Compartir
Publicidad
El Netflix de videojuegos está cada vez más cerca y por él abandonaría el formato físico
Industria

El Netflix de videojuegos está cada vez más cerca y por él abandonaría el formato físico

Publicidad
Publicidad

El progreso trae consigo alegrías y decepciones a partes iguales, chocando con lo que unos piensan para darle la razón al resto y, de paso, dándole la vuelta a esa tortilla hecha a base de creencias inamovibles que, fíjate tú qué cosas, al final sí que podían esfumarse.

De un tiempo a esta parte y desde que la llegada de internet puso nuestro mundo y nuestra forma de pasear por él patas arriba, la lucha entre el mercado digital y el físico no ha parado de encarnizarse. Empezó con la música sin ofrecer demasiada resistencia, se materializó en el bastión de los libros, donde sigue habiendo opiniones de todos los colores, luego se tragó al cine donde, al menos por ahora, parece imparable y, como ya habréis imaginado, el siguiente frente es el de los videojuegos.

El Netflix de videojuegos

Netflix

Hace unos días salía a la luz una encuesta de la firma de investigación y mercadotecnia Chadwick Martin Bailey en la que se apuntaba a un posible servicio de colección de juegos similar a lo que compañías como Netflix han convertido en un negocio muy fructífero.

En ella se presentaban distintas alternativas con las que acercarse a un servicio de suscripción que adoptaría novedades con entre uno y 12 meses de vida en el mercado de compañías como Activision, Bethesda, Take-Two, Ubisoft y la empresa de videojuegos que figura entre los clientes habituales de la firma, EA.

Las opciones parten de propuestas como la de cinco dólares al mes para un lanzamiento gratuito de EA, Bethesda, Ubisoft o Activision, pero también cuentan con otras alternativas como precios superiores (hasta 15 dólares), juegos de distintas compañías, pruebas de títulos con la opción de continuar la partida a posteriori en al versión completa o la inclusión de rebajas, juegos independientes o contenido descargable.

Todas ellas podéis encontrarlas en la galería que hay a continuación para comprobar qué opción sería la que encontraríais más interesante. Yo iría más que servido con la de cinco dólares al mes con un juego "day one" cada mes que se sume a la colección, pero sí se echan en falta opciones con mayor diversidad de precios y propuestas.

De EA Access a Netflix

La idea parece ser llevar un paso más allá a ese globo sonda llamado EA Access con el que, por cierto, no podría estar más contento y, en mayor o menor medida, ha limitado mi compra de novedades de la compañía. Algo lógico teniendo en cuenta que son juegos que tarde o temprano van a llegar a The Vault y que en materia de juegos deportivos siempre suelo ir un paso por detrás esperando a posibles rebajas.

La suma del servicio de EA a otras alternativas como la de PS Now, que tira de streaming pero perfectamente podría optar por la opción de la descarga y ahorrarnos más de un problema a los que aún vivimos en zonas sin fibra disponible, no es sino la antesala a una generación que no empezó partiendo de ideas así por el miedo y el rechazo de una comunidad de jugadores demasiado anclada al pasado.

Eaaccess

No es menos cierto que la falta de información clara y la de propuestas que realmente se adapten a lo que estaríamos dispuestos a tragar (descargas digitales al estilo Games with Gold o PS Plus, colecciones de juegos como EA Access o compartir cuentas con otros usuarios aunque sea pasando por el aro de estar conectados a la red como en Steam) fue lo que dilapidó el salto digital que vamos a tener que comernos con patatas tarde o temprano.

Ya lo anuncia hasta Humble Bundle, que entre tienda y packs de juegos parece tener un público bien atado y ahora pretende dar el salto al servicio de suscripción. 12 dólares al mes y una colección de indis y juegos de renombre parece una buena opción para los que no quieren estar a la última en lanzamientos y, sin embargo, quieren seguir ampliando su colección de juegos para esa jubilación que todos esperamos como agua de mayo, esa en la que el tiempo nos permitirá pasarnos todos los juegos que tenemos acumulados cogiendo polvo virtual.

Otro panorama es posible (y probable)

Dejándonos de sueños húmedos y volviendo al tema del mercado digital, el pistoletazo de salida en ese sentido parece haberlo dado el auge de los set top box de Amazon, Apple y compañía, y es que si hubo un día con el que alucinamos viendo cómo una PS3 podía caber dentro de una portátil con la llegada de PS Vita (más o menos), no parece que vayamos a tardar demasiado en presenciar una situación similar con la nueva generación.

Nvidia

Cuando eso ocurra, cuando la tecnología permita llevar un portento técnico en la cabeza de un alfiler y dejemos de hablar de programas para pasar a llamarlos aplicaciones, habrá llegado el momento de ver cómo plataformas como Origin o uPlay dan el salto que ahora se plantea Steam y abandonaremos la idea de comprar este o ese juego en pos de uno u otro sistema de suscripción.

No olvidemos que son empresas y que, pese a la romántica idea que muchos aún tenemos del mundo del videojuego, todo esto sigue siendo un negocio. Si las condiciones de esos cacharros acaban siendo mejores que las que ofrecen Microsoft, Nintendo o Sony, contentar a los que aún seguimos acumulando cajas de juegos no va a ser una prioridad. Nos guste más o menos, sería interesante empezar a digerir lo que se nos viene encima.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos