Publicidad

Análisis de Wasteland 3, o cómo labrarnos una historia única y personal en este magistral mundo postapocalíptico
Análisis

Análisis de Wasteland 3, o cómo labrarnos una historia única y personal en este magistral mundo postapocalíptico

Esta semana se presenta bastante caliente en cuanto a tema de lanzamientos de videojuegos y uno de los más importantes que llegará a las tiendas en tan solo un par de días será Wasteland 3, la tercera entrega de la saga postapocalíptica desarrollada por inXile Entertainment y que en su momento, cuando fue anunciada, trato de buscar financiación a través de Fig para salir adelante.

Los aficionados de la franquicia dejaron claro su deseo de hacer realidad esta tercera parte porque en menos de 24 horas logró reunir más de dos millones de dólares de los 3,1 millones que acabó consiguiendo finalmente durante la duración de la campaña. Desde luego fue una clara muestra de la expectación que había generado el anuncio y desde entonces se ha estado esperando con ganas su llegada, pero, ¿habrá merecido la pena?

Ya en su momento, el pasado mes de marzo, tuvimos la ocasión de disfrutar de las cuatro primeras horas de la campaña y nos dejaron fascinados. Eso sí, ahora hemos podido probar a fondo su versión final que saldrá a la venta este mismo viernes, así que os vamos a contar qué nos ha parecido en el siguiente análisis y si ha logrado estar a la altura.

Un argumento con una profundidad alucinante

Wasteland 3

La trama de Wasteland 3 nos volverá a situar en un mundo postapocalíptico con unos acontecimientos que tendrán lugar después de lo que sucedió en la segunda entrega. Los Rangers están bajo mínimos en cuestión de recursos y sobrevivir se ha convertido en una ardua tarea. Es en ese momento cuando reciben la llamada del Patriarca, el líder de Colorado Springs, quien se ofrece a facilitarles todos los materiales necesarios para su subsistencia a cambio de echarle un cable con unos asuntos.

En su viaje hasta allí los Rangers son atacados por un grupo de pendencieros que logran acabar con la mayoría de ellos. Una forma muy directa que tiene el juego de advertirnos que este es un mundo de lo más peligroso y podemos encontrarnos con una amenaza acechando detrás de cada esquina. Así, tras participar en una serie de batallas y por fin llegar a Colorado, nos contarán que el Patriarca ha solicitado nuestra ayuda para traerle de vuelta y vivos, a ser posible, a sus tres hijos que se han rebelado contra él y han montado sus propios ejércitos. A cambio, además de otorgarnos todo tipo de materiales si cumplimos con la misión, nos permitirá establecer nuestra propia base para los Rangers.

Aun así, esto no es más que una pequeña porción de todo lo que puede llegar a ofrecer la campaña, sobre la que ya os avisamos que su duración puede ascender hasta las 80 horas fácilmente. Por supuesto todo esto depende de la prisa que se de cada uno al avanzar, pero entre las misiones secundarias, la cantidad de combates que hay que afrontar o la exploración que llevaremos a cabo por los escenarios, es fácil que las horas se pasen volando, sobre todo porque es una historia que te engancha rápidamente, pero más aún porque será la que decidirá cada jugador.

Wasteland 3

Y es que en Wasteland 3 estaremos tomando decisiones constantemente, algunas con mayor peso que otras. Todas ellas con la capacidad de cambiar por completo los acontecimientos que tendrán lugar durante todo el juego, de ahí que haya que pensar muy detenidamente todas y cada una de nuestras acciones, porque lo bueno que tiene este mundo es que se siente muy vivo. A medida que vas jugando y realizando misiones o vas manteniendo conversaciones, te vas dando cuenta que todo lo que haces acaba teniendo una repercusión, ya sea porque a alguien no le ha parecido bien, porque otros pasarán a comportarse de una manera determinada o para ganarse el afecto y rechazo de ciertas facciones.

Es por eso mismo que durante las conversaciones que mantendremos siempre tendremos varias opciones a nuestra disposición. De este modo, dependiendo de por la que nos decantemos, empezaremos a comprobar cómo la historia empieza a tomar un rumbo distinto y único. Esto mismo implica que el final variará por completo y será acorde a nuestro comportamiento, así que se podría decir que no hay un epílogo bueno o el verdadero, porque será el que ha elegido cada uno, lo que a su vez garantiza una enorme rejugabilidad con tal de comprobar qué habría sucedido de haber tomado otro tipo de decisiones y así darse cuenta de la descomunal profundidad que hay detrás de esta aventura.

Podríamos poneros decenas de ejemplos de este tipo de situaciones que hemos vivido, pero una de las más llamativas consistió en que la Sheriff de los Marshall nos solicitó arrestar a un convicto. Tras reunir las suficientes pruebas te das cuenta de que en realidad ha habido otro criminal peor que sí se merece llevarlo a la cárcel, mientras que la persona a por la que ibas igual puedes dejarla en libertad, lo que a cambio provocará que ofrezca su ayuda para instalar una armería en tu base. Sin embargo, los Marshall no verán esa acción con buenos ojos y tratarán de arrestarlo o asesinarlo. Puedes darles la razón y retractarte, lo que tiraría a la basura el trato que has llevado a cabo, o por el contrario plantarles cara, lo que te generará una enemistad con los Marshall hasta el punto de que no contarán más con tu ayuda.

Wasteland 3

¿Alguna de las opciones es la más correcta? No, porque todo tiene su lado bueno y su lado malo, así que dependerá de cada uno el seleccionar qué es lo que más necesita. También hay que reconocer que hay momentos en los que no sabemos el alcance que tendrán nuestros movimientos o la forma exacta en la que repercutirá en las zonas y en el resto de personajes, por lo que no está demás intentar anticiparse a estas situaciones, aunque eso no siempre es posible porque la trama está repleta de giros argumentales, tanto algunos provocados por nosotros mismos como otros que son imposibles de verlos venir.

Además, en este sentido también influye las habilidades con las que cuentan nuestro equipo de Rangers, porque ya de por sí el juego nos mostrará una serie de opciones durante las conversaciones, pero también habrá otras que permanecerán bloqueadas a menos que tengamos en un nivel muy alto alguna capacidad determinada. Al final mantener buenas relaciones con los demás personajes nos servirá para obtener descuentos, aliados o también que otros se quieran unir a nuestra causa y combatir a nuestro lado, llegando a un punto que podemos tener de compañeros a ciertos individuos que no verán con buenos ojos la población de Colorado. En resumidas cuentas, en ningún momento llegaremos a ser conscientes de todo lo que puede llegar a ocurrir en el juego y en este sentido será una sorpresa detrás de otra constantemente.

Un grupo de personajes servido a la carta

Wasteland 3

Si bien ya hemos dejado claro que el argumento será uno de los apartados que más podremos modificar sobre la marcha, tampoco se quedará atrás la personalización de nuestro grupo de Rangers, porque desde el primer minuto el juego ya nos permitirá determinar a qué pareja de protagonistas queremos. Así podremos elegir a un dúo especializado en el combate con armas, otros más enfocados a la tecnología o bien algunos que causen verdaderos estragos con las armas cuerpo a cuerpo. Esto no son más que algunas de las pocas opciones que nos serán facilitadas, pero cada uno también podrá configurar a sus propios personajes.

Como ya hemos indicado anteriormente, sobre la marcha habrá algunos ciudadanos de Colorado que se querrán convertir en Rangers y que se unirán a una buena plantilla de soldados que tendremos a nuestra disposición, cada uno especializado en unas habilidades en concreto. No obstante, en el caso de que no nos llame la atención ninguno, podemos ignorar por completo todo esto y crear nuestro propio grupo al completo. Así tendremos que seleccionar cómo será su aspecto físico, los atributos con los que contará y que afectarán a su comportamiento, ataque y supervivencia durante los combates.

Entre todo esto no faltarán tampoco aquellas cualidades a las que podremos sacar partido al mantener conversaciones si son muy dados a los trueques o se vuelven unos lameculos (como los llama el juego), pero también podemos especializarlos en la apertura de puerta, en la modificación de armas y armaduras, en el manejo de un tipo de armas determinadas y mucho más. Dicho esto, como un solo personaje es imposible que sea bueno en todo, por eso necesitaremos formar un grupo que sea lo suficientemente equilibrado para intentar hacer frente a todas las situaciones posibles que nos sean planteadas.

Wasteland 3

En cualquier caso, siempre tendremos la opción de volver a la base de los Rangers y cambiar la formación del equipo, pero los puntos que repartamos hay que pensarlo muy bien porque no habrá marcha atrás. Asimismo, esto no solo afectará a nuestros personajes principales, sino también a una pareja de ayudantes que siempre podremos hacer que nos acompañe y que corresponderá a los susodichos personajes que iremos conociendo y se quieran unir a la aventura, de forma que también tendrán su propia personalidad, sus líneas de diálogo y, es más, también afectarán al resto del mundo, porque habrá aliados o enemigos que se comportarán diferente si llevamos de compañero a alguien en particular.

De todos modos, algo también que hay que señalar es que el juego no te cierra ninguna puerta si no tienes algún personaje con una habilidad determinada que esté muy potenciada, como puede ser sobre todo la apertura de puertas, porque en estos casos podremos lanzarlas explosivos o acribillarlas a balazos para tirarlas abajo. Por el contrario, también se puede recurrir a la fácil solución de toda la vida de volver más adelante cuando cumplamos con los requisitos solicitados, siempre y cuando no sea algo que debamos realizar en ese momento, en cuyo caso nunca faltarán alternativas.

A base de ganar combates, completar objetivos o sacar partido de las habilidades en el mundo exterior, nuestros personajes se agenciarán puntos de experiencia que les permitirá subir de nivel y así conseguir más puntos para los atributos, habilidades o ventajas de cada uno. Y por supuesto, como buen RPG, por el camino habrá infinidad de armas y piezas de equipo con las que nos iremos topando para mejorar más todavía a nuestros personajes. En este sentido la recomendación que os dejamos es que nunca paséis nada por alto, porque cualquier bala cuenta y en un mundo postapocalíptico como este no es que haya recursos para dar y tomar, como bien acabaréis comprobando también con los botiquines.

Sin prisas y con estrategia todo es mejor

Wasteland 3

Como ya hemos señalado durante el análisis, en Wasteland 3 nos veremos envueltos en multitud de momentos en combates por turnos en los que se premiará la estrategia de los jugadores si se quiere vivir para contarlo. Esto hará que los escenarios por los que nos podemos desplazar libremente pasen a convertirse en una especie de tablero con casillas por las que nos tendremos que ir moviendo, pero eso sí, con un número limitado de acciones que siempre habrá que tener muy presente.

Dependiendo de si somos los que asestamos el primer golpe o nos pillan desprevenidos, comenzará un bando u otro. En el caso de que sean nuestros adversarios, atacarán todos prácticamente al mismo tiempo con la cámara tratando de seguir la acción automáticamente, pero a veces nos hemos encontrado con que no apunta correctamente al lugar donde está transcurriendo lo bueno y nos ha pasado que nos hemos perdido qué ha sucedido, sobre todo en zonas muy amplias. Al menos eso no sucede cuando nos tocaba a nosotros mover ficha, porque en ese caso iremos realizando las acciones con el ritmo que queramos.

Así podremos hacer que uno de nuestros personajes ataque, seleccionar a otro y que se mueva, volver al anterior para terminar de gastar sus puntos y así. Son detalles que hay que tener en cuenta porque podéis estar seguros que los enemigos no se andarán con tonterías y serán de lo más agresivos, incluso con una puntería con la que a veces te dan ganas de reír por no llorar. Precisamente en relación a esto último, no faltarán los grupos a los que superamos en número y en nivel, pero como sus ataques no fallan prácticamente nunca tendremos una sensación de estar en peligro en la mayoría de ocasiones.

Wasteland 3

Si bien las acciones más comunes serán las de moverse y atacar, también habrá que examinar con detalle el escenario, porque habrá barriles explosivos que podemos emplear a nuestro favor si los hacemos estallar, además de máquinas u otros elementos que podremos hackear o arreglar para emplearlas a nuestro favor o para que dejen de molestar si pertenecen a nuestros enemigos. Entre todo esto también habrá zonas con coberturas que nos servirán de protección o lugares más elevados que otros que también afectarán a la probabilidad de acierto que tendremos a la hora de apretar el gatillo de nuestra arma.

Y cuando decimos que todo lo que hagamos consumirá acciones no es ninguna exageración, porque curarnos, recargar la munición o apuntar para causar más daño con mayor precisión también nos consumirá puntos de acción, aunque no tendremos la necesidad de gastarlos todos antes de pasarle el testigo a nuestros enemigos. Esto se debe a que los puntos que sobren podremos gastarlos en mejorar nuestra defensa o acumularlos para el siguiente turno y así tener una mayor libertad para el siguiente paso que demos. Al final todo esto son detalles que a la larga lograrán colocar la balanza a nuestro favor o no, pero sobre todo no hay que tomar ninguna decisión a la ligera, porque no se podrá dar marcha atrás y revertir lo sucedido en el caso de que no nos haya convencido el resultado.

Entre todos los enemigos con los que nos llegaremos a enfrentar habrá humanos, animales salvajes y tampoco faltarán las poderosas máquinas que nos llegarán a poner en serios aprietos. Aquí entrarán en juego, además de los elementos con los que podamos interactuar por el escenario, los diferentes tipos de armas y balas que tendremos a nuestra disposición, porque algunas causarán distintos efectos de estado o serán lo suficientemente potentes como para atravesar el blindaje más resistente. Y mucho ojo, porque los enemigos estarán en igualdad de condiciones que nosotros y también nos podrán aplicar esos mismos efectos de estado que pueden llegar a causar verdaderos estragos, pero esa es precisamente la emoción por la que siempre tendremos ganas de vernos envueltos en más encuentros de este tipo.

La opinión de VidaExtra

Wasteland 3

Llegados a este punto me encuentro en un serio conflicto personal, porque por todo lo que he contado da la impresión de que Wasteland 3 es un juegazo, algo que es cierto. Sin embargo, nuestro análisis está basado en la versión de Xbox One y no podemos evitar pasar por alto una enorme cantidad de errores técnicos que hemos ido detectando y por los que no nos habría importado que el juego se retrasara de nuevo, por lo menos un par de meses más, con tal de solucionar estos inconvenientes y así terminar de pulirlo del todo.

Confiamos en que el día de lanzamiento se habilite un parche que solucione todo esto, pero es que durante nuestra partida nos ha ocurrido que a veces los personajes hacían lo que querían, la cámara no funcionaba correctamente en los combates, la calidad gráfica de los humanos parece de una generación anterior, el sonido también ha fallado a veces o se empiezan a escuchar ruidos que no concuerdan con lo que tenemos a nuestro alrededor y tampoco faltan unas pantallas de carga eternas cada vez que cambias de zona (algo bastante frecuente) en las que a veces tarda casi un minuto en cargarse del todo.

A su vez, el juego nos ha fallado una enorme cantidad de veces de quedarse colgado o cerrarse automáticamente, provocando que hayamos perdido nuestro progreso de la última media hora o incluso una mayor cantidad, porque sinceramente tampoco es plan de estar grabando la partida cada minuto solo por si acaso se cierra. Y la verdad es que sorprende que todo esto haya ocurrido en la versión final, porque cuando jugamos en PC hace medio año, que ni siquiera era la versión definitiva, no nos sucedió nada de todo esto, lo que es una pena porque si técnicamente funcionara de maravilla, podríamos decir que es un título redondo.

Wasteland 3

Por supuesto, al César lo que es del César, porque el juego puede presumir de contar con un soberbio doblaje en inglés que nos ha encantado por lo bien que le sientan las voces a todos, y con unos subtítulos en castellano que tampoco se quedan cortos con algunos individuos de lo más deslenguados, algo muy acorde a la situación en la que nos encontramos en la que aquí es difícil hacer amigos y no te puedes fiar ni de tu propia sombra.

Además, la banda sonora compuesta por Mark Morgan, quien ya trabajó también en la de Wasteland 2, es una auténtica delicia para los oídos. En cuanto al apartado artístico, quitando el diseño de los personajes por el escenario, todo lo demás luce de maravilla, con unas zonas que nos meten de lleno en este universo y unos efectos visuales espectaculares cuando hay explosiones o fuego, y las animaciones también están muy bien logradas, así que en este sentido no podemos poner ninguna pega.

Lo que sí nos hemos quedado con ganas es de probar el modo cooperativo, en el que dos jugadores se pueden unir en la misma aventura, tomando sus propias acciones y decisiones, así que ya tenemos una buena excusa para rejugar esta espléndida obra de inXile Entertainment con un argumento simplemente magistral y con tantísimos caminos diferentes por los que os podemos asegurar que cada hora que depositéis en Wasteland 3 estará muy bien invertida.

Wasteland 3

Wasteland 3

Plataformas PC, PS4, Xbox One (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador inXile Entertainment
Compañía inXile Entertainment
Lanzamiento 28 de agosto de 2020
Precio 54,95 euros

Lo mejor

  • Una historia con una profundidad simplemente alucinante.
  • La cantidad de decisiones que podremos llegar a tomar y que alterarán a los acontecimientos.
  • El nivel tan alto de personalización de nuestros personajes y miembros del equipo.

Lo peor

  • Las pantallas de carga tan excesivamente largas.
  • Demasiados problemas técnicos, como con las cámaras o el sonido y los numerosos fallos que cerraban el juego.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios