Publicidad

Retroanálisis de Super Castlevania IV, uno de los primeros y grandes reclamos del Cerebro de la Bestia
Análisis

Retroanálisis de Super Castlevania IV, uno de los primeros y grandes reclamos del Cerebro de la Bestia

Publicidad

Publicidad

Si la semana pasada retroanalizamos un clásico incluido dentro del Arcade Classics: Anniversary Collection de Konami, hoy vamos a centrar las miras en otro clásico que vendrá de serie en Castlevania Anniversary Collection.

Nos referimos a ese Super Castlevania IV que hizo las delicias de los que tuvieron la suerte de comprar la Super Nintendo en sus primeros años de vida, una muestra de todo el potencial que estaba por llegar en 16-bits.

El primer Castlevania de 16-bits. Y se notó

Super Castlevania IV

A lo largo de sus más de 30 años de historia, Castlevania ha pasado desde sus inicios en la NES hasta el MSX, la Game Boy y muchos más sistemas, pero uno de los primeros hechos que no se olvidan fue ese salto a los 16-bits.

En pleno Halloween del año 1991, los nipones, que ya llevaban casi un año exacto con la Super Famicom en el mercado, vieron cómo se ponía a la venta este Super Castlevania IV para el Cerebro de la Bestia, siendo otro de los juegos, tras Pilotwings, F-Zero o Super Mario World, los tres de 1990, en sacar partido del visual, aunque hoy en día poco impactante, modo 7

De haber jugado a la trilogía en la NES a experimentar esa paleta mucho más amplia de la Super Nintendo, de colores más vivos y florituras que simulaban efectos en 3D llamativos, había un trecho. Y sin duda fue uno de los primeros reclamos grandes que tuvo esa nueva máquina de Nintendo.

Concebido como una reinterpretación de la historia de Simon Belmont vista en Castlevania (NES, 1986) y Vampire Killer (MSX, 1986), situados a nivel cronológico en la Transylvania de 1691, teníamos que hacer frente a las huestes del conde Drácula hasta poder matar a este señor de la noche.

Super Castlevania IV dio buen uso del látigo

Super Castlevania IV

Con casi una docena de fases, algunas de ellas nuevas respecto a las obras de 1986 y con unas cuantas lejos del castillo de Drácula, Super Castlevania IV llamó mucho la atención precisamente por el uso que se le dio al modo 7, como en la cuarta fase, donde giraba toda la pantalla cuando usábamos el látigo para colgarnos de esos salientes e ir activando ciertas plataformas.

Visualmente, insistimos, era más llamativo que anteriores exclusivos del Cerebro de la Bestia, aunque por contra sufrió bastantes ralentizaciones cuando aparecían varios enemigos en pantalla cuando se usaba el modo 7. Nada, en cualquier caso, que afectase de manera tan negativa al propio juego, porque esas ralentizaciones eran mucho más habituales en shmups.

¿Y qué tal se desenvolvía Simon Belmont con el látigo? Mejor de lo esperado, puesto que podía mejorar su Vampire Killer (para que fuese más largo y poderoso) y podía atacar en ocho direcciones. Incluso mantener pulsado el botón de ataque para hacer unos giros dirigidos con el látigo.

Había aspectos mejorables, de todas formas, como esa imposibilidad de saltar cuando estábamos subiendo/bajando escaleras (al menos sí podíamos bajar de golpe con el salto) o que al coger un objeto especial perdíamos automáticamente el que llevábamos equipado, sin poder recuperarlo.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

Sí, desde luego. Ya nos lo volvió a recordar su incorporacion al catálogo de la SNES Mini, de hecho. Super Castlevania IV sigue siendo uno de los grandes representantes de ese estilo clásico de la legendaria saga de Konami y muy pronto vamos a tener ocasión de disfrutarlo con un lote especial.

Super Castlevania IV

Super Castlevania IV

Plataformas SNES (versión analizada), Consola Virtual (3DS y Wii U) y SNES Mini
Multijugador No
Desarrollador Konami
Compañía Konami
Lanzamiento 1992 (España)
Precio 7,99 euros (Consola Virtual)

Lo mejor

  • Estilo clásico de Castlevania, pero más jugable
  • El salto evolutivo respecto los 8-bits
  • La banda sonora era una delicia

Lo peor

  • Las ralentizaciones que sufría el modo 7
  • El tema de las escaleras y los objetos perdidos
  • Algunos jefes eran de chiste

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir