Publicidad

Análisis de F1 2019: el máximo aspirante a mejor juego de conducción de este año también supone el salto de calidad de la saga
Análisis

Análisis de F1 2019: el máximo aspirante a mejor juego de conducción de este año también supone el salto de calidad de la saga

Publicidad

Publicidad

En cuestión de conducción, Codemasters se ha convertido en referente incuestionable. Su secreto a voces es tan simple como crear una experiencia a medida para cada gran categoría del mundo del motor competitivo. Lo cual explica, en parte, lo logrado con F1 2019: la nueva cita en PC y consolas con la Fórmula 1 es el sueño de cualquier apasionado por la máxima competición de automovilismo internacional. 

En lo jugable F1 2019 es impoluto, capaz de ofrecer esa sensación de velocidad y tecnicismo que desea cualquier apasionado por el automovilismo independientemente de su destreza. Existe un generoso desglose de ajustes para que nadie se quede fuera, pero también para que los sibaritas por la simulación se pierdan modificando las características de control y su monoplaza. Pero es que, además, en cuestión de detalles la nueva edición viene Full Equip

Ahora bien, el verdadero logro de de F1 2019 es cómo aborda e integra una triple experiencia: de partida, y como en entregas anteriores, no sólo te invita a vivir el campeonato desde dentro, sino que también abre la puerta -de manera proactiva- a la experiencia competitiva dejando un merecido espacio para que alucinemos con la sensación de velocidad y el grado de fotorrealismo. 

 F1 2019 no sólo te invita a vivir el campeonato desde dentro, también abre la puerta a la experiencia competitiva

A lo que hay que sumar, claro, una ráfaga de mejoras que no pasan inadvertidas, vengas o no de las ediciones pasadas.  

Un conjunto de factores que, sumados a que Microsoft le vaya a dar descanso a su saga Forza, lo ponen en una posición privilegiada a la hora de competir por ser el mejor juego de conducción del año, si descartamos las alegres propuestas de karts de Crash y Sonic. 

Así, el único capaz de hacerle sombra a F1 2019 en cuestión de motor -hasta la fecha- es Dirt 2.0. Aunque claro, la experiencia de la categoría reina del automovilismo tiene un encanto propio.

Carrocerías centelleantes, bestias "bajo el capó" y escenarios para quitarse el sombrero

Si bien el estudio británico lleva una trayectoria fijada y en constante ascenso desde F1 2017, la nueva entrega supone el mayor revulsivo de cara a la franquicia. A poco que hayamos jugado a la edición anterior seremos testigos de un salto visual que brilla con luz propia en circuitos con un nivel de detalle superior y que en todo momento están al servicio de la fidelidad. 

Contábamos de antemano con que los monoplazas serían réplicas exactas de sus contrapuntos reales. Da igual qué cámara prefieras usar y las horas que le hayas dedicado, la sensación de estar constantemente en una retransmisión televisada no desaparece, y eso es muy bueno. 

De hecho, no solo se ha implementado un sistema de repeticiones inteligente que nos hará dejar el volante o el mando apartado, sino que su modo foto saca a relucir el músculo visual que Codemasters ha ido trabajando de manera progresiva con cada nueva entrega. 

Screenshot 016

Y no estamos hablando del modo magistral en el que quedan reflejados los vehículos de F1 2019 en pantalla, que también, sino en los detalles como el impacto real de la climatología y la iluminación en lo visual (y jugable) los gestos de nuestro piloto al volante o ese culto al detalle que queda generosamente expuesto con el monoplaza impoluto, en sus desperfectos o cuando lo destrozamos. Y luego, claro, está el tema de sus escenarios.    

A fin de cuentas, la mitad del encanto de F1 2019 reside en conseguir replicar cada tramo, cada detalle y cada elemento. Desde el ambiente de las gradas hasta la presencia de los técnicos de las escuderías, pasando por una asombrosa recreación de los yates del emblemático Mónaco. 

Codemasters replica cada tramo, cada detalle y cada elemento. Desde el ambiente de las gradas hasta la presencia de los técnicos de las escuderías

En ese aspecto, esta entrega iremos generosamente servidos: Codemasters no se ha limitado a cumplir con unas réplicas impecables de los 21 circuitos oficiales de la temporada, sino que se ha excedido (para bien) a la hora de integrar vida a cada escenario. A lo que hay que sumar el extra de contar con todas las licencias oficiales de la F1 y la F2. Una responsabilidad frente a los fans que cumplen con la misma pasión que éstos desean ver. La otra mitad reside en la experiencia al volante.

F1 Monaco 01 2019

F1 2019 ofrece un amplio catálogo de niveles de dificultad que, además,  podremos personalizar en todo momento. Codemasters nos lo propone una experiencia exigente pero muy asumible, de modo que siempre podremos delegar algún aspecto como conductor mientras nos aclimatamos al juego y memorizamos la trazada perfecta de cada curva. 

A partir de ese punto podremos ajustar el realismo que deseamos abordar, no solo reclamando un mayor control y precisión de lo que ocurre en nuestra plaza de manera progresiva, sino también ajustando todos y cada uno de los detalles de nuestro vehículo para obtener el rendimiento óptimo de cara a las exigencias de cada circuito.           

A la hora de hacer este análisis volvimos a encontrarnos con esos recursos que tan bien integran los de Southham en el conjunto: si bien la experiencia le queda como un guante de seda a los volantes, aprovechando los botones extra para acceder a una rápida visualización del estado de nuestro monoplaza, a golpe de mando se deja querer muy bien e incluso vuelve a integrar el sistema de comunicación con nuestro equipo a través del micrófono del DualShock.

Screenshot 007

Como resultado, tenemos una experiencia que trasciende el fotorrealismo para adentrarse en el terreno de lo inmersivo, y que -en un mismo movimiento- no nos exigirá la destreza de un corredor profesional para disfrutarlo en conjunto. Aunque también se incentiva generosamente que mejoremos nuestras aptitudes. Sobre todo, con su renovado modo campaña. 

De Ayrton Senna a los eSports, pasando por el debut de ensueño de la Fórmula 2

Contar por delante con todas las licencias de la FIA en cuestión de Fórmula 1 y Fórmula 2 es mucho más que un reclamo. Es la garantía de que tendremos a nuestra disposición todos los contenidos relacionados con el Campeonato Mundial de Fórmula 1 y todos sus grandes premios, escuderías y circuitos. Y F1 2019 no se limita a sacar ventaja de esto, sino que se propone sumergir al jugador en la experiencia competitiva definitiva, tanto en el offline como en el online.

De partida, F1 2019 recupera el modo campaña que vimos en las dos entregas anteriores. Porque crear nuestros propios eventos al gusto está bien, sobre todo a través de una interfaz renovada y tremendamente sencilla de entender a la hora de acceder a todas las posibilidades, pero el plan de Codemasters no es que nos limitemos a echar una partida los fines de semana para caldear motores de cara a las competiciones oficiales: el objetivo es invitar al jugador a jugar cada día. Y ha dado con la tecla.   

Screenshot 004

La integración de la Fórmula 2 es mucho más que un compendio de vehículos, casas y normativas que se han integrado en el conjunto, será el punto de partida del renovado como campaña. Nuestro objetivo, ponernos en el radar de las grandes escuderías y ascender a la categoría reina del automovilismo. Para lo cual, además, deberemos jugar en equipo.

La carrera está a tres vueltas de terminar y estás cuarto en lo relativo a las posiciones. Puedes ver el alerón de tu rival más cercano, pero no esa curva que te permita adelantarlo. De pronto, tu equipo te habla: tu compañero quiere adelantarte y te piden que lo dejes pasar. Quizás podías aspirar al podio y mojarte de Champagne, pero esta vez te interesa más sumar puntos. Así funciona la F2. Así son los primeros compases del modo campaña.

 El jugador estará completamente integrado en los circuitos,  experimentando esa exquisita sensación de conseguir la trazada perfecta  

Como en entregas anteriores, F1 2019 quiere hacer que el jugador esté completamente integrado en los circuitos competitivos, y eso implica fichar por escuderías reales, mantener una trayectoria estable frente a los colosos de la disciplina y, por supuesto, experimentar esa exquisita sensación de conseguir la trazada perfecta y adelantar de manera impecable en un contexto que realmente nos importe cada resultado. 

Screenshot 002

Así, la campaña encuentra su contrapunto perfecto como experiencia en la nueva manera de abrazar los eSports, creando un entorno competitivo óptimo y dándole visibilidad y presencia en la interfaz a toda clase de eventos, algunos de ellos inspirados en las competiciones reales del actual Mundial. Pero, a la vez, invita constantemente a los jugadores a volver y medir sus habilidades. Y, por supuesto, a mejorar como pilotos. Una apuesta en firme por la rejugabilidad.

Codemasters ha estado muy bien a la hora de iniciar el juego dejándonos crear un piloto virtual. A fin de cuentas, no solo será nuestro avatar a la hora de competir en el modo campaña, sino que será nuestra carta de presentación de cara a la faceta de eSports de esta entrega. Aunque claro, también será la excusa perfecta para invertir ese crédito que obtengamos compitiendo a base de personalizaciones para nuestro mono, casco y vehículo reglado. 

Aunque claro, si añoras los monoplazas y la esencia de la competición clásica también irás muy bien servido: junto con los contenidos totalmente licenciados de F1 2019 y los de una F2 2018 que serán actualizado gratuitamente de cara a la próxima temporada, Codemasters ha vuelto a poner sobre la mesa los monoplazas clásicos. Los más icónicos. Y eso al renovado modo Grand Prix en el que nosotros podremos asignar la lista de eventos e incluso la climatología, le sienta de maravilla.

Screenshot 015

Desde el legendario Renault de 2006 con el que Fernando Alonso conquistó la máxima competición de automovilismo internacional al revivir de la rivalidad entre Ayrton Senna y Alain Prost dándonos acceso a sus respectivos McLaren MP4/5B de 1990 y el Ferrari F1-90. 

Leyendas de cuatro ruedas recreadas hasta el más ínfimo detalle y con los que exprimir todo el partido al sistema de repeticiones, el modo cámara o el un modo museo tal vez que podría haber tomado nota de alguna que otra funcionalidad de la saga Forza.    

La opinión de VidaExtra: el mejor juego de conducción de 2019 hasta la fecha

Existe una gran diferencia entre cumplir y exceder las expectativas, y en F1 2019 queda patente que Codemasters no se ha limitado a hacer las tareas. 

La sensación de auténtica velocidad, la experiencia al volante personalizable, la riqueza de cada escenario y el profundo contraste entre los tres modos principales (Campaña, eSports y Grand Prix) quedan exitosamente atados y envueltos con todas las licencias oficiales y una rejugabilidad a prueba de bombas y, sobre todo, la sensación de estar ante la entrega más ambiciosa de toda la serie.

Screenshot 017

Entonces, ¿es F1 2019 perfecto? Bueno, el multijugador offline pasa a ser vía LAN, lo cual es perfecto para los torneos y competiciones, aunque aquellos que tenemos al menos dos mandos en casa nos quedaremos sin nuestros piques de sofá. Un punto a en contra frente a otras alternativas de conducción, aunque sean de espíritu desenfadado y de corte más cartoon. 

Codemasters ha sabido excederse (para bien) a la hora de plasmar y transmitir la pasión por la Fórmula 1

Si tenemos en cuenta que en lo que resta de año esperamos ver los regresos de Need For Speed y Grid, podemos afirmar categóricamente que F1 2019 ya se ha colado en el podio de los mejores juegos de conducción. Y no por la ausencia de Forza, sino por el modo en el que Codemasters ha sabido excederse, plasmar y transmitir la pasión por la Fórmula 1 en una entrega que ya tenía muchos fans ganados solo por el hecho de contar con el sello de la FIA. 

Fans que, por cierto,  verán colmadas sus expectativas este año.

F1 2019

F1 2019

Plataformas PS4 (versión analizada) Xbox One y PC
Multijugador
Desarrollador Codemasters
Compañía Codemasters
Lanzamiento 28 de junio de 2019
Precio 64,90 euros

Lo mejor

  • Una jugabilidad ambiciosa pero adaptable a cualquier fan de la F1
  • El apartado visual es sublime, desde los monoplazas a los circuitos
  • La ventaja de contar con todas las licencias de las temporadas actuales de F1, F2 y los automóviles clásicos
  • El paso al frente de cara a los modos campaña y eSports, redondeado con una interfaz muy amigable

Lo peor

  • Nada de competiciones a pantalla partida. El multijugador local es vía LAN
  • Si quieres empezar el modo carrera en Ferrari o McLaren vas a tener que ganártelo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir