Compartir
Publicidad
Análisis de Super Meat Boy en Nintendo Switch, un binomio que redefine la palabra pique
Análisis

Análisis de Super Meat Boy en Nintendo Switch, un binomio que redefine la palabra pique

Publicidad
Publicidad

Han pasado más de siete años desde que 'Super Meat Boy' debutó en Xbox One y Steam, convirtiéndose al instante en uno de los referentes del movimiento indie, tras los geniales 'Braid' o 'VVVVVV', por citar un par. Es curioso, porque el género de los plataformas es uno de los que más se han prodigado entre los estudios humildes, y también uno de los que más nos ha demostrado a lo largo de todo este tiempo que no deja de aportar nuevas ideas, como el sempiterno Mario.

'Super Meat Boy' tiene su referente, además, en 'Meat Boy', un juego en flash gratuito mediante navegador que ya dejaba claras las intenciones de Edmund McMillen, pero que supo (ya con su versión comercial) aportar un nivel de pique pocas veces visto en el género, rejugando las fases hasta la saciedad.

Con su reciente adaptación a Nintendo Switch, del pasado 11 de enero, Team Meat (mediante la conversión de los barceloneses BlitWorks, el mismo equipo que ya se había encargado de los ports de PS4, PS Vita y Wii U) se vuelve a resarcir con Nintendo, puesto que este juego iba a salir primero en Xbox Live Arcade y WiiWare, y finalmente sólo salió en la consola de Microsoft, como sabemos.

Pero además lo hace con un modo exclusivo para Switch en el que podrán jugar dos personas a la vez, y donde se aprovecha fenomenalmente bien el uso de los Joy-Con. Porque con el izquierdo jugará uno, y con el derecho, otro; mientras que la pantalla se dividirá en vertical. Pero hagamos una retrospectiva antes de nada.

¿Por qué nos pareció una delicia en 2010?

160118 Meatswitch 01

'Super Meat Boy', al igual que el citado 'VVVVVV', no tenía vidas como tal: al morir, volvíamos al inicio de la fase. Aunque al contrario que el clásico de Terry Cavanagh (ambos salieron en 2010, por cierto), el de Team Meat se estructuraba por mundos, cada uno de ellos con distinto número de fases y de tamaño muy variable donde el objetivo era rescatar a Bandage Girl al final de cada uno.

Esto, que podría ser sencillo a priori, se complicaba gracias a un exquisito diseño de niveles donde se nos ponía a prueba constantemente a la hora de sortear trampas o hacer saltos (casi) imposibles. El control de Meat Boy también era exquisito (y sencillo): podía correr y rebotar por las paredes. Y ya está. No necesitaba más, aunque después podíamos desbloquear más personajes recogiendo vendas, con invitados ilustres de otros indies, como CommanderVideo (BIT.TRIP), The Kid (I Wanna be the Guy) o al propio Captain Viridian (VVVVVV), entre otros. Y cada uno con sus habilidades (planear, doble salto, etc).

Aparte del pique por superar cada fase (porque moríamos mucho), estaba luego el pique por conseguir los mejores tiempos, no solamente para obtener la valoración A+ (que desbloqueaba la versión del mundo oscuro de dicha fase), sino también para ver en qué puesto nos situábamos del marcador mundial. Una locura.

Para rematar la faena, Team Meat contó con los servicios de Danny Baranowsky, compositor de una BSO también exquisita y que le sentaba como un guante. Pero es que la grandeza de 'Super Meat Boy' iba más allá, especialmente con sus secretos, en forma de Warp Zones (zonas de distorsión) que homenajeaban épocas pretéritas (desde el ZX Spectrum hasta la Game Boy) o juegos de culto en materia indie (la del citado 'I Wanna be the Guy' era una pesadilla altamente disfrutable), finalizando en el editor de niveles para PC y el llamado 'Super Meat World', donde se llegaron a compartir un montón de niveles (y en menor medida, Teh Internets en XBLA). Vamos, un plataformas adictivo y casi interminable.

¿Super Meat Boy con dos jugadores? Locurón

160118 Meatswitch 02

Aparentemente, no necesitaba más. Pero Team Meat tuvo la genial idea de ofrecer un incentivo extra para su debut en Nintendo Switch, la consola donde los indies están gozando de otra juventud: ni más ni menos que el modo Carrera, donde pueden jugar dos personas a la vez. El sueño de cualquier fan de Meat Boy.

Porque es un modo pensado por y para el experto en 'Super Meat Boy', ya que, para empezar, se reducirá drásticamente nuestra visión al partir la pantalla en dos. En muchas fases habrá que realizar saltos de fe, poniendo a prueba nuestra memoria cuando las habíamos pasado en solitario. Un mal menor, en cualquier caso, para disfrutar de un modo donde los piques adquieren un nuevo significado.

Porque este modo será 100% competitivo. Ganará el que cumpla todos los niveles establecidos antes que el rival. Podremos hacer la ruta Normal, seleccionando un mundo y si queremos que sea de luz u oscuro (o ambos), y listo. O bien Aleatorio, pudiendo hacer varios mundos seguidos (pero en orden aleatorio de fases, lo que resulta mucho más interesante) o poniendo a mayores un límite de niveles.

La gracia del asunto es que veremos en todo momento el progreso del rival, e incluso a su fantasma si está en la misma fase que nosotros, lo que aumenta inevitablemente la presión. Ahora bien, hay dos bazas a tener en cuenta: por cada dos vendas que consigamos, podemos saltar un nivel (esto se hará pausando el juego y seleccionando la opción "saltar un nivel"; choca bastante que no haya un botón reservado para tal efecto); mientras que si caemos en una Warp Zone, podremos saltar algún nivel... o retroceder alguno. Las risas, vamos.

Por último, un apunte importante: el progreso del modo Carrera no afectará al de nuestra partida en solitario. O dicho de otro modo: ni se guardarán nuestros tiempos ni tampoco desbloquearemos fases o mundos ahí. Por cada mundo que desbloqueemos en solitario, nos dará acceso automático al mismo en modo Carrera (la totalidad de luz y oscuro). De ahí que sea tan importante haber jugado a la campaña previamente, no sólo por desbloquear mundos, sino para conocer a fondo cada una de sus fases. Porque en Carrera el ritmo es más frenético (también por la presión que ejerce el rival) y la visión más reducida.

La opinión de VidaExtra

Sin embargo, este 'Super Meat Boy' de Nintendo Switch no es perfecto. A parte de unas ralentizaciones muy puntuales en ciertas fases jugando a dobles, comparte las mismas carencias que las versiones de PS4, PS Vita y Wii U: no tiene las fases de Teh Internets y su banda sonora ya no es la original. Pero al menos supera lo visto en dichos ports gracias a la inclusión del ultra-adictivo modo Carrera.

Imprescindible

Super Meat Boy

Super Meat Boy

Plataformas Nintendo Switch (versión analizada), PS4, PS Vita, Steam, Wii U y Xbox 360 (retrocompatible con Xbox One)
Multijugador Sí, local (sólo en Switch y para dos jugadores)
Desarrollador Blitworks
Compañía Team Meat
Lanzamiento 11 de enero de 2018 (Switch)
Precio 12,99 euros

Lo mejor

  • Exquisito diseño de niveles
  • Desafío exigente, sobre todo en el mundo Oscuro
  • Un montón de secretos (Warp Zones y más personajes) por descubrir
  • El modo Carrera es toda una delicia

Lo peor

  • La nueva banda sonora sigue estando muy por debajo de la original de Danny Baranowsky
  • Que no estén las fases extra de Teh Internets

Más sobre Super Meat Boy en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos