Publicidad

Retroanálisis de Samurai Shodown III, una transición oscura en la saga de SNK que al menos nos dejó a Rimururu y a Basara
Análisis

Retroanálisis de Samurai Shodown III, una transición oscura en la saga de SNK que al menos nos dejó a Rimururu y a Basara

Publicidad

Publicidad

Hay algo muy curioso en el resurgir de Samurai Shodown en pleno 2019 y es que tres de los cinco luchadores de su primer pase de temporada hayan debutado en Samurai Shodown III. De hecho, los dos primeros en llegar han sido precisamente de ese capítulo, Rimururu y Shizumaru Isame, este último apareciendo por sorpresa y de regalo. El siguiente será Basara.

Sorprende que SNK se haya fijado en esos personajes, no porque no sean lo suficientemente llamativos y/o buenos, sino por lo mal valorada que está esa entrega en comparación con el resto, tanto por lo mal balanceada que está como por suponer un cambio drástico en la estética de Samurai Shodown, mucho más oscura. Nada de eso sirvió, en cualquier caso, para que no me picase el gusanillo por recordarlo al ver a Rimururu o al futuro Basara.

Un paso en falso para Samurai Shodown

Samurai Shodown III

Samurai Shodown siempre fue una saga que no se cortó ni un pelo con la sangre, aunque sin llegar hasta el nivel de Mortal Kombat, explícito como ninguno. Además, gozaba de cierto colorido, de colores muy vivos, para quitarle hierro al asunto. Y con un diseño de los personajes más inocente.

Con Samurai Shodown III se cambiaron los trazos de todos los luchadores, notándose especialmente en algunos, como Haohmaru, junto con unos tonos más oscuros para la gran mayoría de sus escenarios. No era tan alegre, en definitiva. Y a esta sensación ayudó también la principal novedad de este capítulo, el añadido de dos estilos de combate: Slash y Bust. El primero, fiel a los orígenes de la saga; el segundo, modificando el aspecto de cada luchador por tonos más apagados y variando todas sus técnicas, en algunos casos de modo bastante notorio, como eliminar el perro de Galford.

En su plantilla hubo diversos cambios, igualmente, con la supresión de varios rostros conocidos, como Charlotte, Jubei Yagyu o Cham Cham, dando pie a un número de luchadores inferior al anterior Samurai Shodown II. Eso sí, introdujo rostros nuevos: Rimururu (hermana de Nakoruru), Basara (el personaje más oscuro al ser una especie de fantasma sanguinario que ha renacido para vengarse) y Shizumaru Hisame (protagonista de la historia).

Qué supone regresar a este tercer capítulo

Samurai Shodown III

Pese a que las producciones de SNK en el terreno de la lucha hayan gozado de muy buena reputación en los noventa, Samurai Shodown fue la única que empezó a ir en picado a partir de este Samurai Shodown III, y es algo que no extraña al volver a rejugar este clásico de 1995. No se disfruta de la misma manera y parte de la culpa la tiene lo mal balanceado que resulta.

Hay personajes netamente superiores al resto y se exageró demasiado el daño de ciertos ataques, hasta el punto de que de un toque nos podían dejar con la vida tiritando. Lo que jamás me había pasado, eso sí, es toparme con una dificultad que no refleja en absoluto el propio nivel de dificultad.

Me puse con el juego en nivel normal hasta que se me atragantó Galford en modo berserker; lo puse después en modo fácil, teniendo que rejugarlo desde el principio, y Rimururu se había vuelto más dura que cualquier otro contrincante, anticipando a la perfección todos y cada uno de mis golpes y provocándome la muerte en tres o cuatro acometidas, a lo sumo. Increíble.

No es de extrañar que en aquella etapa de los noventa mi desencanto con la saga se produjese con este capítulo (al igual que para mucha gente), porque las sensaciones ya no eran las mismas, principalmente por la supresión de varias técnicas de la secuela y por introducir otras, como la esquiva o el bloqueo aéreo, aparte de una redistribución para los botones que chocó mucho al principio, pese a que se haya estandarizado con el paso del tiempo.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

No muy bien, porque no cuenta con la magia de los primeros capítulos. Al volver a adentrarse en Samurai Shodown III uno recuerda por qué no se echaba de menos esta entrega, muy lejos de la calidad de sus precursores. Salvo para completistas o por mera curiosidad, se puede omitir sin miedo.

Samurai Shodown III

Samurai Shodown III

Plataformas Arcade (versión analizada), Neo Geo, PlayStation, Saturn, Game Boy, Wii, PS4, Nintendo Switch y Xbox One
Multijugador Sí, local (dos jugadores)
Desarrollador SNK
Compañía SNK
Lanzamiento 1995
Precio 6,99 euros (ACA NEOGEO)

Lo mejor

  • Las nuevas incorporaciones, como Basara
  • Algunas técnicas que se introdujeron
  • En el fondo, seguía siendo un Samurai Shodown

Lo peor

  • Completamente desbalanceado
  • Su nivel de dificultad era ilógico
  • La opción entre Slash y Bust no era suficiente

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir