Compartir
Publicidad

El código fuente de unas aventuras de texto de los 80 ha regresado a la vida al calentar sus cintas en un horno

El código fuente de unas aventuras de texto de los 80 ha regresado a la vida al calentar sus cintas en un horno
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La industria de los videojuegos no dejará de sorprendernos jamás con las historias tan curiosas que se producen de vez en cuando. Llevamos varias décadas disfrutando de esta afición que compartimos millones de personas en todo el mundo. Hemos pasado por multitud de plataformas y sistemas diferentes y los títulos que jugábamos de pequeños poco o nada tienen que ver con los existentes hoy en día.

Con el formato en el que se creaban estos juegos ocurría algo similar y la compañía Magnetic Scrolls empleó el uso de unas cintas de cassette TK50 que contenían el código fuente de sus proyectos, unas aventuras de texto. Para esto hay que remontarse a principios de la década de los 80, por lo que ha pasado su buena cantidad de años desde entonces, lo que causó que estas cintas cayesen en el olvido y desapareciesen del mapa.

Hugh Steers, el confundador de Magnetic Scrolls, encontró en el año 2000 la caja que contenía todas estas cintas con el fin devolver a la vida a aquellos títulos, pero al no encontrar la manera de leerlas la caja se dejó donde estaba. Más tarde, Servan Keondjian, otro de los miembros de la compañía se volvió a topar con esta caja y la dejó en el ático de un piso en el que vivía en Londres, pero recientemente Hugh consiguió recuperarla de nuevo.

Magnetic Scrolls Cinta 02

Esta vez se puso en contacto con Rob Jarratt, quien tenía un sistema DEC que funcionaba perfectamente, las máquinas que se utilizaban para el desarrollo de estos juegos, una microcomputadora DEC MicroVAX. Sin embargo, la ley de Murphy no iba a dejar que Steers se saliese con la suya y el denominado síndrome de Sticky-shed provocó que resultara imposible su lectura debido a la degradación.

El óxido cubría la cinta, lo que obstruía su cabeza, las guías de la cinta estaban sucias y pegajosas por todas partes a causa de la absorción de agua por estar situadas en un ático. No obstante, no se iban a dar por vencidos tan pronto, así que a Rob se le ocurrió la idea de hornear las cintas. Puede sonar una locura dicho así, pero estaba convencido que si se horneaban a una temperatura correcta y durante un tiempo adecuado, se secarían lo suficiente para que se volviesen a leer.

Así pues, se pusieron manos a la obra con esta peculiar idea colocando las cintas en un recipiente, aunque antes quisieron realizar pruebas con otras cintas viejas para averiguar cuál sería la temperatura y tiempo ideal para esta tarea. Tras una serie de intentos descubrieron que hornearla a 45 grados durante ocho horas era la solución. Acto seguido solo quedaba terminar de limpiar la cinta por todas partes, con mucho cuidado para no deteriorarla más, como podéis ver en el vídeo que acompaña a la noticia.

Magnetic Scrolls Cinta 03

El proceso fue largo y llevó su tiempo, pero en definitiva lograron su propósito de leer las cintas y recuperar el código fuente que había en todas ellas. Gracias a esta hazaña Hugh podrá volver a trabajar con estos videjuegos tan antiguos para remasterizarlos, como ya hizo en su momento con 'The Pawn', el cual podéis conseguirlo desde su página web oficial.

Entre los títulos que ha logrado recuperar está 'The Guild of Thieves', otro que desarrolló Magnetic Scrolls en el año 1987, así que próximamente volveremos a tener noticias de él y en los créditos figurará el nombre de Rob Jarratt por todo el trabajo que ha realizado y que no hubiese sido posible lograrlo si no fuese por su ayuda. Alegra saber que al menos la historia ha tenido un final feliz y habrá personas que puedan volver a jugar a viejas glorias de hace 30 años.

Más información | Strand Games

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio