Publicidad

Momentos inolvidables de la pasada generación: el incidente de Mercy en Gears of War 3
FPS

Momentos inolvidables de la pasada generación: el incidente de Mercy en Gears of War 3

Publicidad

Publicidad

Con la reciente noticia de 'Gears of War 4' anunciando su fecha de lanzamiento (11 de octubre de 2016, no lo olvidéis) y que muy pronto llegará su beta (18 de abril), me ha entrado monazo de 'Gears of War' y me ha dado por retomar el único que aún no me he pasado, inexplicablemente.

Se trata del 'Gears of War 3'. A pesar de haberlo comprado de lanzamiento, igual que los demás, éste se me atragantó al hacérseme más pesada su historia, pareciéndome menos divertida que la del 'Gears of War 2', mi favorito, de ahí que lo dejase en barbecho durante años.

La casualidad quiso que al retomar mi partida a ese tercer capítulo protagonizase uno de los momentos más álgidos de todo 'Gears of War 3'. Seguro que ya sabéis de cuál se trata. Sobre todo leyendo eso de "el incidente de Mercy". Pero pongámonos en situación.

Para continuar mi partida me dio por hacerlo desde Xbox One, aprovechando su retrocompatibilidad. Me llevé varios sustos previamente, puesto que con este juego no me cargó bien la partida (mi nivel del online sí, por cierto), al contrario que con los demás juegos. Busqué y rebusqué desde la Xbox 360, para ver si había cambiado la partida de dispositivo, hasta que la encontré en un pendrive que había dejado como copia de seguridad. Aclarado el asunto, pude hacer el respaldo a la nube y la Xbox One hizo el resto. Ya podía seguir con mi partida, la cuál estaba al final del capítulo tres (ya véis lo poco que había jugado hasta entonces).

Desde Anvil Gate hasta Mercy en vehículo pesado

110416 Gears3 02

El viaje hasta Mercy se produjo en vehículo pesado. O mejor dicho, con varios, siendo lo único que había que hacer el apuntar con la ametralladora fija para despejar todo tipo de Locust por el camino: un puñado de Reavers al principio, unos Corpsers después, pasando por otros Locust salvajes equipados con armas hasta que llegó un Brumak y el pelotón de los COG tuvo que salir por patas de ahí hasta llegar a una gasolinera en la ciudad abandonada de Mercy.

Tocaba bajar de los vehículos para buscar combustible a pie. Lo que no se esperaban Marcus y cía era ese recibimiento tan extraño. Había bombas en las tuberías que se activaban con movimiento, por lo que había que desactivarlas lo más rápido posible. La ciudad, por contra, estaba bastante tranquila hasta que apareció un viejo cascarrabias que tardó en entrar en razón. Hablaba de una especie de "fiebre" que asoló al resto de sus compañeros.

Poco tardamos en comprobar en qué consistía esa fiebre. Más que nada porque nos topamos con los primeros Humanos Lambent, o lo que es lo mismo, personas infectadas por la Imulsión. Su comportamiento me recordó al de los zombis del 'Left 4 Dead': se mueven muy rápido y caen como moscas. Pero son muchos. Demasiados. Y me abatieron un par de veces, pero al menos me pudo revivir la IA (ésta también cayó unas cuantas veces más). Cuando comprobé que era mejor no apuntar con la mira, se me hizo un paseo hasta llegar a una zona "tranquila". Ahí fue cuando Dominic Santiago tuvo su primer momento.

Preparándonos para lo peor en Gears of War 3

110416 Gears3 03

La escena más recordada de 'Gears of War 2' fue, sin duda, la despedida de María Santiago. De ahí que Dom le dedicase unas palabras en esa tumba de su ciudad natal. Pero a la vez, fue un poco premonitorio de lo que viviríamos poco después, por desgracia, ya que al intentar escapar de Mercy todo se complicó, viendo cómo el equipo de Marcus, Dom y compañía, se vio rodeado por Locust y Humanos Lambent. No paraban de salir y había que tomar una decisión urgente.

Dom lo tuvo claro: coger un vehículo y volar todo por los aires. Así que hizo caso omiso a las palabras de Marcus, se montó en uno de los vehículos, cruzó el túnel y dio media vuelta para coger velocidad y tener la fuerza suficiente como para hacer que explotase una de las tuberías de Imulsión y erradicar a todos los enemigos.

Si ya de por sí fue una escena memorable y todo un acto de valentía por parte de Dom (sacrificarse por el bien de sus compañeros), Epic Games acertó de pleno al acompañar ese momento con la canción "Mad World", la que siempre hemos asociado a esta saga desde el sublime tráiler del primer 'Gears of War' de 2006.

Imposible no soltar la lagrimilla.

Momentos inolvidables de la pasada generación

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir