Publicidad

Retroanálisis de Flashback, la otra joya de Delphine Software que nos maravilló en 1992
Análisis

Retroanálisis de Flashback, la otra joya de Delphine Software que nos maravilló en 1992

Publicidad

Publicidad

Uno de los videojuegos que más me alucinaron a comienzos de los noventa fue aquel Flashback de Delphine Software. Parecía una evolución de lo visto en el revolucionario Another World, lanzado un año antes a cargo del mismo estudio, pero eran dos juegos diferentes, por mucho que compartiesen la misma estética.

Gozó de una secuela completamente en 3D (Fade to Black) que obtuvo un reconocimiento notable (su apartado gráfico hoy en día nos resultaría de lo más primitivo y el control, mejorable), hasta que Ubisoft intentó un remake en 2013 con pésimo resultado. Hoy queremos recordar la obra original del lejano 1992.

Hora de aventuras... hostiles

Flashback

El año pasado, Microïds sacó en consolas y PC una edición conmemorando su 25 aniversario donde facilitó ligeramente la aventura al introducir una función para rebobinar la partida tras una muerte, pero eso no evitó que siguiese siendo un juego de lo más exigente que requería mucha memoria y cautela en cada zona.

Ambientado en un futuro muy lejano (2140) y en un paraje desconocido (Titán) tras una huida, nos despertábamos controlando al humano Conrad Hart, completamente amnésico. La jungla sobre la que nos movíamos al inicio resultaba de lo más hostil, puesto que estaba plagada de unos seres que no dudaban en dispararnos a las primeras de cambio, incluso unos robots pequeños. Eso y varias trampas, por supuesto. Pero al menos Flashback contaba con un control algo más pulido que Another World y con más movimientos.

Ya no era una aventura sin diálogos, pero sí que tenía situaciones bastante crípticas que requerían por nuestra parte el ensayo y error hasta averiguar qué había que hacer. Podía ser algo tan simple como dejar una piedra en un sensor de movimiento para activar una puerta o un ascensor, hasta calcular al milímetro cada salto o cada paso para contar con una posición estratégica respecto al enemigo. Porque íbamos a ciegas al avanzar por cada pantalla.

Flashback tenía, además, pinceladas de aventura gráfica al tener que gestionar el uso de diversos objetos y dialogar con varios supervivientes, los cuáles nos pedían algunas misiones a cumplir, recompensándonos por ellas en forma de objetos necesarios para nuestro progreso o dinero (igualmente útil).

Flashback, un juego que te marca de por vida

Flashback

Sin una introducción tan asombrosa como la de Another World, Flashback compartía esa sensación de misterio dentro de un entorno desconocido y llegaba a superar al clásico de 1991 en diversas facetas, como un uso más inteligente de los objetos, obligándonos a pensar más y a fijarnos con más ahínco en los detalles del escenario, porque podía haber algún elemento muy escondido.

Era, a su vez, una aventura cuyas regiones variaban de forma notoria el formato del propio juego, como esa segunda fase con un alto grado de misiones secundarias para obtener dinero mientras se iba destapando todo el pastel de los seres que nos intentaban dar caza a toda costa. Y aquí muchos dimos buena cuenta en su día de los mapas que publicaban las revistas, para no perdernos, ya que el juego carecía de esas ayudas. Su reedición los trae en el manual, por cierto.

Fue curioso, a su vez, lo de la banda sonora, gran ausente durante buena parte de la historia, salvo a la hora de enfatizar ciertas acciones o situaciones durante unos brevísimos cinco segundos, por lo general. Tan solo se mostraba más duradera en las sensacionales cinemáticas, con ese estilo tan característico de Another World.

Pocos en su día llegaron a completar la aventura debido a lo complejo que resultaba en ciertos tramos y los pocos puntos de control que había a lo largo de todo el juego (al menos los passwords ayudaron a continuar desde el inicio de cada región), pero poco importó. Fue, indudablemente, la otra gran joya que nos dejó Delphine Software a comienzos de los noventa y muy pronto contaremos con un lote muy especial de estos dos clásicos.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

Mejor que Another World, desde luego. Sigue habiendo cierta tosquedad y lentitud en su control por lo que se destilaba en la época (desde aquel Prince of Persia de 1989, de hecho), pero la magia de su universo nos sigue atrapando a poco que iniciemos la partida para ver hasta dónde llegamos. Todo un clásico de los 90.

Flashback

Flashback

Plataformas Amiga 500 (versión analizada), Mega Drive, MS-DOS, SNES, 3DO, CD-i, etc... hasta Nintendo Switch, PS4, Steam y Xbox One
Multijugador No
Desarrollador Delphine Software
Compañía U.S. Gold
Lanzamiento 1992
Precio 19,99 euros

Lo mejor

  • Gran sucesor espiritual de Another World
  • Su desafiante y hostil universo
  • Lo mucho que nos hacía pensar en ciertos tramos
  • Jugablemente, fue mejor que el clásico de 1991...

Lo peor

  • Aunque hoy el control resulte un pelín tosco
  • La casi nula presencia de su banda sonora

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir