Compartir
Publicidad

Dingoo A-320, la maravilla llegó desde China. Análisis

Dingoo A-320, la maravilla llegó desde China. Análisis
166 Comentarios
Publicidad
Publicidad

China, un país repleto de comunistas y de almas impuras que Chuck Norris debe limpiar. China, un país que hace un par de años calló al mundo entero y demostró que estaba sobradamente preparado para organizar los mejores juegos Olímpicos desde los de Barcelona’92. China, un país que es capaz de clonar y producir en masa cualquier tipo de tecnología. China, un país que nos ha dado un regalo que sólo unos pocos sabrán apreciar, la Dingoo A-320.

Una pequeña maravilla que llevamos varias semanas probando intensamente y que, después de someterla a un montón de virguerías y pruebas que incumplen el tratado de Ginebra, hoy vamos a presentar en sociedad. Bueno, permitidme que exagere, la Dingoo A-320 es toda una veterana pero hoy se estrena en VidaExtra y creedme, si os gusta la emulación y os da igual que sea un producto “made in China”, la Dingoo conquistará vuestro duro corazón.

Eso sí, para aceptar todo lo que la consola tiene que ofrecer os recomiendo que dejéis de lado cualquier tipo de gusto por la estética y por la innovación. La Dingoo A-320 es una copia china muy inspirada en la estética de la Nintendo DS pero fabricada con materiales más baratos.

Es la cruda realidad y pese a que con el paso de los días nos importará un pimiento, más vale ir sobre aviso.

Una pantalla de 2.8 pulgadas a 320 × 240 de resolución, un procesador corriendo a 336MHz, 32 Mb de Ram, 4 Gb de espacio de almacenamiento interno y posibilidad de seguir ampliando mediante tarjetas SD, altavoces, conexión a televisión, Radio, Micrófono, unas 8 horas de batería… vamos, unas características técnicas al nivel de los mejores reproductores de MP4 y que, además, se potencian gracias a su increíble software.

dingoo1.jpg

Por que señores, la Dingoo lo que es, en esencia, es una consola portátil capaz de permitirnos jugar a los grandes clásicos gracias a los múltiples emuladores que tiene instalados por defecto. Sí, lo habéis leído bien.

Podremos jugar a los clásicos de la placa CPS1, la CPS2, Neo Geo, Súper Nintendo, NES, GameBoy, GameBoy Advance, MegaDrive, Master System... tan sólo tendremos que conseguir una “copia de seguridad de alguno de los juegos que ya tenemos y a los que, como dueños legítimos, hemos realizado un copiado de seguridad por aquello de no perder la información”, guardarla en la memoria interna y disfrutar.

Así de sencillo y con un porcentaje de éxito bastante alto será el proceso de jugar a cualquiera de las populares roms que pueblan internet. Recuperar históricos como ‘Metal Slug’, ‘Final Fight’, o ‘Story of Thor’ se convertirá en nuestra tarea diaria obligatoria.

En serio, no sabéis lo que aquellos videojuegos ganan cuando se ejecutan en un sistema especialmente pensado para emular las capacidades de la máquina original. Quizá es la nostalgia, aunque tiene más números de ser por la pequeña y brillante pantalla, pero los grandes clásicos se ven mejor que nunca.

Eso sí, no sólo jugar será lo que podamos hacer con nuestra recién estrenada consola china. También incluye soporte para un montón de formatos de vídeo, sonido e incluso un lector de eBooks que, sin ser ninguna maravilla, sí nos podría sacar de un apuro en un momento dado.

Hasta aquí las cosas típicas que comentar de una consola portátil, pero es que este pequeño engendro de la naturaleza no es una cosa normal y tiene un par de secretos bien guardaditos.

¿Qué me diríais si os digo que se le puede instalar Linux de un modo relativamente sencillo y que, gracias a él, podremos jugar a juegos como ‘Doom’, ‘Hexen’, ‘Heretic’ o ‘Duke Nukem 3D’? ¿Qué me diríais si os digo que tiene una scene ultra activa en la que se pueden encontrar un montón de programas y emuladores que, en principio, no estaban soportados? ¿Qué me diríais si os digo que actualmente ya circulan emuladores para Dingoo de Nintendo 64 y PlayStation? ¿Qué me diríais si os confirmo que el SDK de desarrollo es gratuíto y que cualquiera con un poco de idea se lo puede instalar y empezar a probar sus propias creaciones?

Pues sí, lo habéis adivinado, con esos ingredientes la ensalada no puede quedar sino sabrosa. Se trata de una ensalada china, con ingredientes de baja calidad pero aderezada con una de las mejores vinagretas que podáis imaginar y que, además, mejora con el tiempo gracias a los aportes personales de los mejores cocineros.

dingoo2.jpg

Entonces, diréis, ¿a cuanto me sale la broma? Y ese es quizá el punto más oscuro de la Dingoo, su precio. Si bien los aproximadamente 70 euros que vale no parecen demasiado para un cacharro de semejantes prestaciones jugonas, sí que pueden echar para atrás a determinado público que espere encontrarse con un producto de mejor acabado y más calidad en general.

Si buscáis un todo terreno de enormes prestaciones que sea capaz de brindar una partida al ‘Super Mario World’ o al ‘Dragon Ball Z Hyper Dimensions’ mientras esperáis el autobús, la Dingoo A-320 puede ser una opción muy válida.

Es como si un chino, mientras entrena bajo la típica cascada china y perfecciona sus técnicas de artes marciales ante la impertérrita mirada del típico y anciano maestro chino, hubiese escuchado las plegarias de los fans de la emulación y de lo retro. Menudo último párrafo, es un delirio pero una consola portátil que admite una distribución de Linux lo es más todavía.

Vídeo | Youtube Más Información | Zococity Página no Oficial | Dingoo Digital

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio