Jugar a Halo por primera vez me ha recordado a Half-Life y me encanta no tener ni remota idea de quién es el Jefe Maestro
Análisis

Jugar a Halo por primera vez me ha recordado a Half-Life y me encanta no tener ni remota idea de quién es el Jefe Maestro

HOY SE HABLA DE

Sin armadura y totalmente en pañales. Así me he enfrentado a la primera entrega de Halo, mi primer acercamiento serio al universo creado por Bungie. Como recordé tras comprar la Xbox Series X, tan solo había jugado hasta ahora a Halo 3 en modo multijugador local, en la Xbox 360 de un amigo.

Son muchos años alejado de franquicias legendarias como Gears of War o la liderada por el Jefe Maestro, así que tocaba ponerse las pilas con el recopilatorio definitivo: Halo: The Master Chief Collection. Versiones mejoradas de los clásicos, una puesta a punto para audiencia más moderna. Allá por el 2001 apenas contaba con siete años y mi mayor preocupación era llevar los deberes hechos al colegio.

¿Soporta el paso del tiempo Halo: Combat Evolved Anniversary? ¿Sentiré la grandeza de una de las sagas más importantes de la historia de los videojuegos? Las preguntas y dudas sobrevolaban mi mente. Las respuestas están al otro lado de la pantalla.

¿Qué diantres está pasando?

Es imposible no reconocer al Jefe Maestro como el protagonista de Halo, pero confieso que no sabía cuál era su papel en la trama. Es más, desconocía total y absolutamente el argumento principal de Halo. Entre imágenes y vídeos a lo largo de los años imaginaba que todo tiene que ver con una batalla entre alienígenas y humanos, aunque me encontraba desnudo ante la historia.

No esperaba grandes giros de guión o un ritmo trepidante para una obra de su época y aún así me he sentido satisfecho con el resultado. Unas ocho horas de juego y todavía no tengo ni la más remota idea de quién es exactamente el Jefe Maestro. Y eso es algo que me encanta. Pasarme el primer Halo y que esa duda quede en el aire me ha parecido brillante por varios motivos.

El primero de ellos es que me impulsa a seguir conociendo su vasto universo, uno en el que el Pacto y la humanidad se encuentran en una lucha encarnizada. Marines espaciales contra extraterrestres de todo tipo en batallas que parecen haberse prolongado por muchos años y con motivos profundos. De hecho, me sorprende que el Pacto desconozca la ubicación de la Tierra.

Halo Combat Evolved Anniversary

Durante la partida me ha parecido profundo el lore que esconde la saga. A lo largo de la aventura me he encontrado con varios terminales opcionales, los cuales muestran cinemáticas detallando algún aspecto concreto. Ya hacia sea la figura de 343 Guilty Spark o el capitán del Pillar of Autumn, Jacob Keyes, son detalles que exploran un poco más qué está sucediendo. No he podido verlos todos, pero me parecen imprescindibles para aportar esa capa de contexto al conjunto.

Tampoco puedo obviar el título del juego. De acuerdo, el sistema de defensa de Halo consiste en aniquilar todo bicho viviente en la galaxia, pero... ¿no es una medida demasiado drástica? Quiero decir, el sistema está lo suficientemente bien construido como para que el efecto se prolongue a otras estaciones espaciales similares, pero la amenaza contra la que se construyó en su momento debe de ser letal. La verdad, visto lo visto, no sé que puede haber peor que los dichosos Flood.

El único personaje que conocía previamente, aparte del Jefe Maestro, era a Cortana. Una IA que convive con el protagonista, creando una relación en la que ella impone más las órdenes que nuestro amigo verde. Los únicos supervivientes tras la explosión de Halo, a la deriva en mitad del espacio y con unas cuantas entregas más por delante. Son muchas las razones para seguir conociendo Halo, pero es que no me parece que haya uno mayor que el misterio sobre la identidad del Jefe Maestro.

Halo Combat Evolved Anniversary

Un tipo enorme, con una armadura única, al que no se le ve el rostro en ningún momento. Un aire de leyenda, una especie de Rambo espacial capaz de arrasar con lo que tenga delante. Y ni una sola mención sobre quién es y qué está haciendo metido en una cápsula de animación suspendida. El Jefe Maestro parece alzarse como una de las últimas esperanzas de la humanidad ante el peligro y me parece lógico que no se explore su origen, todavía.

Es natural que nadie haga mención explícita a ello. Demonios, es como hablar de Lord Voldemort en Hogwarts. Todos conocen sus horrores y de dónde proviene la fama que le precede, así que las explicaciones no tienen que llegar de forma inmediata. El curso de los acontecimientos provocará una situación en la que sí se me de una respuesta. Eso sí, menos me puede importar cómo sea su cara. Como si va Phil Spencer debajo del traje.

Vacía el cargador sin compasión

Cada vez que doblaba una nueva esquina del Autumn, cuando era abordado por una patrulla del Pacto y en cada ocasión en la que disparaba a diestro y siniestro. Las sensaciones se agolpaban y todas me llevaba al mismo punto: Halo me recuerdo mucho a Half-Life. En realidad es evidente, estamos hablando de dos obras separadas en el tiempo por apenas tres años de diferencia y está claro que la aventura de Gordon Freeman definió a los shooters.

Halo Combat Evolved Anniversary

El juego de Valve transcurría en PC y el verdadero reto era ofrecer una experiencia fresca para el jugador de consola. Ejemplos como GoldenEye de Nintendo 64 marcaban el camino, pero el género todavía tenía pasos que dar en aquella época. Lo cierto es que a pesar de haber pasado 20 años las mecánicas de Halo se sostienen por sí solas, con sus puntos fuertes y débiles.

El primer impacto que recibo no es el de una bala en la cabeza de un enemigo, sino la del aim assist. Durante las primeras horas me ha parecido hasta exagerado cómo se nota que la mira tiene un poderoso efecto magnético hacia el objetivo. Aún con las reticencias y sin encontrar una opción para desactivarlo en el menú, continué adelante. Finalmente, lo que parecía ser una incomodidad que toma al jugador como alguien con falta de habilidad, ha sido de ayuda durante los momentos más exigentes.

Los encuentros finales con los Flood y el Pacto, junto a los Centinelas de 343 Guilty Spark hubiesen sido mucho más largos de lo que ya me han resultado si no hubiese estado ahí ese empujón de ayuda. Aunque sin duda, lo que más he disfrutado es ese ambiente de guerra que muestra a veces Halo.

Halo Combat Evolved Anniversary

Para ello se sirve de los soldados, fieles camaradas que me acompañan sin descanso. Cada vez que he tenido una patrulla a mi cargo, he sentido que todos eran imprescindibles. Realmente me dolía cuando uno caía, porque la inteligencia artificial que poseen es muy notable. No fallan la mayoría de los tiros, no se exponen como pollos sin cabeza; actúan con precisión y son claves a la hora de inclinar la balanza a mi favor.

En ocasiones son requeridos tus servicios y en otras simplemente te encuentras un regimiento luchando por sus vidas. Son independientes, no tienen nombre y aún así los he sentido como uno solo a cada uno de ellos. La mayor parte del tiempo he luchado solo, pero una sonrisa se me venía al rostro en cuanto me topaba con ellos. Porque también ayudan a soportar uno de los puntos más conflictivos que me he encontrado en Halo.

Oleadas tras oleadas de enemigos que atacan con voracidad. Es la actividad principal a realizar, ya que apenas pulsamos un par de botones en toda la partida para activar algún mecanismo. Ante tal situación, se corre el riesgo de pecar de reiteración, algo que no he terminado de sentir gracias a la variedad de armas y al ya mencionado gunplay. Lanzacohetes, francotiradores, rifles de asalto... (disculpas por no recordar los nombres específicos) cada una de ellas cambia ligeramente la forma de jugar e incentivan la rotación constante.

Halo Combat Evolved Anniversary

¿Pasillos estrechos? Nada que una escopeta no pueda solucionar. ¿Alienígenas blindados de arriba a abajo? Espera que envío un misil entre ceja y ceja. Especial mención al Aguijoneador, mostrando la munición que resta dependiendo de cuánto sobresalgan las puntas en la parte superior.

Entre tanto disparo hay que recorrer toda clase de escenarios que me han resultado repetitivos. Zonas clonadas, copiadas y pegadas, volver a lugares ya visitados... mantengo este aspecto al margen por las dificultades de la época para crear mucha variedad. Aún así, sí que he podido ver complejos tecnológicos, nieve, bosques frondosos y hasta pantanos. Cómo no, los vehículos son una de la seña de identidad más claras de la franquicia y ya desde la primera obra me lo han dejado claro.

Los Warthog, los Banshee... cada uno perteneciente a una facción, totalmente reconocibles a distancia y cómodos de controlar. Especialmente en los tramos aéreos, que no han sido muchos, pero he podido disfrutar cuando me ha tocado tripularlos. Al igual que he agradecido una vez más esa sensación de guerra tan presente. No soy el eje central de lo que sucede; camino y me encuentro a Flood contra humanos, el Pacto contra los Flood... son tres bandos independientes y que luchan por lo que consideran suyo sin importar nada más.

Halo Combat Evolved Anniversary

Tiempos pasados no siempre fueron mejores

Una vez acudido a Xbox Game Pass e instalado Halo: The Master Chief Collection, la diversión estaba servida. Juego a Halo: Combat Evolved Anniversary y pienso que el trabajo es notable considerando que me encuentro ante una remasterización. La sorpresa me la llevo cuando, tras varias sesiones liquidando enemigos, veo una comparativa con el original.

El trabajo ya no es notable, es de matrícula de honor para 343 Industries. El Halo: Combat Evolved de 2001 está realmente desfasado y no ha resistido para nada el paso del tiempo. Es fácil decirlo dos décadas más tarde, pero apostaría a que incluso en aquel año me hubiese parecido estar lejos de ser puntero. Por lo tanto, solo toca aplaudir el lavado de cara realizado, porque como los buenos platos, siempre entran antes por los ojos.

De una buena crítica tampoco se libra el doblaje. ¿Recordáis con cariño el de Medievil? Hoy en día chirría y mucho. Halo es víctima de aquellos primeros años en los que el doblaje en los videojuegos aparecían, con voces intrascendentes o sobreactuadas. Y es un tema que ya no solo afecta a nivel sonoro, sino que repercute en el texto. Posiblemente haya cometido algún error nombrando al Covenant como el Pacto y es que me he sentido confuso durante toda la partida, variando los subtítulos respecto al sonido. Tendré que seguir avanzando en la saga para tener claro qué términos terminan por imponerse, si en inglés o la versión española.

Halo Combat Evolved Anniversary

No me quiero ir de aquí sin mencionar la BSO. Si querían desde Bungie que Halo sonase épico y trascendente, lo han conseguido. Tanto Martin O'Donnell como Michael Salvatori han regalado unos temas que brillan cuando deben hacerlo y que aparecen cuando es necesario.

¿Qué es lo que me depara el futuro? Siendo sincero, me apetece seguir conociendo qué tiene para ofrecerme Halo. He rascado la superficie de algo que promete ser grande, pero quiero verlo con mis propios ojos y sacar las conclusiones adecuadas. Ahora me tocará jugar a Halo 2, aunque he escuchado algo relacionado con ciertos Locust que están dando problemas...

Temas
Inicio