Publicidad

He jugado a Tale of Immortal, el RPG chino de mundo abierto que lo peta en Steam y está en boca de todos. Esto es lo que me he encontrado
Análisis

He jugado a Tale of Immortal, el RPG chino de mundo abierto que lo peta en Steam y está en boca de todos. Esto es lo que me he encontrado

El juego que copa portadas y se ha convertido en el título con mayor crecimiento de Steam de los últimos días se llama Tale of Immortal (Steam), es un RPG de mundo abierto 2D y el único idioma que tiene disponible es el chino simplificado.

Sólo un gato que ha mirado a la muerte a los ojos se atrevería a dejar correr su curiosidad para intentar descubrir por qué Tale of Immortal alcanzó ayer 183.985 jugadores simultáneos. Yo no soy un gato, pero reconozco tener cierta debilidad por hacer estupideces.

Tale of Immortal, la última sensación de Steam

Pese a no tener la más remota idea de chino, la idea de adentrarme en una rareza como esta me resulta irremediablemente tentadora. Por una parte creo que va a ser un desastre. Por la otro recuerdo que, ya con una temprana edad, me ventilé el Final Fantasy Legend 2 de Game Boy sin entender nada de su perfecto inglés.

Por supuesto, cuando digo ventilé me refiero a avanzar lo que muy probablemente fue nada y menos, pero los recuerdos están ahí para mantenerlos lo más bonitos posibles, así que no metamos el dedo en la llaga.

La cuestión es que iba a jugar a Tale of Immortal porque me encanta ver el mundo arder aunque yo esté en él.

La cosa empieza con un entrañable editor de personajes en el que maquear a nuestro protagonista. Hasta aquí todo bien. Flechas a un lado y a otro dejan más que claro hasta dónde llegan las distintas opciones de cada parte del cuerpo y, de ahí, toca saltar a los atributos.

Dando gracias al dios de los dados, pulso sobre el cubo de seis caras que se encarga de colocar de forma aleatoria los distintos atributos de mi maromo con melena. Parece que ya está todo listo y, por fin, llega el momento de echar a rodar el juego para comprobar a qué viene tanto revuelo.

Immortal03

Con las teclas de dirección muevo a mi avatar, que aparece plano sobre el escenario como si el juego tuviese intención de replicar un dibujo clásico. Vendido como RPG de mundo abierto 2D, a los primeros compases le cuadra más la etiqueta action-RPG. Bien podría catalogarse como un cruce entre un Diablo muy descafeinado y un top down shooter a lo Nuclear Throne en flash.

Su fuerte tal vez esté en lo narrativo, pero difícilmente en lo jugable

Toca moverte con WASD y disparar con el ratón mientras esquivas enemigos y realizas ataques especiales que van desde magias hasta tajos de espada. Las fases con enemigos clónicos, que pueden contener varias zonas, se reducen a una pantalla cuadrada con algunos obstáculos, tinajas que romper para recoger objetos, y los citados maleantes de la mitología china que pretenden aguarte el paseo.

Superado un combate, toca continuar con la historia. La suerte quiere que el mapa, una suerte de tablero que actúa como mapa del mundo y que te traslada a otras zonas cuando te detienes en casillas especiales -bonito eufemismo lo del mundo abierto 2D-, tenga constantemente flechas que me indican dónde tengo que ir y qué debo pulsar.

Llegas a una ciudad, hablas con gente, compras alguna cosa -a ciegas, claramente- y trasteas con las mejoras disponibles o añades nuevos ataques a tu repertorio. Tiene su puntillo, los combates contra jefes son divertidos, y seguramente entender qué narices te dicen unos y otros esconderá parte de la gracia.

Prometo que el siguiente paso será jugarlo con alguien que pueda traducirme qué está ocurriendo y hasta dónde llegan sus posibilidades, pero francamente, veo difícil que nada pueda hacerme cambiar demasiado de opinión. Al menos durante las primeras impresiones, no veo razón alguna para que Tale of Immortal forme parte de nuestro debate o reclame nuestra atención.

Puede que, por su mitología e historia, en China el juego pueda causar sensación, pero no os equivoquéis, no es que aquí haya un choque cultural que no sepamos entender.

Immortal05

Tale of Immortal se ha catapultado a la fama como lo podría haber hecho cualquier otro indie de mayor o menor calidad. La suerte que ha sonreído a otros en el pasado -y un buen puñado de jugadores chinos- le ha sonreído hoy a este.

Podéis continuar tranquilos con vuestras vidas. Si esto es un juegazo, desde luego no es algo que demuestre a la primera de cambio. Nada que ver con el otro éxito reciente de Steam, un Dyson Sphere Program -también de origen chino pero mucho más recomendable- que es una pequeña joya capaz de entenderse en chino simplificado, en ruso y en lo que le eches.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio