Análisis de Guilty Gear Strive: Heavy Metal al estilo Arc System Works
Análisis

Análisis de Guilty Gear Strive: Heavy Metal al estilo Arc System Works

Sin rodeos ni florituras: Guilty Gear Strive es la mejor entrega de toda la saga. Tan explosivo en sus formas como acertado en sus cambios. Una evolución valiente e integral de aquel Guilty Gear con el que Arc System Works nos voló la cabeza hace más de dos décadas, deslumbrando a través de sus nuevas fortalezas hasta lograr que cada partida, cada ronda y cada combo bien ejecutado sea puro rock 'n' roll.

Porque cada combate de Guilty Gear Strive es un espectáculo. Un magnífico festín audiovisual que sirve como pretexto para que las espadas de Sol Badguy y Ky Kiske vuelvan a cruzarse entre chispas, explosiones y llamaradas al son de una brutal Banda Sonora. Un regalo para los apasionados por los juegos de lucha y, a la vez, la mejor puerta de entrada a la propia saga.

Dicho de otro modo: si bien, la excelencia de la serie Guilty Gear está fuera de duda, hasta ahora su muy exigente curva de aprendizaje ha sido su propio talón de Aquiles. Los jugadores casuales han estado prácticamente indefensos en los niveles medios y altos de dificultad al jugar offline y apenas tenían opciones en el online. Como resultado, la saga de Arc System Works se ha considerado más o menos de nicho entre los juegos de lucha. Hasta ahora.

Así, en Guilty Gear, no basta con hacer súpers y Overdrives o machacar botones y palancas a lo loco: para exprimir al máximo el juego hay que aprovechar los Roman Cancels, buscar los bloqueos perfectos y dominar la movilidad en tierra y aire. En Guilty Gear Strive eso no ha cambiado, faltaría más, pero ahora no se penaliza tanto al jugador casual, y eso abre puertas muy interesantes.

Únete al servidor oficial de VidaExtra en Discord

Como resultado, tenemos un juego que sabe moverse con maestría entre todo aquello que hace única a la saga Guilty Gear y las zonas comunes de los juegos de lucha en 2D como Street Fighter o The King of Fighters. Con personajes detalladísimos y colmados de carácter, escenarios que desbordan vida y una jugabilidad sólida, flexible y con mucho margen para ser creativos. Y es que Guilty Gear Strive alcanza la excelencia en todos y cada uno de sus aspectos.

Lo cual nos lleva a la pregunta de rigor: ¿Qué posibilidades tiene Guilty Gear Strive de igualar o superar el éxito de juegos como Street Fighter V, Dragon Ball FighterZ o Tekken 7 en su propio terreno? Lo cierto es que Arc System Works ha puesto unos cimientos muy sólidos para medirse en igualdad de condiciones con los mejores exponentes de la lucha en consolas y PCs y, en el proceso convertirse en el primer gran juego de lucha de la década.

Guilty Gear Strive: Heavy Metal al estilo Arc System Works

Guilty Gear Strive 20210607202700

Arc System Works lo dejó claro desde su potente carta de presentación: el objetivo de Guilty Gear Strive siempre ha sido ofrecer un nuevo capítulo de su saga estrella con la capacidad de atraer por igual tanto a los fans de los juegos de lucha como a cualquiera que quede prendado del espectáculo que se manifiesta en pantalla. Un doble desafío que los de Yokohama han pasado con nota.

Tras numerosas expansiones de Guilty Gear Xrd, la saga de lucha inicia una nueva época en la que los cambios no solo se lucen en pantalla a través de personajes y animaciones elaborados con un mimo y una destreza casi artesanal; sino que se palpa a los mandos: los golpes ganan mucha más contundencia y las cadenas de combos son algo más cortas. Y eso, a la larga, acaba siendo un acierto.

No es que Guilty Gear Strive se haya aclimatado a las sensaciones de juego de Street Fighter, o más bien DarkStalkers, sino que Arc System Works ha reequilibrado valores concretos como el daño infligido, el peso de determinados luchadores o la capacidad de conectar determinados ataques, de modo que los combates acaban ganando más emoción sin sacrificar ese espectáculo de luces y explosiones que acaba llenando la pantalla.

Screenshot 4695

Partiendo de esa premisa, los veteranos de la saga y los más curtidos seguirán teniendo los mismos recursos que les darán esa ventaja que los desmarca del resto: a través de un muy ajustado sistema de zooms, los Roman Cancels no solo retienen sus brutales posibilidades, sino que ganan una presencia espectacular. Y lo mismo se aplica a todas las mecánicas de nivel medio y avanzado del juego.

En este aspecto, si bien Arc System Works descarta en rotundo incorporar un sistema de autocombos como el visto en Dragon Ball FighterZ o Granblue Fantasy Vs., apuesta muy fuerte por dar ayudas y recursos al jugador que quiera profundizar en el juego a base de tutoriales, sistemas de prácticas y hasta misiones con las que no solo dominaremos a nuestro personaje, sino que nos revelarán las flaquezas de cada adversario.

Por supuesto, el apartado artístico está tan cuidado como el jugable: el Unreal Engine vuelve a marcar la diferencia a través de personajes tan enormes como detallados, unas expresividades faciales alucinantes y unas animaciones y gestos, tanto en ataque como en reposo, que extienden la presencia y la personalidad de cada luchador.

Y ojo, que como verás justo abajo, Guilty Gear Strive luce prácticamente igual de bien en PS5 y PS4.

Guilty Gear Strive 20210607225221
Así luce Guilty Gear Strive en PS5
Guilty Gear Strive 20210607185123
Así luce Guilty Gear Strive en PS4

No es que no haya diferencias entre las versiones del juego para los sistemas de actual y nueva generación: existe un salto de resolución que se nota en pantalla y se manifiesta en los detalles más sutiles y los planos cortos. Además, los tiempos de carga ultra-rápidos hacen que las cargas a la hora de iniciar partida en PS5 queden reducidas a dos o tres segundos. Literalmente.

Con todo, Guilty Gear Strive se enfrenta al problema -y desafío- de toda nueva entrega principal de cualquier juego de lucha: reducir la cantidad de personajes de la edición más completa o expandida a un panel inicial de seleccionables que irá creciendo a base de DLCs. Y eso, inevitablemente,  implica tanto ausencias sonadas como incorporaciones que deben ponerse al mismo nivel de los favoritos de siempre.

En este aspecto, la selección de luchadores de salida de Guilty Gear Strive se ha fijado en 15 personajes, dos de los cuales han sido creados para la ocasión:

Screenshot 4699
  • Nagoriyuki es un samurai de tez morena y habilidades vampíricas. Su estilo de juego es táctico, con golpes certeros que se benefician del alcance de su enorme tamaño en pantalla. Además, es capaz de absorber la sangre a través del filo de su espada.
Screenshot 4698
  • Giovanna es una agente de las fuerzas especiales que lucha acompañada del espíritu de una loba. Su estilo de combate se basa totalmente en el cuerpo a cuerpo, siendo especialmente peligrosa en las distancias cortas.

Si hacemos las cuentas, veremos que de los 25 personajes personajes de Guilty Gear Xrd Rev 2 (lanzado en 2017) regresan aproximadamente la mitad. Hay ausencias que no pasan desapercibidas, claro, como Baiken, Jam Kuradoberi o Johnny, pero el contraste de técnicas juega totalmente en favor de una selección de luchadores tan rotunda como interesante.

Guilty Gear Strive 20210607225015

Dicho lo cual, la versión Deluxe de Guilty Gear Strive incluye como gran incentivo el primer Pase de temporada, el cual sumará cinco personajes extra -con al menos un rostro nuevo- dos escenarios adicionales y una nueva trama argumental para el épico modo historia. Un modo que, por cierto, en esta entrega se aborda de manera poco convencional.

Un nuevo capítulo para la saga Guilty Gear, pero no una página en blanco

La saga Guilty Gear no solo se caracteriza por su soberbia jugabilidad o el mimo que se le da al exquisito apartado visual y su potente banda sonora: cada entrega tiene un trasfondo argumental muy denso, y Guilty Gear Strive no es la excepción.

El futuro que nos pinta Arc System Works no es precisamente optimista: una crisis tecnológica y el descubrimiento de una fuente de pura energía que pasará a ser conocida como la magia pasarán a poner en jaque a la propia humanidad. En mitad de ese caos surgirá una nueva clase de seres artificiales: los Gears.

A finales del siglo XXIII, la caprichosa viajera en el tiempo I-No ha liberado un misterioso ser que yacía oculto en una de las fortalezas más custodiadas del reino de Illyria (lo que actualmente es en buena medida Europa y una gran parte de Asia). Ante esto, los tres reyes de Illyria deciden intervenir, y  Ky Kiske, el primero de los reyes, sabe exactamente en quién delegar esta complicada misión.

Sol Badguy, un cazarrecompensas inmortal que se gana la vida atrapando a maleantes de medio pelo, volverá a verse envuelto en una espiral de acontecimientos en los que deberá poner a prueba su fuerza bruta y, ya puestos, su nuevo juguete: el Outrage MK II. Mientras tanto, nuevos intereses y facciones de piratas, clanes ninja y poderosas naciones comienzan a mover ficha ante un gran acontecimiento a escala mundial.

A diferencia de las anteriores entregas y de la práctica totalidad de juegos de lucha, el modo historia de Guilty Gear Strive es completamente cinematográfico. Es decir, los acontecimientos no se intercalan con combates que deberemos resolver como en Mortal Kombat 11 o Tekken 7. Y pese a que esto parece bastante raro, acaba siendo un acierto.

Guilty Gear Strive 20210608013705

Arc System Works ha dado forma a una historia completa que podremos ver en formato episódico o del tirón usando el mismo motor del propio juego. Y el resultado convence: no solo saca músculo con los brutales acabados del los personajes, sino que evita sacar al jugador de la historia con combates que surgen de escusas menores o casualidades absurdas. Centrándose por completo en contar una trama densa que da forma y presencia al tono en clave de manganime del juego.

Y ahí no acaba la cosa: como comentamos, Guilty Gear Strive está diseñado para dar la bienvenida a todos los jugadores, con lo que ha incluido un espectacular glosario, una biblia de acontecimientos y toda clase de diagramas tanto en el juego como al pausar la historia para que ahondemos al máximo en la experiencia. Un brutal trabajo de recopilación e información que, por cierto, hará las delicias de los fans de la saga.

Guilty Gear Strive 20210608011753

Además del propio modo historia, entre las opciones offline de Guilty Gear Strive encontramos el clásico modo Arcade -esta vez, sin finales tradicionales por cada luchador aunque con diálogos entre personajes al inicio y al final de cada ruta- así como una amplia variedad de modos para entrenar.

La parte negativa es que, más allá del Dojo, por el camino se pierden esos desafíos de combos que tanto juego daban a la hora de empezar a dominar cada héroe. Aunque, como veremos, bastará con pausar el juego e ir a los listados de movimientos, para ver que, más allá de indicarnos las secuencias de cada golpe y ataques especiales, se nos darán valiosísimos consejos convenientemente acompañados de sus respectivos vídeos. Todo un lujo.

Screenshot 4710

Pero, claro, el verdadero epicentro de la experiencia acaba manifestándose en el juego online. Siendo justos, en los combates en red es donde el nuevo Guilty Gear más se luce e incluso adelanta con holgura a la mayoría de juegos de lucha más potentes. Y lo más curioso es que, en el proceso, también tropieza con una piedra de lo más absurda.

Combates online impecables, unas salas de juego complicadas de entender

Una de cal y otra de arena: Guilty Gear Strive apuesta de lleno por el sistema de rollback netcode, y eso -como veremos- hace que las partidas online sean una verdadera delicia. La noticia no tan buena es que las salas de juego de esta entrega te invitan a buscar oponente online directamente desde los menús de inicio. Al menos, se puede.

Como vimos en las tres betas celebradas, Arc System Works deja aparcado su tan reconocible sistema de personajes cabezones en salas 30 completamente abiertas para dar paso a personajes pixelados que se mueven en una especie de grandes apartamentos de varias plantas en 2D. Hasta ahí, todo normal.

Screenshot 4712

El problema del sistema de salas de Guilty Gear Strive  nace de lo innecesariamente complicado que se hace organizar o iniciar un combate con otro jugador, de modo que deberemos esgrimir nuestro arma y posicionarnos frente a él o retarle dando un rodeo. Y ahí no acaba la cosa: hay diferentes salas por rangos y además numerosas regiones.

En honor a la verdad, existen atajos personalizables que nos permiten posicionarnos cerca de otros jugadores o ver quién está en la sala y dónde encontrarlo, pero en la versión actual del juego organizar una partida o improvisarla con un desconocido es un proceso que debía haberse hecho de otro modo.

Por la parte positiva, tenemos que una vez metidos en combate online Guilty Gear Strive es toda una delicia: el sistema predictivo rollback netcode está llamado a ser el nuevo estándar en los juegos de lucha, anticipándose a lo que vamos a hacer para amortiguar cualquier posible lag. El resultado: partidas tan fluidas como si se jugasen en la misma consola y a dos mandos.

Screenshot 4711

De hecho, a lo largo de los combates online incluso es posible ver encima de nuestras barras de vida los milisegundos del margen de la partida y la cantidad de frames de rollback. Durante los días en los que pude jugar online a Guilty Gear Strive jamás pasó de 1ms.

Definitivamente, la experiencia de los combates online de Guilty Gear Strive son una de sus mayores bazas y afianzan más y mejor la creación de una comunidad que quede cautivada por la experiencia de juego y se quede por el matiz competitivo.

Tocará acostumbrarse al sistema de salas de Guilty Gear Strive, aunque también se nos da la opción de iniciar un emparejamiento rápido desde el menú principal o buscar un rival mientras entrenamos. Y, en este aspecto, ambas opciones son bastante más recomendables que dar vueltas con nuestro muñeco pixelado.

La opinión de VidaExtra

Screenshot 4702

Guilty Gear Strive no solo es el cénit de la saga: es el mejor juego de lucha hecho por Arc System Works, y eso son palabras mayores. El regreso de Sol y compañía alcanza la excelencia en todos y cada uno de sus apartados, con un énfasis especial en el jugable, y su experiencia online no solo es una delicia: sienta nueva cátedra para los juegos que estarán por venir.

En muchos aspectos, Guilty Gear Strive rompe con la línea evolutiva de la saga en cuestión de cadenas de combos o la manera de conectar golpes flojos con medios y fuertes; pero Arc System Works logra equilibrarlo todo gracias al balance y los cambios de los personajes introducidos y a unas sensaciones de juego más intensas, más espectaculares en lo visual y, sobre todo, más competitivas.

Hay decisiones que chocan inicialmente y se entienden muy bien a posteriori. Tanto en lo referente al ritmo del juego como a la hora de ofrecer un modo historia completamente cinematográfico. Sin embargo, y pese a que se estaba viendo venir desde las betas, queda patente que el sistema de salas merece ser replanteado. O, al menos, lograr que improvisar partidas y combatir contra desconocidos sea más simple y sencillo.

Dicho lo cual, Guilty Gear Strive es una compra obligada para los fans de la saga estrella Arc System Works, pese a sus flaquezas. Porque no solo es el inicio de un nuevo capítulo que empieza por todo lo alto y que irá creciendo durante los próximos años: su excelencia jugable y su juego online son lo que se espera y lo que se le debe exigir a los juegos de lucha que están por llegar.

Guilty Gear -Strive-

Guilty Gear -Strive-

Plataformas PS5, PS4 (versiones analizadas) y PC
Multijugador
Desarrollador Arc System Works
Compañía Arc System Works / Bandai Namco
Lanzamiento 11 de junio de 2021

Lo mejor

  • Una jugabilidad tan espectacular como fluida
  • Su apartado artístico y musical es puro rock 'n' roll
  • El sistema de rollback netcode hace que el juego online sea una gozada

Lo peor

  • El sistema de salas online debería ser bastante más sencillo
  • Pocas incorporaciones y notables ausencias entre los luchadores que, posiblemente, lleguen como DLCs

Temas
Inicio