Publicidad

Análisis de Dragon Quest XI S, una lección magistral de cómo bordar un JRPG que ya era sobresaliente
Análisis

Análisis de Dragon Quest XI S, una lección magistral de cómo bordar un JRPG que ya era sobresaliente

Publicidad

Publicidad

Cuando hemos mencionado en alguna ocasión que la recta final de año que le espera a Nintendo Switch es impresionante, no exageramos. Tan solo este mes ha recibido Spyro: Reignited Trilogy, Ni no Kuni o The Legend of Zelda: Link's Awakening, así que Square Enix se encargará de poner la guinda al pastel con el lanzamiento de Dragon Quest XI S: Ecos de un pasado perdido - Edición definitiva-.

La increíble saga creada por Yuji Horii ya cuenta con más de 30 años a sus espaldas y desde entonces no ha parado de fascinarnos con todas y cada una de las entregas que ha ido recibiendo hasta llegar a Dragon Quest XI, considerada como la mejor de todas las que se han publicado a lo largo de estas más de tres décadas.

Originalmente, en 2017, llegó a PS4 y Nintendo 3DS (esta solo en Japón) y el año pasado dio el salto a occidente en la consola de Sony y a nivel mundial en PC. En cuestión de unas horas los usuarios de Nintendo Switch por fin tendrán la oportunidad de hincarle el diente a esta gran obra maestra que viene acompañada por una enorme cantidad de novedades. ¿Serán suficientes para que merezca la pena volver a pasar por caja? Pues eso es lo que os invitamos a descubrir en el siguiente análisis.

El épico viaje del Luminario. Una aventura formidable

Dragon Quest XI S

A pesar de tratarse de una reedición mejorada, eso no quita que para algunos sea la primera vez que se adentren en esta aventura. De ser así debéis saber que lo que os espera es uno de los viajes más memorables y alucinantes que podéis encontrar actualmente en un JRPG, por lo que cualquier aficionado a esté género puede tener claro que no se sentirá defraudado.

Nuestro protagonista, el héroe que nosotros elegiremos cómo se llama, debe participar en un ritual que se lleva a cabo en su pueblo cuando se alcanza cierta edad. La ceremonia le permite descubrir una marca en su mano sobre la que se dice que representa la reencarnación del Luminario. En el pasado se trataba de un héroe que salvó el mundo de Erdrea de las amenazas que lo acechaban y por lo tanto eso puede implicar que el mal se avecina de nuevo.

A la hora de buscar respuestas acerca de este misterio, le acaban acusando de ser en realidad un ser temible que tiene como objetivo llenar el mundo de oscuridad, así que no le quedará más remedio que huir de sus persecutores. Por suerte para él, no estará solo en esta mágica odisea y por el camino irá conociendo a otros tantos compañeros que se unirán a su causa de obtener respuestas a su verdadero origen.

Dragon Quest XI S

El argumento es sensacional y no para de ganar puntos conforme va avanzando sin parar. El ritmo que tiene es perfecto y no pararán de producirse secuencias de lo más emocionantes que harán que nos entren más ganas todavía de saber qué ocurrirá a continuación. Por nuestra parte no vamos a entrar más en detalles porque sin duda es algo que merece la pena que viváis por vuestra propia cuenta.

Lo que sí os podemos asegurar es que el guion tal vez no sea el más original de todos. De hecho, habrá diversos momentos que son tan típicos de otros RPG que en nuestra cabeza nos anticiparemos a los acontecimientos, lo que no quita que sea una aventura digna de ser jugada y de las que enganchan de principio a fin durante las más de 60 horas que dura. Una cantidad que se puede ver incrementada considerablemente dependiendo de la calma con la que os los toméis o si os dedicáis a explorar todos los rincones.

El grupo que acabaremos formando estará compuesto por personajes muy variopintos y con unas personalidades muy bien definidas. La relación entre todos ellos y las conversaciones que mantendrán nos han encantado mientras nos dedicamos a explorar un mundo simplemente descomunal, con infinidad de zonas, pasando por campos, desiertos, castillos, mazmorras y multitud de lugares que nos invitarán a explorarlos de arriba a abajo por sus bellos paisajes y los tesoros que ocultan.

Dragon Quest XI S

Personalmente, a mí me encanta siempre perderme en este tipo de juegos y no dejar ningún rincón sin investigar, una manía que en este tipo de casos no me importa en absoluto llevarla a cabo. Además, en unos escenarios tan preciosos como estos, merece la pena más todavía, más que nada porque el apartado artístico es espectacular. Tal vez no sea lo mejor que se puede encontrar uno, pero al ser tan colorido y tan mágico, es imposible que no entre por los ojos al instante.

Incluso alguno de estos escenarios será como un laberinto, sobre todo en el caso de las mazmorras, donde nos esperan enemigos de todo tipo. Aun así, gracias a la posibilidad de saltar o trepar, todas las zonas invitarán más todavía a la exploración vertical con tal de descubrir cofres o si se oculta alguna recompensa en los lugares más insospechados. Es más, hasta el propio juego nos recomendará seguir este ejemplo en las ciudades para encontrar libros con los que aprenderemos recetas que nos servirán para forjar nuestras propias armas y armaduras.

Por otro lado, de vez en cuanto nos toparemos con ciertos personajes que solicitarán nuestra ayuda para llevar a cabo algunos objetivos secundarios. Estas misiones serán muy simples y fáciles de completar, algo que es de agradecer para no dejar de lado en ningún momento la trama principal o que perdamos el interés en ella.

Un sistema de combate tradicional que le sienta perfectamente

Dragon Quest XI S

He de decir que, tras jugar a varios RPG de acción a lo largo de este año, tenía ganas de probar una experiencia más clásica que me presentara unos combates por turnos, como es el caso de este Dragon Quest. Eso sí, los encuentros con estos enemigos no serán aleatorios, algo que en ciertos títulos acaba resultando una enorme molestia por la alta frecuencia con la que aparecen. En su lugar aquí se ha decantado por mostrarlos en el escenario.

Por lo tanto, será decisión de los propios jugadores el ir a por ellos. Tan solo bastará con entrar en contacto con estas criaturas para que comiencen unos combates que resultarán muy entretenidos. No obstante, antes de comenzar el enfrentamiento lo más recomendable es atizar a los enemigos para así asestar un golpe inicial, teniendo cuidado de que no sean ellos los que nos propinen el primer impacto.

En cualquier caso, las batallas, por mucho que sean opcionales, lo más recomendable es no pasarlas por alto para así ir ganando puntos de experiencia y puntos de habilidad, los cuales se podrán canjear en magias y otras capacidades pasivas para potenciar a nuestros personajes y que se vaya notando en ellos un progreso a lo largo de este periplo. En mi caso yo me limite a combatir contra todos los enemigos con los que me fui cruzando y fue más que suficiente para avanzar.

Dragon Quest XI S

La dificultad está muy bien llevada y puede que en ningún momento se complique demasiado, pero tampoco es un paseo. Está lo suficientemente bien llevada para que en nunca se haga cuesta arriba si, insistimos, no se pasa por alto la presencia de los enemigos por el mapa.

Una vez entramos en faena, durante los combates podremos atacar, utilizar magias, habilidades especiales u objetos. De primeras solo atacará nuestro protagonista y los demás serán controlados por la inteligencia artificial, a no ser que optemos por elegir nosotros las acciones que ejecutarán. Esto implica que se pueda seleccionar la formación y el tipo de comportamiento de cada personaje.

De decantarnos por tomar nosotros las decisiones, entonces seremos los que determinaremos qué hará cada uno en todo momento. Por el contrario, se puede establecer si queremos que sean más agresivos, más precavidos, utilicen ciertos ataques en momentos puntuales, etc. De todos modos, si no nos termina de convencer algo, se puede modificar la formación en cualquier momento.

Dragon Quest XI S

Mientras tanto, la cámara se centrará únicamente en nuestro héroe o en el resto de personajes que controlemos manualmente. Puede que estos combates transcurran en un área más o menos libre, pero movernos de un lado a otro no servirá de nada, tan solo para hacer tiempo mientras los demás realizan sus respectivas acciones. Llegado a cierto punto, si alguno de los miembros de nuestro grupo recibe demasiados golpes, entrará en el modo Concentración.

Gracias a esta función sus ataques se verán potenciados, pero sobre todo servirá para dar rienda suelta a unos movimientos combinados con unas técnicas realmente devastadoras. Algunas de ellas requerirán que más de un personaje se encuentre en este estado para que se unan juntos en una secuencia impresionante, ya sea para aplicar un ataque ofensivo, para causar efectos secundarios o también para proteger al resto del equipo.

Y si sois de los que ya habéis jugado a Dragon Quest XI en otras plataformas, podéis optar por elegir la Misión Draconiana al principio de la aventura. Esta característica añadirá una serie de taras a la partida, como no poder comprar objetos, que los enemigos sean más fuertes o que no se puedan equipar objetos defensivos, por ejemplo. Una buena forma de complicar todo más aún, aunque todas estas opciones se pueden quitar siempre cuando visitéis una iglesia.

¿Qué me deparará el juego en Nintendo Switch?

Dragon Quest XI S

El nombre de Definitive Edition hay que reconocer que le queda que ni pintado por su ingente cantidad de novedades que harán de esta edición un juego más completo aún si cabe. Una de las principales sorpresas la encontramos en su apartado sonoro porque esta vez las melodías las ha tocado una orquesta, algo que se nota por lo bien que se escuchan todos y cada uno de sus temas para obtener una banda sonora soberbia.

Pero la música no es lo único que ha recibido un cambio por todo lo alto. En esta ocasión contaremos con la opción de escoger las voces en inglés o japonés, que son las nuevas. En su momento ya nos pareció que el equipo de doblaje había realizado un trabajo formidable, pero con las voces en japonés no se han quedado atrás y a todos les sientan como un guante. Además, con los subtítulos al castellano es para aplaudir a sus responsables porque es otro aspecto que ha quedado redondo.

Otra de las grandes novedades está en la posibilidad de alternar entre los gráficos en 3D y otros más clásicos en 2D. Es importante destacar que para acceder a este modo es necesario acudir a una iglesia y guardar la partida (los únicos lugares donde salvaremos nuestro progreso), lo que hará que el apartado visual pase a ser uno similar a la de la época de los 16 bits.

Dragon Quest XI S

Sin embargo, no nos ha gustado el hecho de que la aventura no continúa en el mismo punto por donde estábamos. En su defecto nos lleva atrás hasta el principio de algún momento importante en la trama, por lo que se puede dar el caso de que tendremos que rejugar gran parte de la aventura si queremos comprobar qué tal le sienta este cambio visual. Sinceramente, como alternativa no está mal a tener en cuenta, pero habría sido mejor idea poder cambiar los gráficos cuando queramos o al menos que la acción continuara en el mismo punto donde estábamos.

Aun así, este no será el único cambio, porque con este modo aparecerán los encuentros aleatorios con los enemigos y en los combates elegiremos al mismo tiempo todas las acciones de nuestros personajes. Al menos, aquellos que estén más satisfechos con este cambio estético, tendrán la posibilidad de adentrarse en unos mundos alternativos para jugar una serie de misiones secundarias nuevas que estarán basadas en otras entregas de la saga Dragon Quest.

Con esta medida el argumento se amplía mucho más, a lo que se sumará el hecho de que se han introducido unas cuantas historias que debutarán en este juego y estarán dedicadas a los distintos personajes principales. No os vamos a especificar en qué momento ocurrirá, pero estas subtramas nos permitirán conocer más información acerca de la historia de cada uno de ellos y así de paso cambiar a nuestro protagonista durante un tiempo para ofrecer una experiencia diferente.

Dragon Quest XI S

Si bien todos estos cambios son los que más destacan o los más esenciales, también se han incorporado otras novedades menores que son bastante resultonas. Por ejemplo, la velocidad del juego se podrá aumentar en distintos niveles para que todo vaya más rápido y por supuesto seguiremos contando con la posibilidad de correr y llamar a un caballo para cabalgar a toda velocidad por los exteriores. 

Además, también podremos subirnos a lomos de nuevos tipos de enemigos que vayamos derrotando. Cada uno de ellos presumirá de ciertas habilidades especiales que resultarán de gran ayuda al desplazarnos por el mapa, aunque por el contrario en las batallas no nos echarán un cable. Y por si no fuera suficiente su presencia, esta vez nuestro protagonista sí estará acompañado por el resto de miembros del grupo a la hora de ir de un lado para otro, lo que los permitirá hablar con ellos cuando queramos sin tener que ir al menú para ello.

En cuanto al apartado gráfico, la versión para Nintendo Switch no luce tan bien como en PS4 o PC por su resolución, porque los gráficos no están tan bien definidos o porque a veces se nota bastante el popping en ciertos elementos del escenario, pero una vez te pones a jugar y te dejas llevar por este mágico mundo, te olvidas de estos detalles porque el apartado artístico sigue siendo sobresaliente. Cabe destacar que gran parte de este mérito se lo lleva Akira Toriyama por el diseño de los enemigos y sus simpáticas animaciones.

La opinión de VidaExtra

Dragon Quest XI S

El año pasado cuando analizamos Dragon Quest XI ya mencionamos que era un juego que nadie debía perderse y si tenéis una Nintendo Switch es una compra más que recomendable. Es un JRPG sublime con el que las horas se pasan volando y cuyo contenido se ha ampliado una barbaridad por la enorme cantidad de misiones y aventuras nuevas que nos ofrece esta edición.

Sobre todo, el hecho de poder llevarnos el juego a cualquier parte hace que su compra sea algo de lo que no os arrepentiréis. Da igual que seáis unos recién llegados a la saga, llevéis más de 30 años disfrutando de Dragon Quest o ya lo tengáis en otras plataformas, porque siempre merecerá la pena acompañar a nuestro héroe en esta mágica odisea que vuelve a coronarse como un JRPG inolvidable.

Imprescindible

Dragon Quest XI S

Dragon Quest XI S: Ecos de un pasado perdido -Edición Definitiva-

Plataformas Nintendo Switch
Multijugador No
Desarrollador Square Enix
Compañía Square Enix
Lanzamiento 27 de septiembre
Precio 54,90 euros

Lo mejor

  • La historia es de diez con unos personajes encantadores.
  • Volver a explorar el mundo de Erdrea con sus brillantes escenarios.
  • La enorme cantidad de novedades de esta edición.
  • La banda sonora orquestada es una auténtica delicia para los oídos.

Lo peor

  • La dificultad podría haber sido un poco más alta.
  • El hecho de tener que rejugar parte de la aventura al optar por el modo 2D.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir