Publicidad

Röki, el cuento de hadas hecho videojuego con encanto y en forma de aventura gráfica que se inspira en el folclore escandinavo
Análisis

Röki, el cuento de hadas hecho videojuego con encanto y en forma de aventura gráfica que se inspira en el folclore escandinavo

Publicidad

Publicidad

El festival de juegos de Steam con motivo de la primavera me ha servido para ver con más detalle indies a los que no les había prestado demasiada atención, como Röki: una aventura de corte fantasioso a cargo del estudio Polygon Treehouse.

Presentado por primera vez en el lejano mes de enero de 2019 para Steam, fue una de las sorpresas del Indie World de Nintendo en agosto de dicho año, con motivo de su GamesCom. Sin embargo, este estudio (donde están involucrados antiguos artistas de Guerrilla Games) no ha podido lanzarlo en el invierno pasado, por lo que saldrá en un mes por determinar de 2020. Pero, ¿y qué tal el juego?

Déjate llevar por la fantasía más inocente...

Roki

Röki es una aventura gráfica, pero de las que andan a medio camino entre dos estilos, al no apostar por el point & click tradicional, sino que nos brinda control directo sobre su protagonista para moverse y para apuntar. Arropado por una estética minimalista, donde la nieve copa la mayor parte de la pantalla, nos pondremos en la piel de la joven Tove en una misión para salvar a su familia.

De aspecto bastante inocente, es un título claramente enfocado para todos los públicos por el lenguaje que utiliza, pero no significa que nos lo vaya a dar todo mascado. Habrá que fijarse muy bien en el entorno que nos rodea, porque se nos puede pasar por alto alguna ruta. Por ejemplo, la entrada a una cabaña cubierta.

La forma de reaccionar de Tove frente a lo que va viendo me ha recordado, salvando las distancias, a lo vivido por los hermanos del maravilloso Brothers: A Tale of Two Sons de Starbreeze Studios, como a la hora de charlar con un trol que están bloqueando un paso debajo de un puente. No hay atisbo de maldad.

Incluso cierto árbol con muchos ojos, de aspecto intimidante al principio, será nuestro guía inicial en los primeros compases de esta chiquilla en su misión por toparse con su hermano perdido, Lars. Ahora bien, no hay rastro en la demo de Röki, el monstruo de aspecto oscuro que da nombre al propio videojuego.

Röki, una aventura que tiene mucho que contar

Roki

Este primer acercamiento deja claro, al menos, el cariz que tomará esta aventura, siendo bastante cómodo el uso del inventario a la hora de interactuar con lo que vemos en pantalla. Podemos arrastrar los objetos y ponerlos donde creamos conveniente, para ver si se obra la magia, o combinarlos directamente desde la barra desplegable en busca de otra solución... Y siempre siguiendo una lógica.

Röki tiene más de lo que se ve a simple vista, como a la hora de esos desafíos en forma insignias donde sacar a esa persona curiosa que llevamos dentro. Pueden ser cosas sencillas, siguiendo el transcurso de la historia, o simplemente poniendo empeño en ahondar más sobre los elementos con los que podemos interactuar en busca de más información. Y guardando un registro con los datos más relevantes.

En este registro, a modo de diario, tendremos a nuestra disposición un mapa orientativo del acto en el que nos encontremos, información sobre los personajes que vamos conociendo, las insignias (con sus retos para conseguirlas) y un apartado de coleccionables con objetos con un significado especial para Tove.

La demo es tan solo un pedacito de lo que nos aguarda en Röki, debido a su escasa duración, pero deja un buen poso gracias a su atmósfera y cómo afronta este viaje su protagonista. A mí me ha servido para no perderle la pista en 2020.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios