Publicidad

Lo mejor del evento de Xbox Series X no ha sido lo mostrado, sino saber que todo podrá jugarse en Game Pass
Xbox Series X

Lo mejor del evento de Xbox Series X no ha sido lo mostrado, sino saber que todo podrá jugarse en Game Pass

Y llegó el día. Y como viene siendo habitual en la promoción de esta nueva generación que se nos avecina, la mayoría nos quedamos esperando ese algo más que nos invite a seguir ahorrando para PS5 o Xbox Series X.

Decididas a hacernos creer que vale la pena esperar un año para saltar de generación, tanto Sony como Microsoft siguen jugando a la eterna sorpresa que nunca llega. Xbox Series X, por suerte, tiene un as en la manga con más peso que cualquier Halo, Fable o Forza.

Un inicio de generación poco prometedor

El bueno de Phil Spencer se encargaba de dejarlo bien claro nada más iniciarse la presentación con un mensaje dirigido a los usuarios de Game Pass. O lo que cada vez más apunta a ser lo mismo, los usuarios de Xbox.

"Miembros de Game Pass, podréis jugar a todos los juegos que veréis hoy gracias a vuestra suscripción o mediante free to play".

Y ese, sin duda alguna, es el tráiler que más peso ha tenido en una conferencia con la vista más puesta en 2021 -y más allá- que en el lanzamiento de Xbox Series X que está a la vuelta de la esquina.

Porque sí, está claro que tenemos ganas de ese Halo Infinite, que Forza luce de lujo, que el Fable de Playground Games va a ser un regalo caído del cielo, y que Avowed bien podría ser la nueva mejor cara de Obsidian, pero por muchas o pocas expectativas que uno pudiese tener frente a este evento, parecía el momento perfecto para un buen puñetazo sobre la mesa.

La nueva generación ya ha llegado: se llama Game Pass

La clave para eso está precisamente en Game Pass. Revisar los anuncios intentando imaginar un mundo en el que no existe el servicio de Microsoft -difícil a estas alturas de la película- es la mejor forma de medir la temperatura de la presentación. 

Con Game Pass fuera de la ecuación la sensación es fría, y se hace difícil pensar en un E3 en el que Microsoft se limitase a esto para promocionar la llegada de una nueva generación. Una razón más para echar de menos la feria angelina.

Dicen que más anuncios llegarán y toca ver qué nos tienen preparado con ese Showcase que, a partir de ahora sí, seguirá trayendo nuevas noticias de forma mensual. Esperemos que más grandes, pero también más cercanas.

Poco se sustenta ya la cantinela de que unos y otros están esperando a la reacción de la competencia para mover ficha. Igual va siendo hora de asumir que la nueva generación ya lleva entre nosotros una buena temporada.

Que su gran cambio no entiende de 4K, de SSD o de graficotes, sino de cómo un servicio puede cambiar nuestra forma de ver y valorar los videojuegos. Puede, y desde Xbox llevan dándolo a entender desde hace tiempo, que su nueva generación de Microsoft no se llame Xbox Series X, sino Xbox Game Pass.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios