Compartir
Publicidad
Análisis de Gunlord X, el digno heredero de Turrican para Neo Geo ahora es más asequible que nunca en Nintendo Switch
Análisis

Análisis de Gunlord X, el digno heredero de Turrican para Neo Geo ahora es más asequible que nunca en Nintendo Switch

Publicidad
Publicidad

NGDEV es un estudio alemán especializado en sacar nuevos videojuegos para Neo Geo (AES y MVS) y Dreamcast que desde hace poco ha empezado a ampliar sus miras a sistemas más actuales, como PS4 y PS Vita (Fast Striker) o la que nos sitúa ahora, Nintendo Switch, donde acaba de recibir una versión mejorada de aquel Gunlord para Neo Geo y Dreamcast de 2012.

Lógicamente, la consola de la Gran N parte con una ventaja de lo más jugosa, ya que su precio es ostensiblemente más asequible que la versión original para los dos sistemas de Neo Geo (que rondaron los 400 euros) y de la propia máquina de SEGA (de 30 hasta 100 euros, que tampoco fue moco de pavo). De ahí que no tuviese excusa para no probar este Turrican del siglo XXI.

Si echas de menos a Turrican, lo agradecerás

Gunlord X

Como amiguero que soy, la trilogía de Turrican de Factor 5 se encuentra entre mis juegos favoritos de aquella computadora de Commodore, sobre todo por la segunda entrega por culpa de aquella tremenda introducción y la excelente banda sonora a cargo de Chris Hülsbeck. Porque no fue, desde luego, un clon de Metroid (del que se inspiró claramente para la morphball, eso sí), sino que gozó de un estilo propio y aún se le recuerda por ello.

Gunlord surgió como un claro homenaje por parte de NGDEV para que los que mamamos aquella época y, en especial, a los que disfrutamos esta saga creada por Manfred Trenz, vista en Commodore 64, Amiga, Atari ST, Mega Drive y muchos más sistemas en los inicios de los noventa. Y es que no hay tantos juegos que se le parezcan, por desgracia, pese a que este mismo año vaya a salir a la venta aquel Project Hardcore descartado en 1994, vaya.

Desde el inconfundible estilo de su escena de introducción hasta el control, todo en Gunlord rezuma Turrican por los cuatro costados... aunque no llegue a deslumbrar del mismo modo a como lo hizo en los noventa. Al fin y al cabo, han cambiado muchas cosas desde entonces hasta el punto de perfeccionarse la fórmula de los run & gun. Pero en parte no llega a lograr lo mismo que los originales por culpa de unos escenarios demasiado parecidos entre sí, amén de ser bastante laberínticos y extremadamente largos.

La versión para Nintendo Switch ha ganado respecto a las de Neo Geo y Dreamcast una nueva fase de estilo horizontal (en este caso con un jetpack, que se complementa a la perfección con la segunda a modo de shoot 'em up) y cuatro jefes adicionales, aparte de ver ampliado el diseño de los niveles.

Hay más detalles, por supuesto: se ha ajustado la curva de dificultad, se ha retocado el daño que produce cada arma, ahora cuenta con un sistema de autoguardado tras completar cada fase, controles personalizables y con opción a jugar con los dos sticks, diversos filtros gráficos para simular el efecto de aquella época y, cómo no, vibración HD y 60 fps estables.

Gunlord X viene a cubrir un vacío nostálgico

Gunlord X

Ya con Gunlord X a los mandos descubrimos que estamos ante una misión de rescate, con Gordian Gaiden en busca de su amada, Vanessa, la cuál no ha vuelto a casa para celebrar su victoria en una misión de lo más importante.

El nuevo peligro se llama The Master, un mal surgido en la galaxia y ante el que Gordian tendrá que hacer frente dentro del planeta Kairos II. Allí nos aguarda un primer nivel donde se atisba vegetación y que rememora de modo inconfundible la primera fase que vivimos en aquellos Turrican.

Gunlord X es un juego que nos obliga de modo más pronunciado a explorar cada uno de los rincones de cada fase, en parte por esos diamantes grandes que nos permitirán conseguir más continuaciones (por cada fase al 100%). En este sentido, hay que tener mucho ojo con los dispositivos que sueltan los distintos tipos de disparo, ya que hay muchos más ocultos que nos permiten llegar a zonas más elevadas. A nivel de secretos lo cierto es que abruma.

Su estilo como run & gun cumple con lo esperado, aunque sin estridencias. Ahora bien, no es tan fácil como dejan entrever de modo engañoso sus primeras fases, también en lo relativo a los jefes finales y mid-bosses. Y si bien el diseño de escenarios es demasiado metálico y austero, al menos se agradece que el patrón cambie de vez en cuando, como cierta fase donde se nos obligará a estar en movimiento para que no nos pille el scroll lateral.

Los distintos tipos de armas dan mucho juego y tampoco faltará el clásico disparo mantenido (aquí, con el stick derecho) para barrer la presencia de enemigos de un plumazo (vigilando la barra inferior, que se gasta). Tan solo el salto resulta algo mejorable a la hora de escalar ciertas estructuras.

¿Y qué hay de la banda sonora? Muy a la sombra del maestro Hülsbeck, pero con algún corte muy digno de mención, como la canción de la tercera fase.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, Gunlord X es una opción a tener en cuenta para el fan de Turrican, pero sabiendo que aquí no encontrará al heredero perfecto capaz de superar al maestro. Pero, las cosas como son, ahora se nos antoja más interesante que nunca gracias a lo asequible que es en Nintendo Switch.

Gunlord X

Gunlord X

Plataformas Nintendo Switch
Multijugador No
Desarrollador NGDEV
Compañía NGDEV
Lanzamiento 22 de mayo de 2019
Precio 9,99 euros

Lo mejor

  • Esencia Turrican por los cuatro costados
  • Cómo varía el patrón de algunos niveles
  • Su precio respecto a Neo Geo y Dreamcast

Lo peor

  • El diseño de niveles se hace pesado
  • El salto se podría mejorar un pelín más
  • Los menús son mejorables

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio