Publicidad

Retroanálisis de Arabian Magic, "Las mil y una noches" en plan beat 'em up por obra de Taito
Análisis

Retroanálisis de Arabian Magic, "Las mil y una noches" en plan beat 'em up por obra de Taito

Desde que conseguí los dos volúmenes de Taito Legends en PS2, me paso algunos días rememorando joyas de los 80 y los 90 que disfruté en su momento en recreativas o Amiga 500, como Rainbow Islands o The NewZealand Story. Pero también me está sirviendo para probar por primera vez alguna que otra rareza.

Uno de los que no había catado era Arabian Magic, al que suelo confundir con Arabian Nights (Krisalis Software) y Arabian Fight (SEGA), por motivos obvios, aparte de por salir todos ellos entre 1992 y 1993, casualmente: se trataba de un beat 'em up de Taito Corporation basado en el cuento de "Las mil y una noches".

"Yo contra el barrio", versión principesca

Arabian Magic

La historia del videojuego arrancaba con una maldición, como no podía ser de otra manera. El rey de Shahariyard ha sido transformado en mono por culpa de un ser maligno y nuestro deber es devolverle a su estado natural, acabando con el culpable de esa maldición. Y para ello hay que reunir las siete joyas de colores.

Los protagonistas son el príncipe Rassid y la princesa Lisa, junto con Sinbad y Afshaal. Cada uno cuenta con parámetros de fuerza, vida y velocidad distintos, aunque las verdaderas diferencias radican en sus ataques: tanto Lisa como Afshaal cuentan con un ataque especial al "correr", y lo entrecomillamos porque se activa automáticamente al pulsar dos veces una dirección a la izquierda o derecha, sin necesidad de pulsar el ataque, lo cuál llama bastante la atención. Sinbad, por su parte, cuenta con un ataque de carga, mientras que el equilibrado príncipe Rassid basa todo su potencial en lo rápido que ataca con su espada.

Merece la pena resaltar que Arabian Magic salió en 1992, mientras que Final Fight lo hizo en 1989. El género estaba experimentando su apogeo gracias a ese bombazo de Capcom, siendo bastante significativo que el juego de Taito sea inferior tanto a nivel técnico como jugable, pareciendo más antiguo y tosco.

El sistema de colisiones era mejorable, aparte de contar con un movimiento lento (sobre todo, al levantarse tras una caída), teniendo que hacer frente en ciertas ocasiones a una serie de trampas, a lo Teenage Mutant Ninja Turtles, siendo el peor tramo de todos el de la fase donde nos hacíamos diminutos y aparecíamos dentro de una lámpara del genio, con una zona con suelo resbaladizo. Esa parte, junto con la fase donde volábamos con la alfombra, eran las peores, sin duda.

Arabian Magic, un juego muy distinto a Aladdin

Arabian Magic

Sin ser especialmente variado con los ataques (había un agarre, por cierto), sí que sorprendía con el uso de la magia, puesto que venía de parte del genio de la lámpara. Por defecto, contábamos con un uso por moneda en la recreativa, aunque se podía conseguir alguna lámpara más a lo largo de la partida. Lo curioso, y aquí viene lo verdaderamente interesante, es que tras derrotar a algunos jefes, como Asura, estos también se metían dentro de la lámpara. Y rotaban.

A esta especie de invocaciones (que se mantenían unos segundos atacando a placer), se les sumaban unos pocos power-ups para el ataque, pudiendo hacer, por ejemplo, un ataque de trueno. Aunque para dominar el juego, había que hacer uso del bloqueo o incluso de los saltitos, algo bastante atípico en el género. Sí, porque al salto estándar, de gran altura, se le unían unos saltitos si pulsábamos rápidamente el botón del salto, y que venían bien para esquivar o avanzar a mayor velocidad, al no contar con un movimiento de carrera como tal, sino un ataque.

Un aspecto que hoy en día choca bastante es que los enemigos no mostraban su barra de vida, tan solo los jefes. El problema es que había duelos en los que se podían juntar dos jefes a la vez, mostrando una sola barra de vida... que no reflejaba en realidad la vida de ambos, al ser independientes. Pero barra de vida aparte, de todos los jefes, los tentáculos del kraken nos parecen sonrojantes.

No fue un beat 'em up para el recuerdo, desde luego, pero en parte porque la competencia fue feroz en esa época, con Capcom, SEGA o Konami dominando con mucha fuerza y sacando una cantidad importante de juegos, la mayoría de gran calidad. Además, Arabian Magic nunca se conversionó a otros sistemas.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

No, a la vista está. Tampoco es que fuese un prodigio cuando salió al mercado y la competencia se lo puso difícil. Arabian Magic queda como una de tantas rarezas de Taito, estudio histórico donde los haya. Porque si es por ambientación, nos quedamos con Aladdin. O por temática, con Dungeons & Dragons: Shadow over Mystara, por ejemplo. Aunque yo nunca le diré que no a un beat 'em up.

Arabian Magic

Arabian Magic

Plataformas Arcade
Multijugador Sí, local (entre 2 y 4)
Desarrollador Taito
Compañía Taito
Lanzamiento 1992
Precio No disponible

Lo mejor

  • Un "yo contra el barrio" de "Aladdin"
  • La originalidad de la lámpara del genio
  • Se podía jugar hasta cuatro jugadores

Lo peor

  • El movimiento era tosco y lento
  • Técnicamente era flojo para ser de 1992
  • El tramo de la alfombra. O la zona de "patinaje"

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio