Compartir
Publicidad
Hemos jugado a JUMP Force, un festival de explosiones, caos  y estrellas del manganime
Análisis

Hemos jugado a JUMP Force, un festival de explosiones, caos y estrellas del manganime

Publicidad
Publicidad

De las páginas del Weekly Shonen JUMP han nacido varios de los personajes más influyentes del manga y el anime. Aventureros, héroes, villanos y gente con una predisposición muy especial a meterse en problemas. Y JUMP Force será la excusa perfecta para reunirlos... ¡Y saciar su sed de combate!

Las licencias de Dragon Ball, One Piece, Naruto, Saint Seiya, Bleach o Yu Yu Hakusho vuelven a mezclarse en consolas y escritorios con el que promete ser su crossover más ambicioso hasta la fecha, y si Goku, Luffy o Naruto han protagonizado sagas de videojuegos con un éxito internacional arrollador, las expectativas en torno a JUMP Force no se quedan atrás.

Pero lo mejor es que, en cierto modo, su propuesta de juego no está demasiado alejada de la fórmula con la que Bandai Namco ha estado adaptando varios manganimes durante las últimas dos décadas, añadiendo una sensación de juego diferente al conjunto.

Bandai Namco pondrá toda la carne en el asador para celebrar el 50º aniversario del Weekly Shonen JUMP

A lo largo de estos días hemos podido probar en profundidad el sistema de combate del próximo festival de mamporros de los personajes de la JUMP. Uno cuya temática es la celebración del 50º aniversario de la publicación nipona. Y, visto lo visto, queda patente que se pondrá toda la carne en el asador. Pero ¿es suficiente?

El nuevo crossover de la Jump es más que una cara bonita

JUMP Force no es el primer juego que reunirá a ninjas, piratas y saiyans, y dudamos que acabe siendo el último. Pero, pese a sus similitudes con títulos anteriores, se nota desde los primeros minutos que intenta despegarse de lo mostrado en JUMP Stars y otros crossovers.

Eso no quiere decir que no se tenga en cuenta el legado de los juegos de Bandai Namco, sino todo lo contrario. Aquellos que hayan jugado a las entregas de Dragon Ball o Naruto que se han publicado a lo largo de las tres pasadas generaciones de consola se sentirán como en casa.

1

A fin de cuentas, hablar de JUMP Force es ponernos frente a un brawler en el que dos equipos se enfrentarán en enormes escenarios, permitiendo al jugador desplegar con facilidad los ataques más característicos de cada luchador e incluso acceder a explosivas transformaciones a través de combinaciones simples de botones.

El verdadero logro de los rediseños de JUMP Force es que no condicionan ni los rasgos ni la esencia de los personajes.

El punto de partida es su renovado apartado visual. Atrás queda la estética de Cel Shading, para dar paso a unos personajes y escenarios creados en Unreal Engine. Un estupendo recurso en cuestión de rendimiento que también permite ofrecer acabados similares a los de Street Fighter V o Tekken 7.

De hecho, no sólo distinguiremos el tipo de tela o veremos cómo el aura de los saiyans es realmente dorada, sino que las armaduras, el vestuario y hasta la piel de los luchadores se irán deteriorando con los golpes que vayan recibiendo.

1

Sin embargo, el verdadero logro de JUMP Force es que ese rediseño que unifica los diferentes estilos artísticos de cada autor no condiciona ni los rasgos ni la esencia de los personajes.

Conservador sobre el papel, frenético con el pad en la mano

Con todo, el ambicioso nivel de detalle queda relegado rápidamente a un segundo plano en cuanto arranca el combate, momento en el que comienzan a emanar los destellos, las explosiones y los relevos a un ritmo vertiginoso con la fórmula de control clásica: ataque rápido, ataque fuerte, agarre, salto y recargar energía con el fin de desatar las habilidades más poderosas

El ritmo de las batallas es muy intenso, al punto en que hemos tenido problemas serios para hacer capturas en las que se pueda identificar lo que ocurre en pantalla. Pero eso no quiere decir que sea un juego ingobernable, ni mucho menos. El sistema de vista en tercera persona y la cámara (la cual no podemos mover con el stick derecho) acompañan a nuestro personaje con notable acierto.

1

En cuanto las reglas de combate, el sistema de JUMP Force funciona sobre rondas en los que los personajes del mismo equipo comparten barra de salud y carga de poder. Así se consigue que los encuentros vayan ganando emoción de manera gradual, especialmente cuando empiezan a manifestarse las transformaciones, sin que eso afecte a una duración entre combates acertadísima.

El estilo de lucha depende, cómo no, de cada personaje. Los ataques de Luffy tienen un enorme alcance gracias a que puede estirarse, pero Seiya de Pegaso tiene dos auténticas metralletas por puños, pudiendo generar asaltos y ofensivas muy efectivas.

Los combates van ganando emoción conforme empiezan a manifestarse las transformaciones.

Por otro lado, hay ajustes muy necesarios que hacer de cara a la versión final: el personaje de Marshall D. Teach (Barbanegra en One Piece) es enorme y apenas nos deja ver al enemigo cuando lo atacamos de frente, aunque cuando recibimos si tendremos margen de maniobra. Nada que no se arregle con un truco de cámara.

1

Es justo decir que, a diferencia de otros juegos por parejas o equipos, el sistema de relevos -pese a ser tremendamente fluido- tiene sus matices a considerar: al compartir barra de salud no es tan determinante tener que realizar un cambio y el orden de los personajes mantiene en todo momento. Incluso al empezar un nuevo round partiremos con el primero de nuestros luchadores, manteniendo su transformación en según qué caso.

JUMP Force, una apuesta no tan competitiva, pero más salvaje

El punto positivo es que es un título muy sencillo de entender y que equilibra con acierto las habilidades de cada personaje. Goku o Vegeta podrán emitir cañones de energía o ráfagas, pero eso no les dará ventaja gracias a la libertad de movimientos y un ajustadísimo sistema de esquives que, como en las páginas de los cómics o las series de animación, pueden dar la vuelta a la situación si se ejecutan bien.

Nos cubriremos con un botón y desde ahí realizar una finta ajustadisima, podremos cargar los ataques antes de lanzarlos e incluso podremos ajustar que el golpe sea alto o bajo con un toque de stick. La idea es que, al igual que en los respectivos mangas y animes, la fuerza bruta no sea el único camino hacia la victoria.

1

Pero lo que queda patente es que JUMP Force juega en la liga de los Ninja Storm de Naruto. O, más bien, de los Dragon Ball Raging Blast con la particularidad de que todos suelen tener los pies en la tierra: personajes poderosos al servicio de cadenas de combos intuitivas , técnicas que se ejecutan pulsando dos botones con la suficiente carga de energía y cinemáticas elaboradas para llenar el ojo del fan.

Si a todo lo anterior se le refuerza el ya mencionado ritmo tenemos como resultado uno de los títulos de lucha más frenéticos y explosivos. Algo que gana todavía más puntos con escenarios tremendamente detallados, altamente destruibles y que incluso ofrecen cambios de fase. Aunque, todo sea dicho, en la versión a la que tuvimos acceso las animaciones de las transiciones de escenarios no estaban del todo pulidas.

JUMP Force es un juego que te invita a echar combates online, pero queda patente que ese no es su máximo reclamo.

En cuanto al online, quedaba patente cuando uno se enfrenta a un veterano que viene de anteriores títulos licenciados de Bandai Namco. Y hay que admitir que en todo momento se tiene esa sensación de diversión y estar aprendiendo, mientras uno le pilla el truco a los relevos y le coge el truco a las transformaciones.

Así, nos encontramos que JUMP Force es un juego que te invita a echar combates online y pasartelo bien en él. Ganar o perder de manera gloriosa. Pero como ocurre con Dragon Ball Xenoverse 2, y según lo que hemos podido ver, su matiz competitivo no es su máximo reclamo.

1

Nuestra impresión inicial de JUMP Force consolida y con nota su apuesta como juego ofreciendo combates llenos de intensidad con resoluciones épicas, pero se aleja del patrón competitivo de juegos como Street Fighter V, Injustice 2 o el propio Dragon Ball FighterZ. Títulos que se asientan en un entorno de juego equilibrado y debidamente contrastado. Aunque - por otro lado- el juego de la JUMP no estará falto de modos con los que exprimir la propuesta.

Lo que podemos esperar en el futuro

Además de las batallas offline y online pudimos darnos un paseo por el lobby del juego. Una sala enorme que, por desgracia, solo tenía activados los modos de combate rápido. Sin embargo, cuando dijimos que Bandai Namco iría con toda la carne en el asador, íbamos muy en serio.

Tuvimos a nuestra disposición varios tipos de personaje que, por cierto, también podíamos llevar al terreno de juego. Estos héroes no solo toman prestados elementos externos de varios héroes del juego, sino que además usaban sus icónicos ataques como la Pistola Espiritual de Yosuke o el Puño Meteórico de Pegaso.

1

Pero también pudimos ver algunos de los modos incluidos en el propio lobby: podremos crear o unirnos a clanes, realizar misiones, unirnos a eventos e incluso hay un stand de recompensas. Además, si nos fijamos bien, encontraremos algunos de los personajes del propio juego vagando por la sala.

Por otro lado, JUMP Force ofrecerá un nexo narrativo que servirá como justificante para unir todos los elementos del manganime y fusionar escenarios de cada obra con lugares muy reconocibles del mundo real, pudiendo encontrar las embarcaciones de One Piece en Hong Kong o ver la estatua de la libertad enterrada en el planeta Namek.

Las tollinas, los combates frenéticos y las explosiones están más que garantizadas.

Es más, el propio Akira Toriyama -creador de Dragon Ball- ha diseñado para la ocasión una nueva serie de personajes sobre los que girará esta aventura.

Si bien nos llenó el ojo durante su presentación, es justo decir que JUMP Force está a la altura de lo que prometió inicialmente, lo cual no es poco. Y teniendo en cuenta que a partir de este punto la cosa solo puede ir a mejor a base de nuevas incorporaciones, tenemos como resultado un febrero de 2019 que hoy parece más lejos que nunca.

1

Sin embargo, ¿es JUMP Force lo suficientemente atractivo como para apostar por su suculenta edición de Coleccionista valorada en 300 euros? Bueno, una vez más, y como suele ocurrir con los títulos basados en licencias, todo se reduce a lo fanático que seas del manganime. Pero las tollinas, los combates frenéticos y las explosiones están más que garantizadas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio