Publicidad

Análisis de Stranded Deep: una aventura con un inicio y un final sobresalientes pero que acaba pecando de aburrida
Análisis

Análisis de Stranded Deep: una aventura con un inicio y un final sobresalientes pero que acaba pecando de aburrida

Publicidad

Publicidad

Que tu avión se estrelle en una isla del Pacífico, que la isla en la que te asientes esté rodeada de tiburones y barcos hundidos, que debas sobrevivir a base de cocos mientras fabricas la forma de salir de ese infierno de agua y sol. La premisa de Stranded Deep es tan buena como la de cualquier otro juego de supervivencia de éxito que te venga a la cabeza.

Sin embargo no todos los juegos se convierten en recomendables, o incluso en clásicos, sólo a base de ideas sólidas. Tras varios días varado en la versión de consolas de Stranded Deep, sólo el conformismo desde aquella idea inicial de 2015 -que aún sigue en acceso anticipado- merma sus posibilidades de convertirse en un grande.

Imagina ser un naufrago

Cualquiera que haya jugado a un juego de supervivencia puede hacerse una idea de lo que le espera en Stranded Deep. Tras quedar varado en el océano con una balsa hinchable, nuestro objetivo es intentar sobrevivir a corto plazo y encontrar la forma de escapar en el largo.

Stranded10

Tu isla contiene árboles de los que extraer madera, palmeras que ofrecen madera, cocos y hojas, plantas de yuca de las que conseguir fibra para crear cuerdas, piedras que pueden convertirse en armas y, por descontado, distintos animales que llevarte a la boca una vez despiezados y cocinados.

Además de todos esos objetos que puedes pasear por la cadena de producción, desde la materia prima original hasta el producto final, el mundo de Stranded Deep esconde otros objetos especiales que podrás encontrar tirados por ahí o escondidos a buen recaudo en una serie de barcos hundidos que pueblan el mapa.

Entre unos y otros puedes pasar de construir la clásica hoguera y el arco con flechas a majestuosas casas y vehículos con los que moverte de aquí para allá. Algo muy a tener en cuenta porque tu balsa inicial es lenta y torpe, y la escasez de recursos te va a obligar a explorar más allá de tu isla inicial.

Sobreviviendo en un entorno escaso y hostil

Debiendo preocuparte por tu hambre y sed, cubrir esas necesidades es relativamente fácil ya desde el inicio de juego. Empiezas alimentándote de cangrejos y bebiendo agua de coco para, un poco de exploración y crafteo después, crear filtros de agua y plantaciones de patata.

Stranded4

A más construcciones, incluso con elementos que ya habías creado con anterioridad, mayor nivel de crafteo, lo que va abriendo nuevas posibilidades en cada una de las ramas disponibles para herramientas, armas, construcción y vehículos.

Una vez controlada tu isla y exploradas sus profundidades, toca viajar a la siguiente para hacer lo propio en otro lugar y seguir descubriendo nuevos objetos y posibilidades que sigan ampliando el ciclo. Puede que la nueva isla tenga otros animales, o un pecio mucho más grande que requiera de una bombona de oxígeno para ser explorado con calma.

Pero aunque el filón de ese tirón inicial es innegable y puede llegar a atraparte durante horas, la falta de variedad acaba haciendo mella en la propuesta. Sus sorpresas, colocadas al final en vez de repartidas para hacer de la rutina algo más llevadero, son precisamente eso, sorpresas, así que va a ser probable que pases gran parte del juego pensando que no hay mucho más que rascar.

Mermado por variedad y errores

Sólo lo visto en su tráiler y las sombras que aparecen en tu lista de crafteo te invitan a seguir, adelantándote que hay algo más que aún no has encontrado y que, tal vez, merece la pena buscar. Es el caso, realmente el esfuerzo se ve recompensado y su final es uno de los más locos y satisfactorios que recuerdo, pero el tramo para llegar hasta ahí puede hacerse muy cuesta arriba.

Stranded9

El principal culpable de ello es su mapa y sus islas, un cuadrado rodeado de zonas prácticamente idénticas entre ellas que, tras haber paseado por cinco distintas sin visualizar cambios realmente interesantes, consiguen que el entusiasmo decaiga por completo y las ganas de ir más allá se desvanezcan.

A eso, un gran problema de por sí, toca sumarle los bugs. En incontables ocasiones me he visto relegado a buscar cuero en barcos hundidos porque un error hacía que los cerdos que pueblan algunas islas echasen a volar una vez matados. Sin posibilidad de acceder a los bienes que puedes extraer de ellos, seguir avanzando en el juego se torna imposible.

Por suerte hay forma de esquivar esos errores si se presentan -no me ha ocurrido en todas las partidas-, pero eso no le resta delito a que un juego con cinco años a sus espaldas siga sufriendo problemas tan básicos. Si lamentablemente te toca una de esas partidas habiendo avanzado lo suficiente, el mosqueo puede ser monumental.

La opinión de VidaExtra

Stranded Deep se ha convertido en su llegada a PS4 y Xbox One en uno de los juegos más calientes de las últimas semanas. El empuje de su buena recepción en PC, y una idea tan sólida como atractiva, han hecho por él más de lo que el juego te planta tras varias horas intentando exprimir su experiencia.

Con un inicio y un final sobresalientes, sólo la parte central de la aventura, muy por debajo del resto, puede hacerte abandonar antes de tiempo. Si aguantas, la recompensa promete ser de lo más gratificante, pero no va a ser fácil, y no precisamente porque peque de ser un juego extramadamente difícil.

Stranded Deep

Stranded Deep

Plataformas PC, PS4 y Xbox One (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Beam Team Games
Compañía Fun Labs, Beam Team
Lanzamiento Ya disponible
Precio 14.99 euros

Lo mejor

  • Un mundo enorme esperando a ser explorado
  • Una apabullante lista de crafteo
  • Las sorpresas que aguardan en su tramo final

Lo peor

  • A mitad de camino empieza a pecar de falta de ideas
  • Algunos bugs molestos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios