Compartir
Publicidad
Hemos jugado a Pokemon Let’s Go: Pikachu! y Eevee!, puede que vaya a lo seguro, pero hay margen para las sorpresas
Análisis

Hemos jugado a Pokemon Let’s Go: Pikachu! y Eevee!, puede que vaya a lo seguro, pero hay margen para las sorpresas

Publicidad
Publicidad

Pikachu, Eevee y el resto de monstruos de bolsillo de Nintendo serán de los pocos que se atrevan a llegar a las estanterías tras el huracán que promete generar ‘Red Dead redemption 2’. ¿Una locura? En absoluto: de un tiempo a esta parte, nos hemos acostumbrado a que noviembre suponga la llegada de un nuevo Pokémon. Aunque ‘Pokemon Let’s Go: Pikachu! y Eevee!’ son, más bien, un reencuentro.

El doble lanzamiento de ‘Pokemon Let’s Go!’ no es la revolución que los fans llevan pidiendo de cara al futuro de la saga. La aventura insular de Alola entusiasmó a unos y no terminó de convencer a otros, pero -de momento- la llegada de la octava generación queda aplazada de cara a un triple propósito, unos pasos previos y necesarios, que Nintendo tenía que dar en Switch.

  • Ofrecer un largamente esperado RPG de corte clásico de Pokémon.
  • Congregar a fans veteranos y a una nueva generación de jugadores cuya única toma de contacto con la saga sea ‘Pokémon GO’
  • Incluir un elemento lo suficientemente novedoso como para que no pase desapercibido.

Nintendo encontró el denominador común de esos tres objetivos: partiendo de ‘Pokémon Edición Amarilla’, volveríamos a los orígenes de la saga. Pero dándonos margen para redescubrirlos a través de muchas de las lecciones aprendidas durante estos años y con mejor aspecto que nunca.

1

Y claro, aprovechar la ocasión para preparar el terreno de cara al próximo juego de Pokémon. Sin embargo, es un error pensar que ‘Pokemon Let’s Go! Pikachu & Eevee’ se limita a ser un mero embajador o una simple puesta a punto visual de los títulos de hace dos décadas.

Revisitando el Kanto que enamoró a una generación

Según se nos indicó, la versión de ‘Pokemon Let’s Go! ‘ a la que tuvimos acceso estaba en desarrollo, aunque se podría jugar de principio a fin. Desafortunadamente, se estableció que la puerta que llevaba a Ciudad Plateada supondría los límites de nuestra aventura, lo cual no evitaría que nos perdiéramos, deshaciendo lo andado para apreciar la experiencia en propiedad.

Lejos quedaron aquellos icónicos píxeles a los que les hemos cogido tanto cariño durante décadas: el mapeado, muy fiel al original, ha sido reimaginado con un enorme mimo en el que los lugares emblemáticos adquieren una mayor personalidad y las zonas abiertas nos invitan a perdernos sin que notemos una pantalla sobrecargada.

1

El escenario de ‘Pokemon Let’s Go! ‘ será la región de Kanto, lo que supone un regreso -en todos los aspectos- a la primera generación de ‘Pokémon’. Ahora bien, los habitantes y el resto de entrenadores que nos saldrán al paso quizás pecan de genéricos, al menos en esta versión jugable.

Dicho de otro modo, el aspecto de los protagonistas y NPCs de este nuevo Kanto se presentan con un toque quizás demasiado pueril, algo que contrasta con el divertidísimo y acertado aspecto de los Pokémon que, sin acercarse al nivel de detalle de ‘Pokkén Tournament’, reclaman el absoluto protagonismo de la experiencia.

Se sigue apostando por la perspectiva top-down, un movimiento lógico si tenemos en cuenta que se busca recrear la experiencia original, aunque es en los pequeños detalles en los que aquellos que se conocen los juegos al dedillo redescubrirán de nuevo la región. Con todo, en ningún momento nos encontramos con sorpresas técnicas. Al menos, en lo visual.

1

¿Y en lo jugable? Bueno, ahí es donde los Joy Con, o la Poke Ball Plus, dan su propia identidad al juego, tomando ideas prestadas del otro gran embajador de la fiebre amarilla nintendera.

La influencia de Pokémon Go se palpa, literalmente. Y se escucha

Al igual que en los juegos de Game Boy, para jugar a cualquiera de las dos entregas de ‘Pokémon: Let's Go!’ sólo necesitaremos una cruceta direccional y dos botones. Bueno, y una serie de sensores giroscópicos que le darán el efecto mágico a la experiencia.

Tanto si nos paseamos entre las briznas de hierba como si nos topamos con alguno de los entrenadores nos veremos en la tesitura enfrentarnos a otros Pokémon, lo cual supondrá la oportunidad perfecta para fortalecer nuestro equipo, ampliar nuestra Pokédex -la enciclopedia de criaturas de bolsillo- y hasta obtener algunas monedas con las que adquirir pociones y Pokeballs.

1

En nuestro caso tuvimos la oportunidad de probar la Poké Ball Plus, un pequeño invento solo un poco más grande que una bola de Ping Pong y de tacto suave y ligeramente acolchado. Por definirlo de algún modo, se notaba que no se trataba de un accesorio hecho con materiales económicos.

Lo primero que llama la atención es que hay que sujetarlo de un modo concreto, y tiene su lógica: al tener una forma esférica, si inclinamos la cruceta nuestro protagonista podría dirigirse a cualquier dirección, con lo que podremos usar el segundo botón, disimulado en la zona superior, para encontrar la referencia antes de empezar a desplazarnos.

1

Una vez hechos a ésto, nos daremos cuenta de la genialidad del invento. Se acabó jugar con las manos apuntando hacia la pantalla. Incluso podemos jugar de brazos cruzados si lo deseamos. Con un botón, el de la cruceta, seleccionamos la acción y con el segundo cancelamos. Y esto se aplica a los diálogos, los combates entre entrenadores o a la hora de gestionar los menús.

Ahora bien, la verdadera genialidad es el sistema de atrapado: inspirados en ‘Pokémon Go’, se descarta el combate previo para dar el protagonismo total al lanzamiento. Podremos usar diferentes frutas y reclamos y guiarnos con el círculo que nos aparece en pantalla, pero la clave estará en el movimiento de brazo que hagamos para determinar la trayectoria y la efectividad de nuestra Pokeball.

1

El resultado es muy parecido al juego de bolos de 'Wii Sports', y es que una vez aparecen en pantalla vemos que las Pokeballs digitales son un poquito más pesadas de lo que podría parecer, lo cual acota de manera muy ingeniosa la distancia de impacto y facilita que acertemos, aunque ni mucho menos lo garantiza.

Algo que también se puede hacer con los sensores y disposición de botones del Joy Con, desde luego, aunque la Pokémon Ball Plus tiene varios incentivos extra: durante la captura veremos como nuestro mando ilumina los leds y hasta emite vibraciones. Y si conseguimos atrapar a nuestro Pokémon hasta podremos escuchar su ruido desde ahí.

1

Pese a que no lo hemos podido comprobar, este accesorio promete ser compatible con ‘Pokémon GO’ , de modo que se espera que realice las mismas funciones que la pulsera ‘Pokémon Go Plus’ lanzada hace un par de veranos. Todo un detalle si, además, tenemos en cuenta que en el futuro podremos importar los Pokémon del juego de Niantic a cualquiera de las entregas de ‘Pokémon: Let's Go!’ .

Pokemon Let’s Go: una apuesta conservadora, pero que no depende de la nostalgia

Desde el lanzamiento de ‘Pokémon Edición Amarilla la saga adquirió un nuevo matiz que, en muchos aspectos, le ha dado una identidad única frente al resto de RPGs: la posibilidad de comunicarnos y establecer un vínculo con nuestros Pokémon. Y todas las novedades de ‘Pokemon Let’s Go’ ahondan en esa dirección.

1

Podremos vestir a Pikachu y Eevee al gusto y los veremos entrar a combatir trepando desde nuestro personaje, pero también los tendremos al lado tanto en el propio juego como dentro de la Poké Ball Plus, lo cual ofrece una nueva dimensión a toda la propuesta.

En este aspecto quedaron pendientes algunos de sus características esenciales, como el combate entre jugadores, el nuevo modo cooperativo e incluso cómo es jugar en modo portátil ¡y atrapar un Pokémon desde ahí!

Sin embargo este regreso a Kanto, y a las propias raíces de la serie, no se limita a devolver a los veteranos a su zona de confort, añadiendo sorpresas las entregas clásicas, sino que su diseño pone de manifiesto que Nintendo ofrece una estupenda oportunidad de descubrir la saga a todo el mundo: pequeños jugadores, nuevos jugadores y aquellos que quieren compartir la experiencia de hace 20 años con sus hermanos, hijos, sobrinos o padres.

1

Y es que ‘Pokemon Let’s Go’ es, posiblemente, la base más sólida sobre la que edificar este apasionante mundo de los monstruos de bolsillo. Y no es casualidad que llegue un año antes del título con el que que Nintendo y Game Freak afianzarán el futuro de la saga.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos