Compartir
Publicidad
Publicidad

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition: análisis

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition: análisis
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se suele decir que la paciencia lleva a la perfección. El ansia es muy mala consejera, y de eso hasta el mismísimo Diablo, encarnado en 'Diablo III', sabe algo, que tras muchos retrasos (iba a salir a finales de 2011 y acabó debutando en Mac y PC el 15 de mayo de 2012) experimentó caídas en su servidor debido al elevado tráfico, imposibilitando jugar tranquilamente al requerir conexión obligatoria.

Aunque ni esto, ni sus bugs iniciales o los ataques de los hackers impidieron que se vendiese a un ritmo imparable. Y después hubo que esperar más de un año entero hasta que debutó en consolas (PS3 y Xbox 360), llegando finalmente a este 2014, con su expansión 'Reaper of Souls' haciendo su entrada en Mac y PC el pasado mes de marzo hasta llegar a este 'Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition', nuevamente para consolas (incluidas PS4 y Xbox One), dando forma al producto que tendríamos que recibir desde un inicio al ser el lote definitivo de 'Diablo III'

Y es que a pesar de lo gran seguidor que soy de la saga, habiéndome ventilado el primer 'Diablo' en Playstation (¿recordáis que su partida ocupaba casi toda la Memory Card?), para después hacer lo mismo donde corresponde, en PC, que ahí era sin duda mucho mejor, y entrar con fuerza ya en su secuela, la cuál a día de hoy me sigue pareciendo la mejor, no ha sido hasta ahora cuando me he adentrado, por fin, en este 'Diablo III', el cuál me ha encantado y me ha tenido enganchado a la consola, aunque ya no sorprende. Al menos no del mismo modo que lo hizo la excelente secuela.

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition. Adaptándose a las mecánicas más actuales

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Todo resulta muy familiar, a pesar del gran cambio (a mejor) dentro del apartado estético, con mil y un detalles que en ocasiones harán que dejemos de luchar para contemplar el paisaje o simplemente algún bicho (arañas, serpientes, etc) que se pasea por la zona escapando de nosotros para que no lo pisemos. Esto sigue siendo 'Diablo', para bien y para mal. Al que no le gusten esta clase de hack'n slash mejor que mire para otro lado, porque sería absurdo hablar de comparaciones con otros RPG. Todos sabemos cómo es un 'Baldur's Gate'. Todos sabemos cómo es 'Skyrim'.

'Diablo', y por lo tanto este 'Diablo III: Reaper of Souls' de consolas, sigue siendo esa clase de RPG de juego más directo, con un número de habilidades más concretas para cada clase y con el que el point & click (aquí mediante un mando) de uso continuo será nuestro pan de cada día.

Las primeras sensaciones que he tenido con él, sin embargo, no fueron tan buenas. El comienzo se me hizo más lento de lo normal y me costó acostumbrarme a la interfaz de consola, aunque a la larga uno se adapta y resulta bastante práctica. Me han chocado, eso sí, las facilidades que nos dan los objetos respecto al 'Diablo II', por ejemplo. Aquí nos toparemos con un inventario que, por lo general, repondrá nuestra vida por segundo, por golpe o por muerte. De ahí que rara vez utilizaremos una poción (aquí con cooldown: el tiempo de espera tras cada uso). Me chocó sobre todo por eso, el decir que no he usado ni un par de pociones en toda la aventura y tener que cambiar a mitad de ella el juego a Difícil para que supusiese un reto mayor. Pero me siguió pareciendo un paseo.

Abruma con tanto nivel de dificultad

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Niveles de dificultad

Cuando lo ponemos en Maestro ya empieza a ser el Diablo que conocemos. Ahí nos darán la del pulpo.

Porque no me quise arriesgar desde el inicio. A fin de cuentas el nivel Difícil es el recomendado para "los jugadores que han adquirido un equipo sólido y están listos para enfrentarse a un reto mayor". Además 'Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition' ofrece una variedad adicional de niveles de dificultad (muchos de ellos, bloqueados desde el inicio hasta que alcancemos cierto nivel o cumplamos otro requisito) que nos reportarán muchas más recompensas. Y es ahí donde se disfruta.

No es que en Normal o Difícil no lo sea, sino que se disfruta en el sentido de que supone un verdadero reto al tener que controlar mejor nuestras habilidades y el saber cuándo es el momento para utilizar una poción. O el ir reduciendo efectivos del enemigo sin alertar a los de élite, que con ellos se desmadra la fiesta y nos suelen poner muchas trampas, sean venenosas, de fuego, muros, transportadores... Todo con tal de ponernos más trabas y que nos resulte más difícil movernos.

Y hablando de retos, una adición interesante de la expansión 'Reaper of Souls' de Mac y PC, y por lo tanto de este 'Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition', la tenemos en el modo Aventura tras pasarnos la campaña, ya que ahí tendremos cinco contratos por cada Acto, moviéndonos por todas las zonas que ya completamos en la historia (zonas que, como ya pasó con los anteriores 'Diablo', se generan de manera aleatoria en cada partida, siempre respetando cierto orden). Estos contratos tendrán un patrón similar: básicamente será exterminar cierto número de enemigos o derrotar a un jefe. Si lo hacemos bien, nos recompensarán con creces. Y además, por cada contrato nos darán un fragmento de piedra de falla, y cuando reunamos cinco podremos invocar una falla nephalem desde un obelisco nephalem que nos ofrecerá retos mayores.

Aunque si queremos un reto superior, nada mejor que seleccionar desde el inicio el modo incondicional, mediante el cuál nuestra muerte significará realmente nuestra muerte. Con un par. Y no estaría de más recordar la hazaña de Kripparrian en este sentido, y en una versión tempranera.

¿Qué tiene de especial esta versión de consolas?

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Como dije al inicio, cuesta un poco habituarse a la interfaz de 'Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition' al contar con más opciones que otros de la competencia. Pero tan pronto le pillamos el punto, resulta de lo más práctica. ¿Un ejemplo? Pulsando "arriba" en la cruceta digital recuperaremos una previa del último objeto que hayamos conseguido (como si un mensaje de chat se tratase), para ver si es mejor o peor que lo que tenemos equipado, pudiendo equiparlo, catalogarlo como chatarra o soltarlo con un simple botón. Y con ese pequeño menú desplegable podremos navegar con todo lo que hayamos conseguido hasta ese momento. Es una característica que tardé en utilizar, pero sin duda merece mucho la pena ya que nos ahorra valiosos minutos dentro del inventario.

Pese a que aún no me ha muerto ningún personaje, otra de las novedades de esta versión para consolas es el sistema némesis, mediante el cuál, cuando un monstruo nos aniquila, tiene posibilidad de invadir la partida de otros jugadores de nuestra lista de amigos. Aunque las novedades sociales no se quedan ahí: también tenemos el modo aprendiz, que aumenta el poder de los jugadores nuevos que jueguen con amigos de nivel superior, y el sistema de correo para compartir tesoros con ellos.

Aunque de entre todas las novedades de consola, como también el movimiento de Evadir o la ya comentada opción de equipar objetos rápidamente con la cruceta digital, lo que se lleva la palma es el modo cooperativo local a cuatro bandas. Ya lo tuvo el 'Diablo III' de PS3 y Xbox 360, y se repite en esta versión de PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One. Manteniendo, claro, la opción del modo online.

Si tenéis la suerte de poder reunir a tres colegas a cualquier hora, no hay nada más divertido en un 'Diablo' que hacerlo en compañía y viéndoles las caras. Y más de cerca y sin estar tapadas por un monitor. Que esto no es un ciber. Los cuatro en la misma habitación, con sus risas y empujones.

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition y esa incansable y variada lucha contra Diablo

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Lo que ya comparte esta edición de consolas con el original de Mac y PC son las altas dosis de rejugabilidad, tanto por el comentado modo Aventura, como por las seis clases de personajes (hombre o mujer) que tendremos a nuestra disposición. A saber: Bárbaro, Cazadora de Demonios, Maga, Médico Brujo, Monje y Cruzado (éste es el que vino en 'Reaper of Souls'). Lo curioso es que cada uno cuenta con su particular barra de maná (con distintos nombres: cólera, disciplina, odio, furia, etc) para lanzar sus ataques de habilidad. Y aquí tendremos muchas variantes a escoger entre ellas.

Lo bueno de esta versión para consolas es que cada una de las seis habilidades de base contará con su propia representación directa en un botón. Por lo que tendremos todas siempre a mano. Ahora bien, cada rama de estas habilidades contará con cuatro variantes, y dentro de estas cuatro habrá cinco bonificaciones que servirán para crear una clase más personal adaptada a nuestro estilo.

Y luego están las habilidades pasivas, donde la cosa se desmadra, aunque tan solo podremos tener cuatro activas a la vez (llegados a nivel 70). Y si jugamos en solitario podremos escoger entre tres seguidores, que por cierto, tendrán su propia historia, con una misión final para cada uno tras completar sus retos de charla, que nos ayudarán bastante en la gesta y que tendrán, lógicamente, su propio equipo (más simplificado), que deberemos gestionar, al igual que sus (pocas) habilidades.

Y también para ayudarnos en nuestra aventura tendremos al herrero, el encargado de ofrecernos las mejoras armas y armaduras y que podremos subir de nivel (hasta el 12) para que nos proporcione mejor equipo, al joyero, para combinar las gemas con el fin de poder engarzarlas en las armas u objetos que tengan huecos, y de ese modo mejorar significativamente sus parámetros de combate, y a la mística, otra de las novedades de 'Reaper of Souls', para encantar el equipo.

En definitiva, que aquí tenemos juego para rato y con tal de que os guste un mínimo la saga ésta es la mejor opción actual al incluir 'Diablo III' y su expansión 'Reaper of Souls' dentro del mismo lote y con esa opción del modo multijugador local a cuatro bandas. Un vicio altamente rejugable.

8,5

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Plataformas PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One (versión analizada)
Multijugador Sí, cuatro (online y local)
Desarrollador Blizzard Entertainment
Compañía Blizzard Entertainment
Lanzamiento 19 de agosto de 2014
Precio 39,99 euros (PS3 y Xbox 360) y 69,99 (PS4 y Xbox One; en Amazon está a 59,49 euros)

Lo mejor

  • Lo largo y variado que resulta
  • El modo Aventura
  • Esas partidas a cuatro bandas en modo local

Lo peor

  • Que haya ¡30 eurazos de diferencia! en PS4 y Xbox One respecto a PS3 y Xbox 360
  • Que se junten demasiados enemigos y no sepamos a quién le estamos pegando
  • Que hayamos tenido que esperar tanto en consolas para recibir la edición definitiva

Sitio oficial | Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos