Golpe judicial a Activision Blizzard, que recibe una nueva demanda por acoso y discriminación sexual

Golpe judicial a Activision Blizzard, que recibe una nueva demanda por acoso y discriminación sexual
2 comentarios

Desde que la primera demanda contra Activision Blizzard estalló en verano del año pasado, los escándalos no han parado de sucederse. La compañía dirigida por Bobby Kotick ha sufrido varias huelgas, nuevas reclamaciones e incluso la compra por parte de Microsoft.

Ahora, tal y como informa Bloomberg, una nueva demanda ha sido presentada en el Tribunal Superior del Condado de Los Angeles. El texto señala que la empleada actual de la empresa, Jane Doe, ha sufrido acoso sexual y discriminación sexual. A su vez, indica haber experimentado represalias por referirse a lo sucedido.

Un hecho clave es que la abogada que representa a Doe es Lisa Bloom, la cual ya se involucró hace meses dando voz a una trabajadora que alegaba haber sufrido una situación similar. Jane Doe ha trabajado en Activision Blizzard desde 2017 en el cargo de asistente administrativa en el departamento de Tecnología e Información.

Describe la demanda que, en su día inicial en la empresa, Doe fue presionada para consumir chupitos de tequila y relatar abiertamente un secreto embarazoso, todo ello como proceso de iniciación entre la plantilla. La ingesta de alcohol era habitual junto con comentarios sexuales y manoseos hacia las empleadas. Además, se instaba a participar en un juego después del trabajo en el que se buscaba encontrar la respuesta más creativa a preguntas de índole sexual.

"Durante años, el ambiente abierto de 'chico de fraternidad' de Activision Blizzard fomentó el sexismo, el acoso y la discriminación desenfrenados, con 700 incidentes denunciados que se produjeron bajo la mirada del CEO Robert Kotick"

Recoge Bloom que Jane Doe comenzó a vestirse de forma más conservadora con el objetivo de evitar el acoso, así como las cenas con el equipo fuera del puesto de trabajo. Aunque se quejó de todo ello, la única respuesta que obtuvo fue que "sólo se trataba de que sus jefes eran amables y que querían ser sus amigos". Es más, se le instó a que se reservase sus quejas, ya que podrían ser perjudiciales para Activision Blizzard. Posteriormente, la hostilidad hacia ella comenzó crecer.

Con el ánimo de alejarse de ese ambiente, Doe buscó iniciarse en otros puestos vacantes de la compañía, ante lo cual siempre se encontró con un rechazo. Una de las medidas más directas que adoptó Doe para paliar la situación fue escribir a Allen J. Brack, antiguo presidente de Blizzard que abandonó el cargo.

Fue en ese momento cuando se le ofreció un puesto nuevo en un departamento diferente, el cual aceptó con la consiguiente rebaja de salario y estatus. Finalmente, la demanda exige que Activision Blizzard inicie una rotación constante entre los cargos del departamento de recursos humanos para evitar conflictos de intereses, que permita una auditoría externa por parte de una empresa neutral y que se cese de inmediato a Bobby Kotick.

Temas
Inicio