Publicidad

Retroanálisis de Pac-Land, el pionero salto a las plataformas por parte del icónico Pac-man
Análisis

Retroanálisis de Pac-Land, el pionero salto a las plataformas por parte del icónico Pac-man

De modo inconsciente, mucho antes de darme cuenta del 40 aniversario de Pac-man este 2020, me dio por rejugar alguno de sus clásicos con la entrada del año nuevo. Y en esta ocasión le di otra oportunidad a Pac-Land, juego que supuso su acercamiento al género de las plataformas y que influyó al gran Super Mario Bros.

Antes, hay que ponerse brevemente en situación: el comecocos debutaría con Pac-man en 1980 y este plataformas de Namco llegaría en 1984, viendo cómo Nintendo lanzaba al mercado su icónico plataformas en 1985, al igual que Capcom su Ghosts 'n Goblins, otro enorme clásico influenciado por Pac-Land.

"Esto lo dibuja mejor mi hijo con el Paint"

Pac-Land

Viéndolo en perspectiva, hoy por hoy, con el que guardaría más semejanzas sería con aquel Wonder Boy estrenado en 1986, pese a que en el clásico de Namco no estuviésemos precisamente ante un juego donde el protagonista no se "parase".

Entre la obra de Namco de 1984 y la de Westone, dos años después, hay semejanzas en cuanto al salto, puesto que si Pac-man iba andando, poca altura iba alcanzar. Había que correr para que el juego resultase jugable, tanto de modo metafórico como literal, puesto que la lucha contra el crono era temible y muchos obstáculos no se podían sortear si no contábamos con la velocidad suficiente.

Nuestra peor pesadilla fueron los trampolines, porque era completamente obligatorio correr (dos veces a la palanca para tal efecto), saltar una vez estábamos situados sobre esa rampa ante la piscina y seguir pulsando la palanca hacia adelante para que Pac-man fuese planeando. En algunas fases había que calcular hasta el milímetro. Sobra decir que muchos ni supieron cómo hacerlo...

Gráficamente, pese a que hoy nos parezca un juego dibujado con Paint, no desentonó tanto con su época, aunque también es cierto que en años posteriores se perfeccionó el estilo y los alumnos superaron ampliamente al maestro.

Pero no se le pueden restar méritos a Pac-Land

Pac-Land

Respecto al clásico comecocos de 1980, además, el cambio fue notorio, por mucho que chocase el cambio de planteamiento. Aquí, sin ir más lejos, nuestro objetivo era ir del punto A al punto B, teniendo que preocuparnos por esquivar a los fantasmas. Eso no quita que apareciesen muy de vez en cuando Pac-bolas para poder comer a dichos fantasmas y engrosar el marcador de puntos. Lo que era más numerosa era la fruta, que también nos concedía puntos por combo.

Porque sí, tanto a la hora de comer fruta como fantasmas, si encadenábamos esa comida en pocos segundos, el marcador se multiplicaba. Y llegados a ciertos hitos en el marcador, podíamos obtener vidas extra. Lo que no supo casi nadie es que por las pantallas había secretos moviendo objetos que nos daban power-ups.

Por ejemplo, si empujábamos ciertos hidratantes de incendios obteníamos un casco para Pac-man que nos protegía contra los ataques aéreos. Y en otras fases, moviendo unos tocones, salían unos globos... Además, al completar algunos niveles nuestro querido comecocos obtenía unas botas especiales con las que podía saltar varias veces sobre el aire, teniendo que rehacer el camino de vuelta.

Nada de esto evitaba lo francamente mejorable que resultaba con el control, debido a la lentitud de su protagonista y lo mal que llevaba los giros. Era una aventura para correr del tirón intentando cometer el menor número de fallos posible. Namco no se daría por vencida con este género y repetiría en varias ocasiones en el futuro, empezando por 1994 con el olvidado Pac-Man 2: The New Adventures de consolas de 16-bits (con elementos de aventura gráfica) o ya mediante las 3D en los infantiloides Pac-man y las aventuras fantasmales.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

No, por diversas razones: desde su estética, claramente superada, hasta un control mejorable ante el que Nintendo le sacó los colores justamente al año siguiente. Sin embargo, Pac-Land fue pionero en su estilo y no se le pueden restar méritos por ello. Al fin y al cabo es de un personaje de culto que cumple 40 años.

Pac-Land

Pac-Land

Plataformas Arcade (versión analizada), NES, Amstrad CPC, ZX Spectrum, MSX, Commodore 64... hasta Xbox 360, incluso
Multijugador No
Desarrollador Namco
Compañía Namco
Lanzamiento 1984
Precio 19,99 euros (Pac-man Museum | Xbox 360 y retrocompatible)

Lo mejor

  • Ver al mítico Pac-man en otra tesitura
  • La sorpresa al descubrir sus secretos

Lo peor

  • Su estética simplona
  • Control muy mejorable
  • Repetía mucho los patrones de las fases
  • Los trampolines, esos hijos de Satán

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios