Publicidad

Retroanálisis de Xybots, el futurista Gauntlet en 3D de Atari que acabó siendo un fiasco comercial
Análisis

Retroanálisis de Xybots, el futurista Gauntlet en 3D de Atari que acabó siendo un fiasco comercial

Publicidad

Publicidad

A raíz de las rebajas en retrocompatibles con Xbox One, pude recuperar la colección Midway Arcade Origins y continuar con las partidas que había disputado en Xbox 360. Lo que me resultó curioso es que cuando salió ese lote para PS3 y Xbox 360 en 2012, se me pasó por alto el Xybots de Atari.

Originario de 1987 en Arcades, bastan tan solo un par de minutos con este shooter en tercera persona para darse cuenta de que tiene mucho de ese clásico de 1985 llamado Gauntlet. Y de hecho, su nombre iba a ser, ni más ni menos, Gauntlet III: Catacombs, hasta que finalmente se descartó por temas comerciales. El resto, como se suele decir, es historia. Por ello me apetecía descubrir esta rareza olvidada por medio de un retroanálisis.

En solitario o acompañado, el peligro no cesa

Xybots

La premisa de este título era bien sencilla: erradicar la presencia de Xybots, los robots que dan nombre al videojuego, para impedir que destruyan toda existencia de la humanidad. Y ya sea en la piel de Rock Hardy o Ace Gunn, tocará explorar más de una decena de mazmorras para darles caza a todos.

En su época llamó la atención, aparte de por su estilo gráfico en 3D, por cómo se presentaba la pantalla, incluso jugando en solitario, al partirla en cinco partes. La zona superior se reservaba para la información de cada personaje, con su puntuación, objetos recogidos y mejoras aplicadas, mientras que en la parte central se compartía el mapa del nivel. Y ya en la zona inferior, una pequeña cuadrícula para cada uno de los dos jugadores.

El movimiento de Xybots era complicado con los giros, a todas luces poco práctico en su época y extremadamente caduco en la actualidad. No era un Wolfenstein 3D, desde luego, porque los giros de 90º eran muy forzados y las transiciones un tanto lentas. Con un botón girábamos hacia la izquierda, mientras que con el otro lo hacíamos a la derecha. Después uno para el disparo y finalmente la palanca para movernos con total libertad en 360º, pero sin girar la cámara. De ahí el problema al forzar los giros con botones.

Su desarrollo laberíntico, en la línea de Gauntlet, se iba enrevesando en fases posteriores, viéndose afectado el rendimiento del propio juego al juntarse más de cinco enemigos en pantalla, provocando ralentizaciones.

Xybots tuvo buenas ideas pero no las aprovechó

Xybots

La gracia de Xybots era, sin lugar a dudas, compartir la aventura con otra persona. Si bien las limitaciones de visión en la pantalla eran un engorro y se hubiese agradecido alcanzar la cifra de cuatro personas como en el otro clásico de Atari de 1985, tenía su punto dividirse por el mapa para no tener que sufrir el fuego amigo y ver la pantalla de Game Over antes de tiempo.

Era bastante puñetero en ese sentido, puesto que no solamente había que preocuparse de enfrentarse a los distintos robots (no muy complicados de abatir con algo de paciencia en algunos casos), sino que había que vigilar seriamente la barra de energía, porque se consumía a un ritmo alarmante, y además intentar que no se cruzasen los disparos con nuestro compañero.

Que "tropezásemos" al no poder atravesar a nuestro aliado era lo de menos, puesto que tampoco podíamos atravesar a los enemigos. Pero ese énfasis por completar la fase cuanto antes para no depender tanto de los objetos de recarga de energía acababa siendo de lo más tedioso cuando se nos pedían buscar llaves para abrir puertas que desbloqueasen el siguiente portal.

A modo de anécdota algunas de las mejoras de la tienda al completar cada fase, porque no había diferencias significativas en cuanto a reducción del tiempo de agotamiento de la energía, por ejemplo. Y no todas las mejoras eran permanentes, por lo que la búsqueda constante de monedas era esencial en cada nivel para tener más garantías de éxito en la siguiente. Suerte que, al menos, podíamos donarle monedas a nuestro compañero.

¿Ha aguantado el paso del tiempo?

No, por motivos obvios. Independientemente de lo caduco que resulta a nivel técnico, en la parte jugable hace aguas por los giros de cámara y por lo mal que se aprovecha la pantalla al sacrificar el 50% de ella con el mapa y los datos de los dos jugadores. Ahora bien, si se juega con otra persona nos podemos quedar enganchados durante media hora sin darnos cuenta.

Xybots

Xybots

Plataformas Arcade (versión analizada), Commodore 64, Spectrum, Amiga, Atari ST, Amstrad y Atari Lynx
Multijugador Sí, local (hasta dos jugadores)
Desarrollador Atari
Compañía Atari
Lanzamiento 1987 (Arcade)
Precio No disponible

Lo mejor

  • Los piques al jugar con otra persona
  • Su naturaleza a lo Gauntlet puede enganchar un pelín

Lo peor

  • Lo mucho que se sacrifica la visión de la pantalla
  • Los giros de cámara son terribles
  • Esas ralentizaciones en fases avanzadas
  • ¡Lo rápido que se agotaba la energía!

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir