Publicidad

Mis primeras citas con Table Manners son dignas de First Dates, pero sin la presencia de Carlos Sobera le falta encanto
Análisis

Mis primeras citas con Table Manners son dignas de First Dates, pero sin la presencia de Carlos Sobera le falta encanto

Publicidad

Publicidad

No creo ser el único al decir que las primeras citas no se me dan bien, principalmente por los nervios e inseguridades al no conocer a fondo a la otra persona. Pero de ahí a lo que se ve en First Dates media un abismo, porque lo que se ve en ese programa presentado por Carlos Sobera llega a ser en muchos casos surrealista, viendo también lo peor del ser humano por esas faltas de respeto.

Lo que nos propone el videojuego Table Manners es más inocente, al ceñirse a aspectos muy básicos de la típica cita donde invitas a la otra persona a una cena. Pero bajo un prisma divertido, al hacer que cada tarea, aparentemente sencilla, se convierta en una prueba de agilidad donde nos sentiremos el pulpo de Octodad.

Aprendiendo a comportarse en la mesa

Table Manners

La gracia de Table Manners radica, precisamente, en ver lo complejo que resultan tareas tan sencillas como servir una copa de vino o encender unas velas, puesto que la disposición de los botones hace que no sea tan natural con el ratón.

Si bien nos movemos hacia a los lados y hacia el fondo de la pantalla o detrás con un movimiento predecible usando el ratón, este trabajo de Echo Chamber Games complica el asunto al meter en la ecuación los botones izquierdo (coger objetos) y derecho (girar la mano), junto con dos del teclado (W y S) para subir o bajar nuestra mano. Y claro, todo jugando con las físicas para causar el caos.

Por medio de una especie de Tinder, decidiremos con quién queremos tener una cita. Su descripción poco importa, ya que no influye en la partida; al igual que su aspecto, puesto que todas las personas guardarán un enorme parecido. En algunos casos podemos chatear primero para conocer mejor a nuestra cita, aunque con frases predefinidas teniendo en cuenta seis caminos básicos, como soltar alguna broma o intentar seducir. Y si no nos convence, bloqueo y pista.

Curiosamente, mi primera cita no fue tan caótica como me temía, puesto que Finley tuvo pocos caprichos en la cita, como encender una vela, salar las patatas fritas o echarle ketchup a su bistec, culminando la velada acercándole un brownie a la boca. Pero con Lorna fue completamente distinto. Horrible. Casi la mato.

Table Manners necesita mejorar las citas

Table Manners

Si bien Lorna no distaba en gusto ni apariencia de Finley, sí que fue más exigente con el tiempo para cada tarea, teniendo que ordenar cada pedido y estar pendiente de más cosas a la vez. Además, la mesa estaba más llena, lo que provocó que fuese difícil no tirar un vaso o derramar el vino por donde no debía.

Las intenciones de Table Manners son buenas, pero necesita mejorar su planteamiento para que la cámara no nos impida ver la mesa cuando subimos un poco el brazo. Orientarse por la sombra de poco sirve si al elevarnos dejamos de verla y tenemos que ir a ciegas al servir una copa. Y si a esto se le suma el límite de tiempo para que la otra persona no vaya decayendo su interés sobre nosotros, ya os imagináis el caos que puede ocasionar, con la consecuente desesperación. Quise matar a Lorna, de hecho, rajando su cuello con un cuchillo, pero no se puede. Tan solo hará un gesto de asco, bajando sus ganas de seguir con la cita.

No va tan fino como debería, por otro lado, porque es muy fácil tirar los objetos debido a lo mal que se calculan los movimientos por culpa de la cámara, siendo imposible recuperar un objeto que tiramos de la mesa... salvo los que se pueden pedir de nuevo al camarero. Para colmo, el restaurante inicial dará paso a otros de dificultad extrema, como un restaurante japonés con las típicas bandejas que se mueven o un crucero por el mar, con el movimiento incesante del barco por culpa de las olas, requiriendo bastante paciencia y agilidad por nuestra cuenta.

Esperaba algo más divertido, también es cierto, puesto que con otros juegos de corte similar, como Manual Samuel, lo pasé mejor. Pero también es cierto que estamos ante un juego que aún no ha acabado su desarrollo. Al menos, eso sí, podemos personalizar nuestra mano con anillos y otros detalles estéticos a medida que vamos superando las citas, puesto que se irán desbloqueando más.

  • Plataformas: Steam
  • Multijugador: no
  • Desarrollador: Echo Chamber Games
  • Compañía: Curve Digital
  • Lanzamiento: 14 de febrero de 2020
  • Precio: por confirmar
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios