Publicidad

Super Smash Bros. for Nintendo 3DS: análisis

Super Smash Bros. for Nintendo 3DS: análisis
73 comentarios

Publicidad

Publicidad

A veces coges un juego con tantas ganas que lo acabas quemando, no sólo ese título en particular, también el género al que pertenece. Me pasó con el 'Marvel vs Capcom 2' de Dreamcast, al que le metí una cantidad de horas que llegaba a límites enfermizos, así que todos los juegos de lucha que han llegado a mis manos, incluido este 'Super Smash Bros. for Nintendo 3DS' los empiezo intentando que esa situación nunca vuelva a repetirse.

Va a ser misión imposible, ya os lo adelanto, como mínimo hasta que llegue la versión de Wii U y tenga una excusa para echar el freno. Creo que los buenos juegos brillan con luz propia, no necesitan excusas para invitarte a jugar, pero los que alcanzan la categoría de leyenda son los que son capaces de afrontar situaciones como la mía. Es fácil convertir a este 'Super Smash Bros.' en una nueva enfermedad.

Super Smash Bros: un juego de amor

smashbros2.jpg

Me llevé muchos palos cuando hablé en el pasado de 'PlayStation All-Stars Battle Royale' y el nuevo juego de 3DS, que debería andarse con pies de plomo para no aplastar a su hermana de sobremesa, demuestra una y otra vez por qué es fácil enamorarse de casi todo lo que toca Nintendo. El mimo con el que aborda estas locuras no tiene parangón. Simplemente están a otro nivel.

Podría hablar de Sonic y los coleccionables relativos al erizo, del aspecto de Mega Man y su ataque Smash, de cómo algo tan fuera de lugar como el aldeano de 'Animal Crossing' puede convertirse en un imprescindible entre el plantel de luchadores, pero es que la perfección a la hora de abordar cada uno de los movimientos y animaciones que pueblan 'Super Smash Bros.' está a la altura de todo lo demás.

Para muestra están los menús, que sorprenden por lo toscos que son en su primera impresión, presentándote lo justo y necesario para que empieces a jugar y alguien cansado del género como yo, lo haga viendo ahí otro título de lucha más.

Nintendo siendo más Nintendo

Empiezas con el jugar por jugar plantándote ante un catálogo de personajes desbordante, probablemente pensando que ahí no cabe nadie más si no has estado atento a las filtraciones del resto de luchadores, y ahí empieza el problema. No el del juego, que tiene sus más y sus menos al dejar a personajes de ayuda atascados en una tubería (por poner el único ejemplo con el que me he encontrado tras un buen puñado de horas invertidas), sino el tuyo y el de tu productividad a partir de ese momento.

smashbros3.jpg

Tras varias partidas empiezas a desbloquear personajes y a completar retos que te abren las puertas a premios en forma de coleccionables o accesorios para tu luchador Mii, y cuando te diriges al menú de esa cuadrícula plagada de ventanas por descubrir te das cuenta de que el modo Smash, el de zurrarte contra la máquina o en el multijugador de toda la vida, es sólo una pequeña muestra de lo que tienes por delante.

Empiezas a bucear por los menús, entrando en distintas opciones y accediendo a modos que no encontrarías sin añadir un poco de curiosidad. Los pruebas todos accediendo a las diferentes posibilidades que se encuentran dentro de ellos, como una matrioska de jugabilidad que no parece tener fin, y entonces, por si habías llegado al juego con la idea de superar otro tedio de "juega con este y desbloquea a este otro" la realidad te abofetea con la mano abierta para que valores, de una vez por todas, que este 'Super Smash Bros.', como nunca antes lo había hecho, tiene contenido para que acabes epiléptico perdido en una esquina de casa.

Y si te cansas de pelear en escenarios, cumplir retos, emular a 'Angry Birds' con una bomba sirviendo de pájaro o lanzando el saco de entrenamiento lo más lejos posible con un bate, tienes en tus narices la posibilidad de perderte en el modo Smashventura, el retorno de la idea de la edición de Wii, esta vez presentada en un escenario enorme en el que recopilar estadísticas para cuando el contador de tiempo llegue a cero y tengas que verte las caras con otros luchadores en combate.

smashbros5-1.jpg

Y si también te cansas de eso, zasca, multijugador atacando a la yugular para que demuestres tu pericia con un sistema de matchmaking lo suficientemente bien parido para que aquella broma de la relación entre Nintendo e internet suene a chiste una vez más. Y si no quieres jugar, ríete de Twitch y asiste como espectador a combates de otros usuarios mientras apuestas con monedas por el que tenga más opciones de ganar.

¿Y con las monedas esas qué hago? Pues, por ejemplo, irte al modo Cazatesoros a intentar batir tu último récord destrozando cajas y recogiendo nuevas figuras y accesorios que amplíen tu colección pese a creer que en pantalla ya no hay hueco para más figuras de personajes.

¿Me espero a Super Smash Bros. para Wii U?

No sé si ya ha quedado suficientemente claro, pero 'Super Smash Bros.' no cede ni un segundo de respiro, y mucho menos razones que lleven a compararlo con cualquier otro juego de lucha brawl. Simplemente no hay color, es otro cuento, uno capaz de tratar a todo lo que toca con el máximo respeto sin olvidar ni un ápice que aquí hemos venido a pasarlo bien y a invertir el dinero para sacarle la mayor rentabilidad posible en nuestras horas de ocio.

Hasta el modo Leyenda, en el que te enfrentarás a distintos personajes recorriendo la historia del videojuego hasta llegar a la actualidad, es algo para quitarse el sombrero y no volvértelo a colocar en la vida. Primero porque no te queda bien, y segundo porque, leches, es razón más que suficiente para reverenciarse.

smashbros4.jpg

Me queda la duda de saber hasta qué punto esta versión temprana de la nueva entrega de la saga acabará fagocitando a la de Wii U. Hay contenido suficiente para que eso sea posible, más aún con la situación actual de la consola de sobremesa.

Mi mayor miedo al enfrentarme al juego en una 3DS de la primera remesa, pantalla pequeña y control incluidos, se ha resuelto de forma satisfactoria, y aunque en HD y con el mando de GameCube todo esto puede ganar un buen número de puntos, lo creía más caótico e inaccesible frente a sesiones prolongadas de lo que realmente me he acabado encontrando.

Conclusión

Poco más puedo añadir con el temor de chafar sorpresas erizándome el vello de la nuca. Tal vez necesitabas saber si sí o si no, si valía la pena esperar o si la situación actual de los nipones tiene algún reflejo en la calidad de sus juegos, y bueno, creo que ha quedado bastante claro que la categoría de imprescindible se le queda corta a este 'Super Smash Bros.'.

Si sabes a lo que vas no hay arrepentimiento posible, y si es tu primera vez con este particular universo de la gran N, esta será una puerta de entrada por todo lo alto. Visto así, ojalá todo lo que rodea a Nintendo fuese igual de bueno que 'Super Smash Bros. for Nintendo 3DS'. A esta industria le iría mucho mejor.

9,0

Super Smash Bros.

Super Smash Bros.

Plataformas Nintendo 3DS
Multijugador
Desarrollador Nintendo
Compañía Nintendo
Lanzamiento 3 de octubre de 2014
Precio 45,99 euros (en Amazon puedes encontrarlo por 36,96 euros)

Lo mejor

  • Horas, y horas, y horas...
  • Un catálogo de personajes enorme
  • Modos de juego para todos los gustos

Lo peor

  • Aprovecha lo justo y necesario el 3D
  • Ciertos niveles pueden resultar caóticos en pantalla pequeña
  • Las marcas que se te quedarán en las manos al sujetar la portátil

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir