Compartir
Publicidad
Publicidad

Primeras impresiones: Los Simpson: el videojuego

Primeras impresiones: Los Simpson: el videojuego
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Grata sorpresa me he llevado al probar la demo de Los Simpson: el videojuego de XBox 360. Tenía la corazonada de que el primer título de la nueva generación basado en esta peculiar familia iba a estar bien y hasta el momento todo va por buen camino.

La demo no es excesivamente larga, ya que simplemente nos propone llevar a cabo una sola misión que además es bastante sencilla. Eso sí, es muy divertida, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Springfield luce muy bien La sensación de estar paseando por las calles de Sprinfield es impagable. Además podremos hacerlo metiéndonos tanto en la piel de Bart como en la de Homer, los dos únicos personajes seleccionables en la demo. Podremos decidir si queremos llevar a uno o a otro en cualquier momento de la partida con tan solo darle un toque a la cruceta.

Los Simpson

Tanto los decorados como los personajes están fiel y perfectamente representados en pantalla. Ese colorido en las paredes, esa barrigota de Homer, el maldito Krusty, ligeramente miniaturizado y clonado hasta el infinito en la demo...

Las voces: en inglés y geniales, como no podía ser de otra forma.

Haz de Batman o rueda cual bola de grasa Cada personaje tiene una serie de movimientos especiales bastante diferenciados y encaminados a conseguir determinados fines. Bart tiene como ataque principal el puñetazo limpio y como segundo ataque el uso del tirachinas, que a su vez cuenta con dos intensidades: normal si pulsamos ligeramente el botón de ataque y más heavy y efectista si mantenemos pulsado el botón unos instantes.

Por otro lado, cuando pasemos cerca de un saliente elevado, tendremos la opción de lanzar uno de esos juguetitos tan chulos con los que va cargado Batman hacia él de forma que saldremos disparados hasta su posición. Todo esto con la consiguiente transformación de Bart, que en menos de lo que canta un gallo pasará de ir con ropa de calle a disfrazarse de nuestro oscuro héroe preferido.

Homer es algo más tosco y a parte de los puñetazos cuenta con un eructo destructor y con la posibilidad de convertirse en una bola de grasa rodante. Para partirse, vamos.

¿La misión? Destruir a Lard Lad, un pesado gigantesco que lanza rayos y se cabrea más que un mono a la primera de cambio. Para ello deberemos destruir 3 puntos débiles situados en su espalda y cabeza, previa apertura de las compuertas que los salvaguardan de nuestros pelotazos. No es para nada una tarea difícil, pero nos obligará a hacer uso de todas las habilidades de Bart (también puede planear con su capa de Batman) para conseguir destruirlo.

En el siguiente vídeo podéis echarle un vistazo a la misión:

Lo malo Algo malo tiene que tener la demo y básicamente se trata de la cámara, que hace el tonto en varias ocasiones. Una de ellas es cuando tenemos nuestro objetivo fijado (pulsando el gatillo izquierdo), ya que a veces, y aunque podamos moverla, se queda en un primer momento en un sitio tan incómodo que no veremos aparecer a los pesados miniclones de Krusty.

También falla cuando realizamos algún movimiento algo brusco que nos coloca detrás de un muro, una grúa o una caja: hasta que vuelve a su sitio nos deja sin visibilidad y es bastante molesto.

Habrá que probar la versión final del juego, en la que podremos controlar a la familia completa (incluida la pequeña Maggie) y nos ofrecerá multitud de disparatadas misiones.

Vídeo | The Simpsons Game (Lard Lad Game Demo) (YouTube)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos