Publicidad

Análisis de The Legend of Bum-Bo, la precuela de The Binding of Isaac se convierte en un adictivo juego de puzles
Análisis

Análisis de The Legend of Bum-Bo, la precuela de The Binding of Isaac se convierte en un adictivo juego de puzles

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

The Binding of Isaac es posiblemente uno de los videojuegos al que más horas le he podido dedicar junto con sus diferentes versiones. Es por eso mismo que cuando me enteré que Edmund McMillen estaba desarrollando un nuevo videojuego que se iba a tratar de una precuela de su fantástico roguelike, mis ganas de probarlo aumentaron considerablemente.

El título en cuestión, The Legend of Bum-Bo, ha ido sufriendo varios retrasos desde sus inicios y lo lógico era pensar que se debía a que se quería perfeccionar más todavía el juego antes de su lanzamiento. Sin embargo, desde que se puso a la venta, parecía que se trataba de una versión en estado early-access.

Poco a poco ha ido recibiendo numerosas actualizaciones para mejorar su calidad, añadiendo nuevas funciones, opciones, detalles que se han pulido y mucho más. Así hasta lograr que a día de hoy merezca la pena jugarlo y por eso mismo vamos a pasar a hablaros de él en nuestro siguiente análisis.

En busca de la codiciada moneda de Bum-Bo

The Legend of Bum-Bo

Todos los que hayan jugado alguna vez a The Binding of Isaac: Rebirth conocerán al personaje de Bum-Bo, ya que se trataba de un objeto a modo de acompañante que se volvía más fuerte a base de recolectar las monedas que había por el suelo. Pues bien, en este juego él es precisamente el protagonista y su pasión por las monedas sigue vigente.

Así pues, la historia es muy simple y es que un grupo de enemigos le roba a Bum-Bo su moneda más preciada, lo que provocará su ira para partir detrás de ellos con tal de recuperarla. La excusa es muy simple y lo cierto es que el argumento es de los aspectos menos importantes a tener en cuenta. Eso sí, lo realmente interesante es descubrir qué clase de vinculación tiene todo esto con The Binding of Isaac.

Dicho esto, el juego se dividirá en una serie de zonas con distinta temática y cuya dificultad irá en aumento cada vez que atravesemos cada una de ellas. Cada mundo se dividirá a su vez en varias fases que habrá que superar hasta llegar a un jefe final al que habrá que derrotar para acceder al siguiente lugar. Así sucesivamente hasta pasarnos el juego, aunque hasta que no completemos la partida unas cuantas veces no descubriremos el verdadero final.

The Legend of Bum-Bo

En los títulos de Isaac poco a poco se desbloqueaban nuevos lugares, otros finales, más enemigos, jefes finales, objetos, etc. Pues bien, esta medida se ha aplicado también en The Legend of Bum-Bo, así que habrá que acabar el juego más de una vez hasta ver el final real. Tampoco es que sea algo que nos vaya a llevar un tiempo excesivo, porque las partidas suelen durar una media hora, más o menos, dependiendo siempre de la habilidad de cada uno.

En todo momento se notará que el juego está basado en The Binding of Isaac porque un buen puñado de los enemigos os resultarán familiares, por lo que os podéis esperar caquitas, moscas, fantasmas, bichos viscosos y otras tantas criaturas de lo más extrañas. Los objetos, los trinkets y otros elementos también están extraídos del roguelike. Aun así, eso no quita que también haya novedades nunca vistas hasta ahora, pero en general a los aficionados de Isaac les llamará más la atención.

Los escenarios no son especialmente diferentes unos de otros, pero el apartado artístico resulta muy curioso. Tanto las paredes, como los personajes y otros detalles, da la impresión de estar hechos de cartón, como si fuesen muñecos que los mueve alguien.

Puzles y combates con una mecánica que engancha con facilidad

The Legend of Bum-Bo

Recuerdo que la primera vez que vi un gameplay de The Legend of Bum-Bo no entendía absolutamente nada de lo que ocurría en pantalla. La mecánica parecía un tanto complicada de aprender, pero nada más lejos de la realidad, porque en cuanto echas unas cuantas partidas todo comienza a cobrar más sentido y engancha con una facilidad pasmosa.

En cada fase el objetivo será superar una batalla eliminando a todos los enemigos que aparecen en pantalla. Para ello contaremos con un tablero en el que aparecerán distintos símbolos: un hueso, una caquita, un moco, un diente y una gota de pis, todo muy repugnante. Todos ellos figurarán en filas y columnas que podremos desplazar horizontal y verticalmente, aunque eso sí, dispondremos de una cierta cantidad de movimientos por turno.

Habrá que pensar bien qué piezas queremos juntar, dado que habrá que unir un mínimo de cuatro iguales para poder utilizar sus correspondientes efectos, porque no todas funcionarán de la misma manera. Si bien algunas dañarán a los enemigos, otras servirán para protegernos de sus impactos, así que, dependiendo de la situación unas serán más útiles que otras. Asimismo, cada vez que juntemos las piezas, obtendremos una cantidad de maná del mismo tipo que hayamos elegido.

The Legend of Bum-Bo

El maná es un aspecto muy a tener en cuenta, porque es lo que nos ayudará a sacar partido de los objetos especiales que vayamos recolectando, así que a la larga la estrategia será un factor muy importante, al igual que la suerte, porque la colocación de las piezas no siempre jugará a nuestro favor y los objetos que vayan apareciendo durante la partida serán aleatorios. Como buen roguelike, habrá veces que nos sean de ayuda y otros que no sirvan para casi nada.

Lo que sí es probable es que en más de una ocasión acabéis muriendo porque hay salas de enemigos que son bastante injustas. Algunos de estos seres repugnantes tendrán sus propios patrones y se puede dar el caso de que se junten varios difíciles de derrotar o que los objetos no resulten demasiado útiles para mantenernos con vida. No obstante, al finalizar cada zona podremos canjear las monedas que obtengamos por mejoras y más objetos.

The Legend of Bum-Bo

Por otro lado, los personajes dispondrán a su vez de sus propias habilidades y estadísticas que nos obligarán a jugar de una forma u otra dependiendo del que seleccionemos. En cualquier caso, a la larga, aunque fallemos en nuestro intento de recuperar la moneda de Bum-Bo, las partidas resultan tan entretenidas que siempre nos dejan con ganas de intentarlo de nuevo mientras las horas pasan volando sin darnos cuenta.

Eso no quiere decir que el juego sea perfecto, ni mucho menos, porque a día de hoy, con las actualizaciones que se han implementado, ha mejorado bastante su contenido, pero claro, ha hecho falta esperar hasta este momento para que sea perfectamente jugable. También quedan demasiados detalles por pulir, como por ejemplo la posibilidad de guardar la partida, algunos bugs puntuales y también más contenido que Edmund McMillen prometió que introduciría, así que ya veremos si es verdad o no.

La opinión de VidaExtra

The Legend of Bum-Bo

Si The Legend of Bum-Bo figurase en Steam en forma de early-access, tendría mucho más sentido, porque se nota que es un juego que no está terminado al 100%. Los menús son muy simples y ha sido necesario que pasaran varias semanas para introducir opciones muy básicas, como por ejemplo modificar el volumen de la música y el sonido.

Le salva el hecho de que es un juego tremendamente entretenido y adictivo y al que siempre apetece echar una partida para pasar el rato. Lo malo es que, para ser un roguelike, la suerte juega un papel fundamental y a veces es lo que determina si sudamos demasiado para salir victoriosos o nos condena a una muerte prácticamente garantizada.

Si sois aficionados a The Binding of Isaac, no lamentaréis su compra, de la misma manera que si os encantan los juegos de puzles deberíais darle una oportunidad. Mención especial también a su banda sonora por parte de Ridiculon, que vuelve a dejarnos con unos auténticos temazos que quedan perfectos con la temática de los escenarios y los putrefactos enemigos que tratarán de impedir que recuperemos la moneda de Bum-Bo.

The Legend of Bum-Bo

The Legend of Bum-Bo

Plataformas PC
Multijugador No
Desarrollador Edmund McMillen
Compañía Edmund McMillen
Lanzamiento Ya a la venta
Precio 12,49 euros

Lo mejor

  • Una jugabilidad que resulta entretenida desde el primer momento.
  • Toques de humor y mantiene perfectamente la esencia de The Binding of Isaac.
  • Ridiculon vuelve a componer una banda sonora sublime.

Lo peor

  • La suerte juega a veces un papel demasiado determinante a la hora de jugar.
  • Ha necesitado unas cuantas actualizaciones para comenzar a ser un buen juego.
  • Aun así, se nota que le falta contenido y mejoras muy necesarias.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios