Publicidad

The House of the Dead y el gran homenaje en Resident Evil 5 al clásico de SEGA de 1996
Acción

The House of the Dead y el gran homenaje en Resident Evil 5 al clásico de SEGA de 1996

Publicidad

Publicidad

1996 fue un año muy especial para el género zombi. El motivo no es otro que el nacimiento de dos de las sagas más importantes sobre los no-muertos dentro del mundo de los videojuegos: The House of the Dead y sobre todo Resident Evil.

La primera surgía como una evolución más realista y oscura de los Virtua Cop de SEGA, mientras que el survival horror de Capcom hacía lo propio respecto a los Alone in the Dark de Infogrames. E inevitablemente se acabaron retroalimentando.

Vidas paralelas que se acabaron juntando

The House of the Dead

Hay ciertos paralelismos si vemos con detalle sus estrenos, no solamente por coincidir en el mismo año de lanzamiento, sino porque ambos se ambientaron en 1998 y con un experimento fallido por culpa de un científico con aires de grandeza. Hasta en ambos casos la localización tenía lugar en una mansión.

Sus propuestas, por otro lado, fueron radicalmente distintas: SEGA apostaba por un shooter sobre raíles en el que había que disparar sin cesar, teniendo que recargar cada poco rato intentando salvar al máximo posible de civiles y vigilando los puntos débiles de los jefes; mientras que el clásico de Capcom apostó por una aventura con dosis de acción y puzles, cámaras fijas y unos cuantos sustos.

Lógicamente, algún juego tenía que ceder y "copiar" al otro y eso llegó con el malogrado Resident Evil Survivor de PlayStation en el año 2000, el mismo año donde debutó Resident Evil Code: Veronica. No fue un shooter sobre raíles puro, en cualquier caso, al ofrecer mayor movilidad, pero sirvió a la compañía de Osaka para ver qué tal le sentaba ese género a Resident Evil. De hecho, uno de los extras del citado Code: Veronica nos permitía rejugar la aventura en primera persona.

Su madurez llegaría por medio de Wii, con los Chronicles (Umbrella y Darkside) entre 2007 y 2009, donde sí atinó con el género de los shooters sobre raíles. Algo que se le había resistido con los fallidos Survivor y Dead Aim de años anteriores.

Resident Evil 5 y el homenaje más evidente a SEGA

Resident Evil 5

Todo esto nos lleva, en retrospectiva, al segundo acto de Resident Evil 5; en concreto, al capítulo 2-3, en el que manejamos una torreta dentro de un jeep para intentar controlar a los Majini en moto, que no paraban de lanzar cócteles molotov, al igual que otro tipo de acometidas con otras armas desde los camiones.

Ahí no había control del movimiento, tan solo de la torreta. Y a lo largo de varios minutos, con algún Quick-Time Event de por medio para no perder el agarre tras un salto. Una prueba que nos preparaba para lo que vendría después, el duro enfrentamiento contra Ndesu, una mole capaz de aguantar infinidad de balas.

Debido a que ahí no podíamos hacer uso de otras armas, ni siquiera el lanzacohetes infinito, era una prueba de resistencia en la que había que fijarse muy bien en los ataques especiales de este enemigo para poder contrarrestarlos. De igual modo a los The House of the Dead, con puntos clave que había que memorizar para centrar todos los disparos ahí. Un patrón bastante similar, en este caso, al del primer jefe de The House of the Dead 2 estrenado en 1998.

Esa armadura gigantesca a lo Alphonse Elric, llamada Kuarl, estaba controlada por un diablillo (Zeal). Y es que Ndesu se parecía mucho a Kuarl, precisamente, en relación al patrón de sus movimientos y ataques, especialmente a la hora de preparar las acometidas más fuertes desde arriba hacia abajo. La diferencia es que Ndesu no tenía a un diablillo detrás, pero sí la presencia de otros Majini para molestarnos y el tener mucho cuidado con los QTE. Afrontar este duelo en solitario en los modos Veterano o Profesional era todo un reto, sin duda. Pero un bonito homenaje a un clásico de SEGA con fuerte presencia en las recreativas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios