Análisis de The Gunk: no es un aspirante a GOTY, pero sí el juego que voy a recordar con más cariño de este año
Análisis

Análisis de The Gunk: no es un aspirante a GOTY, pero sí el juego que voy a recordar con más cariño de este año

Tengo un primo con el que compartí una de esas bonitas épocas de vicio durante el auge de la primera PSX. Por aquello de ser él más pequeño, cuando nos juntábamos para jugar siempre lo hacíamos con aventurillas infantiles de plataformas y puzles leves. Juegazos que, por aquello de creerse uno muy mayor, seguramente me habría perdido de no haber sido por él. Me he acordado muchísimo de mi primo jugando a The Gunk.

Simpático a rabiar pero no especialmente memorable, The Gunk es uno de esos juegos que, con gráficos de hoy, te transporta a una época en la que todo era más simple y, a la vez, también mucho más despreocupada y feliz. Sed bienvenidos a una de las tardes más entrañables de 2021.

Aspirando chapapote espacial

De la mano de dos parias espaciales que se ganan la vida vendiendo todo lo que rapiñan en los mundos que visitan, llegamos hasta lo que parece ser un planeta virgen que podría guardar su pasaporte para dejar de ser más pobres que una rata.

Lamentablemente, tras aterrizar se topan con una especie de parásito que se está apoderando de todo. Una sustancia llamada gunk que no deja de crecer y matar todo lo que toca hasta dejar un triste yermo tras de sí. Un asqueroso grumo que, por suerte para nuestra protagonista, tras ser limpiado hace que la vida vuelva a sus orígenes.

Gracias a su mano mecánica, capaz de absorber el grunk y levantar objetos más pesados, la protagonista deberá ir limpiando el planeta para que las grietas de las cuevas vuelvan a abrirse y las plantas rebroten creando, por ejemplo, un puente donde antes sólo había un abismo.

Gunk1

Fomentando la exploración a base de permitirte mejorar la mano crafteando nuevas habilidades con las plantas y piedras que vas encontrando por ahí, pasear por el planeta es un delicioso pasillo sin opción a perderse, pero tampoco a atascarse.

Entre aspirar gunk, disparar a interruptores, lanzar bombas y plantar semillas para que una seta nazca y nos permita llegar de A a B, The Gunk se monta una aventura de lo más entretenida. Una lo suficientemente breve para que no acuse cierta falta de ideas. Lo bastante entrañable para dejarte un gran sabor de boca pese a saber que no estás ante ningún juegazo.

Un diseño tan simple como efectivo

Si bien el rango de acciones es limitado -no va mucho más allá de lo comentado-, el diseño de niveles es lo suficientemente inteligente para que sus puzles y plataformeo resulten muy amenos. Tanto que, cuando quieres darte cuenta, ya estás ante los títulos de crédito.

Gunk2

En una situación normal en The Gunk, lo más probable es que llegues a una zona plagada de esa asquerosa sustancia que irás limpiando con tu brazo mientras aspiras como si estuvieses en un Luigi’s Mansion.

Una vez despejada se te mostrará el camino a seguir, ya sea activar una palanca con la aspiradora, plantar una semilla para crear una escalera, o disparar a una semilla bomba para que caiga sobre una plataforma en movimiento y que, justo al pasar por unas ruinas, explote abriéndote paso para que puedas continuar. Tras ello llegarás a otra zona con gunk esperando a ser aspirado.

Parece simple y lo es, pero resulta increíble que una combinación tan limitada de acciones acabe estando tan bien medida en el diseño de cada reto. Leo lo anteriormente escrito y hasta a mí me da la sensación de que va a ser algo repetitivo, pero nada más lejos de la realidad. Me lo he pasado en grande con él.

Gunk3

La historia también es igual de simpática y, aunque te ves venir de lejos el conflicto entre las dos amigas, o las sorpresas que te depara el descubrir que no eres la primera persona en pisar ese planeta, no es nada intrusiva y sabe acompañarte realmente bien.

Puestos a ponerle algún pero, los combates resultan lo más flojo del juego. No hay demasiado reto en él y la falta de variedad en los enemigos -juraría haber contado tres o cuatro- hace que las peleas contra ellos sean más un trámite que algo a disfrutar. En cualquier caso son lo bastante escasas como para no molestar.

La opinión de VidaExtra

Tras haberlo jugado yo con toda la calma del mundo, The Gunk es el juego que le voy a poner a mis críos este fin de semana. Es lo suficientemente accesible para que no sea una montaña inescalable para ellos, y también lo bastante desafiante como para que estrujen un poco el cerebro para poder completarlo de cabo a rabo.

Si estás buscando una de esas historias en las que desconectar después de un día duro, o simplemente quieres recordar los buenos ratos que pasabas con aquellas aventuras 3D de la época de PSX, The Gunk no te va a defraudar lo más mínimo. No es ningún juegazo, pero te aseguro que lo voy a recordar con más cariño que a muchos triples A que he jugado durante los últimos meses.

The Gunk (disponible en Game Pass)

The Gunk (disponible en Game Pass)

cover

The Gunk

Plataformas PC, Xbox One y Xbox Series (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Image & Form Games
Compañía Thunderful
Lanzamiento 16 de diciembre de 2021

Lo mejor

  • Un diseño simple pero muy efectivo
  • Su entrañable mundo
  • Cortito y al grano

Lo peor

  • Los combates no están muy inspirados
  • A algunos podría parecerles demasiado corto

Temas
Inicio