potencia... y de hecho su secuela al año siguiente o Driver en 1999, también de Reflections, demostraron que se podía haber hecho más. Pero esto daba igual al ponerse a los mandos de cualquiera de los tres únicos bólidos disponibles, según nivel de dificultad (Rookie, Amateur o Pro) en cuanto a dureza.

Por su nombre, podría parecer que era un juego dedicado única y exclusivamente a destrozar los vehículos, pero no fue el caso. En varios de sus modos de juego, ganaba el que llegase primero a la meta. En otros, eso sí, ganaba el último en pie, como el modo que daba nombre al propio juego: un recinto a lo coliseo romano.

Destruction Derby mostraba, lógicamente, los destrozos en cada uno de los coches, teniendo diez partes donde se reflejaba el daño. Cuando llegaba a nivel crítico alguna de estas, podía empeorar radicalmente el control, como a la hora de girar o perder velocidad. Lo importante era que no sufriese la parte frontal, de lo contrario estábamos perdidos; de ahí el truco de frenar sobre el rival que teníamos detrás para ir mermando su carrocería. O bien recurrir al truco de ser invencibles.

Destruction Derby, para dar vueltas y mucho más

Destruction Derby

Controlar el nivel de daños de nuestro vehículo era vital para ganar las carreras, especialmente dentro del modo Wreckin' Racing, donde ganaba el que sumase más puntos. ¿Y cómo se obtenían esos Race Points? Pues o bien provocando virajes de hasta 360º sobre los rivales o destrozando completamente sus bólidos.

Era, con diferencia, la parte más divertida (y aleatoria) de todo Destruction Derby, junto con el modo que daba nombre al juego. Por algo se distanciaba de juegos arcade de la época, como Ridge Racer. El que quisiese competir sin más, para llegar a la meta antes que nadie, tenía el modo Stock Car Racing o directamente Time Trials, pero la satisfacción no era la misma. Aparte que pecaba de una escasez preocupante de opciones, al no poder configurar el número de carreras, competidores ni nada por el estilo: práctica, campeonato, duelo o multijugador.

Su problema, por otro lado, es que no contaba con pantalla partida para dos jugadores, sino que había que hacerlo mediante conexión por cable entre dos PlayStation. Obviamente, esto también se perdió con su inclusión dentro de la mini-consola PlayStation Classic. Su secuela, ni por cable: sólo un jugador.

Es curioso, porque el menos agraciado Destruction Derby Raw de Studio 33 lanzado en el año 2000 para la primera PlayStation sí que contó con modo multijugador a pantalla partida para cuatro personas, mientras que aquel Destruction Derby Arenas de PS2, a la postre el último de la saga, por desgracia, lo limitó a dos personas, pero con la opción de jugar online con mucha más gente.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

Sí, pero su fórmula se ha visto ampliamente superada, empezando por su propia secuela, donde los bólidos ya no estaban pegados (literalmente) al suelo. Y pese a todo, el primer Destruction Derby sigue contando con un encanto difícil de olvidar.

Destruction Derby

Destruction Derby

Plataformas PlayStation (versión analizada), MS-DOS, Saturn y Nintendo 64
Multijugador Sí, local (dos jugadores en red)
Desarrollador Reflections
Compañía Psygnosis
Lanzamiento 1995
Precio 4,99 euros (PSN)

Lo mejor

  • El nivel de destrucción para los coches
  • La tensión del modo Wreckin' Racing
  • O el caos total en el modo Destruction Derby

Lo peor

  • La cámara al dar marcha atrás
  • Parco en opciones
  • Que la saga lleve muerta desde 2004

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios