Compartir
Publicidad
Siete cosas que me han encantado de Control y otras tres que no me han convencido tras sus tres primeras horas de juego
Análisis

Siete cosas que me han encantado de Control y otras tres que no me han convencido tras sus tres primeras horas de juego

Publicidad
Publicidad

Ya lo hemos avisado en más de una ocasión, pero nunca está de más recordar que durante la recta final de agosto se van a lanzar unos cuantos títulos a los que llevamos tiempo siguiéndoles la pista muy de cerca. Uno de los que más se trata de Control, la nueva obra de Remedy Entertainment y que tantas buenas sensaciones nos ha dejado hasta el momento.

Gracias a 505 Games he tenido la ocasión de probar un adelanto por tercera vez. La primera fue muy breve, aunque sirvió para hacerme una idea de su jugabilidad. En cambio, la segunda se centró más en una parte avanzada de la trama que nos permitió a los asistentes hacernos una mejor idea de lo que nos íbamos a encontrar.

Por suerte, esta vez he podido jugar desde el principio y descubrir cómo son las tres primeras horas de lo nuevo de los creadores de Alan Wake y Quantum Break. Así pues, esta vez he querido contar cuáles son las siete cosas que más me han gustado de Control y las tres que no me han terminado de convencer del todo.

Una historia de lo más extraña y cargada de misterio

Del argumento de Control sabíamos lo justito, pero gracias a este adelanto hemos podido descubrir por qué Jesse Faden, nuestra protagonista, se adentra en la Oficina Federal de Control, una agencia que permanece oculta en el más absoluto secreto. También hemos logrado saber cómo llega a ser su directora o que detrás de todo esto existe una amenaza llamada Hiss que está poniendo en jaque a todos los empleados del recinto.

De la historia no podemos contaros mucho más dado que podría ocuparnos un artículo entero por lo enrevesada y extraña que es. De hecho, le envuelve tanto misterio que tampoco estamos seguros del todo de si hemos llegado a entender todo lo que ha sucedido durante nuestra partida, pero lo que tenemos claro es que no hemos visto ni una décima parte de todo lo que nos ofrecerá en este apartado.

Sea como sea, ha captado nuestra atención desde el primer minuto y estamos deseando averiguar cómo evolucionará, si para bien o para mal. 

Los poderes sobrenaturales y las armas de Jesse

Control

Recorrer la llamada Casa Inmemorial no será coser y cantar. La agencia está plagada de enemigos y criaturas extrañas que no pararán de ponernos en serios aprietos, así que deberemos de sacar partido de las habilidades sobrenaturales de nuestra protagonista que irá obteniendo poco a poco. En un principio empezaremos siendo una persona normal y corriente, pero no tardaremos en apoderarnos de alguna que otra que la volverá más demoledora.

Esto será posible gracias a unos objetos de poder que nos concederán unas capacidades extraordinarias si logramos superar con éxito unos niveles en forma de tutorial cada vez que nos encontremos con uno de ellos. Así contaremos con la posibilidad de deslizarnos rápidamente en una dirección o utilizar unos poderes telequinéticos para recoger y lanzar elementos que haya por el escenario.

Naturalmente estos no serán los únicos y tampoco será la única manera de defendernos. Nuestra principal arma será la pistola de servicio, un arma de fuego que tienen los directores de la agencia y que dispone de balas infinitas. Eso sí, el cargador se gasta y en ese caso hay que esperar unos segundos para para ponernos a disparar tiros como si no hubiera un mañana. Además, con el tiempo nos iremos agenciando materiales que nos permitirán modificar la apariencia y el cañón de nuestra arma por el de una escopeta, por ejemplo, entre otras.

Un metroidvania de ciencia ficción

Control

De Control se ha dicho en más de una ocasión que se trata de un metroidvania y con esta última prueba no podemos estar más de acuerdo con dicha afirmación. El tamaño de la agencia será descomunal y nos llevará su buena cantidad de horas recorrerla a fondo, aunque no tendremos total libertad para ir por donde nos de la gana.

Para desplazarse por las habitaciones y los distintos pisos necesitaremos códigos de acceso o realizar ciertas acciones que nos abran paso a las nuevas zonas, a lo que habrá que sumar sobre todo el hecho de que algunos de los poderes sobrenaturales de Jesse serán determinantes para estos momentos. Por lo tanto, si veis algún sitio que parece inaccesible, lo más seguro es que se deba a que no tenemos las habilidades oportunas.

El escenario nos obligará a dar vueltas por todas partes y no siempre nos indicará por dónde debemos así, así que la exploración estará más que garantizada en todo momento.

Una ambientación simplemente formidable

Control

La iluminación y los colores parecen ser también otros protagonistas de Control. La manera con la que juega Remedy con estos detalles es algo fantástico. Principalmente nos moveremos por salas enormes en las que predominará el gris y que encajan de maravilla con la temática del juego, pero no serán las únicas.

También pasaremos por pasillos, habitaciones con mesas, ordenadores y otras maquinarias, otras salas con pasarelas y detectores de metales y otros lugares similares que os podáis imaginar. Aun así, el juego va más allá de todo esto y también nos moveremos por otras zonas derruidas y que se han venido completamente abajo, por no olvidar las misteriosas ubicaciones en las que las paredes no disponen de un diseño uniforme y sobresalen partes de ellas por todos lados.

En cuanto a la iluminación, como ya hemos indicado Control emplea sobre todo el gris, pero el azul o el rojo son otros que predominarán en ciertas situaciones que se producirán frecuentemente. Junto a ellos, como suele ocurrir en los metroidvania, las distintas zonas estarán bien distinguidas también ya sea por su diseño o por el tipo de iluminación que resaltará y que se ha elegido para ellas.

Unos momentos de acción que le sientan de maravilla

Control

Sin duda algo que más nos ha encantado en las tres pruebas de Control que hemos jugado son los momentos de acción. No siempre serán muy numerosos, pero en cuanto nos vemos envueltos en cualquiera de ellos desearemos que nunca acaben, porque están muy bien implementados y sobre todo el utilizar las diferentes armas y habilidades de Jesse los harán más entretenidos.

La dificultad de la aventura creemos que se sitúa en el punto justo, sin resultar un paseo ni una tortura. Eso no quita que haya grupos de enemigos que en ocasiones nos lo vayan a hacer pasar canutas, así como lo harán los jefes finales con los que nos topemos. A la mayoría los liquidaremos a base de acribillarlos a tiros, pero también habrá otros que requerirán que empleemos habilidades como la de lanzar objetos del escenario.

Suponemos que más adelante, según nos vayamos fortaleciendo, estos encuentros se irán volviendo más variados todavía, aunque de momento cumplen a la perfección.

Responsables de la destrucción del escenario

Control

Al haber tanto tiro y explosión por el escenario sería raro si el escenario no se viese afectado por tanta acción que habrá de por medio. En ese aspecto Remedy ha realizado un buen trabajo también porque el entorno se podrá hacer pedazos cuando combatamos contra los enemigos. Tampoco es que todos los elementos sean destruibles, pero al menos los que son más frágiles sí se harán añicos.

Lo que sí seremos capaces de arrojar a nuestros enemigos prácticamente cualquier objeto de tamaño medio que tengamos a nuestro alcance. No importa si es un ordenador, un extintor, un bidón o simplemente un trozo de piedra. Lo importante es causar el mayor impacto posible a todos aquellos que vayan tras nosotros, sin importar lo que tengamos a nuestro alcance.

Un espectáculo de luces que se nota que ha ido mejorando

Control

Precisamente estos combates acabarán generando todo un espectáculo de luces con tantos efectos de por medio. En la primera prueba de hace unos meses hubo demasiados momentos en los que la acción se ralentizaba demasiado, algo que se corrigió con la segunda prueba y se ha solucionado del todo en esta última. Nuestra partida se ha llevado a cabo en una PS4 Pro en la que la imagen se movía constantemente a 30 fps y solo hemos sufrido ralentizaciones en un único instante durante unos segundos.

Si bien es cierto que Control no se podría considerar obra maestra por su apartado visual, al menos es bastante decente. Sobre todo se agradece que todo se mueva sin tirones, mientras que su banda sonora no es que resulte especialmente llamativa, pero le queda bien de fondo al que será uno de los grandes juegos de este verano.

El doblaje. Ay las voces en castellano...

Control

Pasando a hablar sobre los temas menos positivos del juego, sin ninguna duda el que más se lleva la palma de todos ha sido el doblaje. Las otras veces habíamos jugado en inglés, así que esta era la primera vez que escuchábamos las voces de los personajes en castellano y, por mucho que nos duela decirlo, es de los peores doblajes que hemos visto en años.

A ninguno de los personajes les sienta bien las voces que se han elegido para ellos. Durante los diálogos sueltan las frases sin más, sin darles ningún tipo de entonación o una acorde a lo que está sucediendo en ese instante. Carecen completamente de sentimientos y sino solo tenéis que ver nuestro gameplay para comprobarlo.

Sobre el hecho de que las voces no coincidan con el movimiento de los labios no decimos nada hasta la versión final, en la que suponemos que ya estará bien implementado.

Un mapa un tanto confuso

Control

Algo que hemos resaltado anteriormente es que la Casa Inmemorial tiene un tamaño gigantesco y será fácil que nos perdamos por ella si no tiramos de vez en cuando del mapa del juego. Sin embargo, en lugar de resultar una ayuda, casi que nos entorpecerá más aún porque no termina de dejar lo suficientemente claro los lugares por los que nos podremos desplazar.

Y es que una misma zona se puede dividir en varios pisos que aparecen mostrados todos a la vez en el mismo mapa. Así resulta complicado saber a ciencia cierta cuáles de ellos tienen pasillos o dónde están exactamente las entradas en cada uno de ellos. Cuando os decimos que va a tocar explorar a base de bien, podéis estar seguros que no es ninguna exageración.

Las misiones secundarias que carecen de importancia

Control

Finalmente, lo último que hemos notado que sobraba un poco eran las misiones secundarias. Algunos de los personajes que nos encontraremos nos irán encomendando tareas que simplemente servirán para conseguir materiales para fabricar mejoras para nuestra pistola o las estadísticas de Jesse. No obstante, estos objetivos parece que están un poco metidos con calzador.

Una de ellas consistía en incinerar la basura en un contenedor, tal y como suena. Debíamos emplear nuestro poder de telequinesis para recoger unos barriles y arrojarlos ahí para hacerlos estallar. No tenía más misterio y tememos que vaya a haber muchos más casos de este tipo simplemente para alargar innecesariamente la duración de un juego que ya de por sí apunta maneras con una campaña muy prometedora.

En resumen, los aspectos negativos de Control son detalles que no afectan en exceso a los principales, a excepción de las voces, así que nuestras ganas de que llegue el 27 de agosto han aumentado más todavía para seguir disfrutando de la fascinante obra de Remedy para Xbox One, PS4 y PC.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio